Resulta tan obvio, que se convierte en una perogrullada afirmar que el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez es la actual imagen comercial del boxeo. Las ganancias provenientes de los combates del pelirrojo azteca opacan ampliamente a las del resto de los púgiles, aunque ese mérito no implica que también deba reconocerse como el Mejor Libra por Libra (P4P) del mundo.

Tras el retiro del también astro norteamericano Floyd “Money” Mayweather, el indiscutible predecesor en cuanto a ingresos multimillonarios, Alvarez, nacido hace 29 años en Guadalajara, Jalisco, tomó el testigo al firmar en octubre de 2018 un contrato exorbitante con la plataforma digital DAZN por $ 365 millones para un período de cinco años, que incluye la disputa de 11 pleitos.

Reconocido con toda justeza como el “Rey de la Taquilla”, por las astronómicas cifras de dinero asociadas con la venta de boletos en sus combates, Canelo tuvo ingresos en 2019 por $ 94 millones, de acuerdo con la revista Forbes, que lo ubica en décima posición entre las 100 celebridades mejor pagadas del mundo.

La chequera personal se incrementa con el patrocinio de las compañías Under Armour, Tecate, Hennessy y Everlast, entre las más conocidas, e igualmente tiene una extensa red de fanáticos en las redes sociales con 1,5 millones de seguidores en Twitter y 6,7 millones en Instagram.

Esas exorbitantes cifras impactan directamente en todo el engranaje boxístico vinculado con el mexicano (léase rivales, árbitros, promotora, entrenadores, managers, televisoras, instalaciones de competencias y varios etcéteras pues la lista sería extensa).

¿MEJOR LIBRA POR LIBRA?

Par de triunfos obtuvo Canelo en 2019. El primero unánime en pelea de unificación ante el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, el 4 de mayo, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde defendió los títulos de la división mediana (súper de la Asociación Mundial y del Consejo Mundial) y obtuvo el de la Federación Internacional, en poder de Jacobs.

Para el duelo con Jacobs, Golden Boy Promotions (GBP) incluyó un límite de rehidratación de 10 libras de viernes a sábado, que buscaba favorecer a Canelo, inferior en cuatro pulgadas y con menos volumen corporal que Jacobs. De acuerdo con esa cláusula incorporada al contrato, ambos púgiles debían pesar un máximo de 160 libras el viernes y no podían excederse de 170 en la mañana de la confrontación, lo que sería penalizado con elevadas sumas de dinero al que incurriera en el sobrepeso.

Vale mencionar que ni el Consejo Mundial (CMB) ni la Asociación Mundial (AMB) tienen incluido en su reglamento el pesaje sabatino, mientras la Federación Internacional (FIB) lo considera como una medida opcional, pero no lo incluye en los combates de unificación. Aún así, GBP lo implementó como una cláusula del contrato, lo que propició repetidas quejas del estadounidense, obligado a aceptar, so pena de verse excluido del enfrentamiento que significaba la mayor ganancia de su carrera.

En consecuencia, Jacobs pesó 173,6 libras el sábado –Canelo marcó 169- y tuvo que pagar alrededor de $ 1 millón por el exceso, que fue descontado de su bolsa fija, estipulada en $ 10 millones.

Siete meses más tarde, el 2 de noviembre, Canelo anestesió en el undécimo episodio al pegador ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, entonces monarca semipesado de la Organización Mundial (OMB), en el lujoso hotel y casino MGM Grand, también de la Ciudad del Pecado.

Pero Kovalev venía de otro exigente pleito, efectuado solo dos meses antes, versus el inglés Anthony “La Bestia del Este” Yarde, al que noqueó en el undécimo capítulo, en el MGM Grand, de Las Vegas, donde el ruso se apropió de la faja de las 175 libras.

“Estaba cansado después de la sexta ronda, porque tuve mi última pelea (ante Yarde) muy cerca de ésta”, expresó Kovalev después de ser atendido por los médicos y haberse recuperado completamente. “Canelo es realmente un gran campeón, aunque no me recuperé del combate contra Yarde. De cualquier forma le doy las gracias a Canelo por esta pelea. Tengo un gran respeto por él. Hizo historia”.

Canelo reconoció que hasta el undécimo round, el pleito estaba nivelado en las tarjetas de los jueces, porque Kovalev mantenía la guardia muy cerrada y solo buscaba conseguir ventaja en los asaltos, que le permitieran salir con el brazo en alto por el fallo de los jueces.

Debido a esas victorias, junto a las otras dos que consiguió en 2018, ante el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, en septiembre y versus el inglés Michael “Rocky” Fielding, en diciembre, Canelo fue reconocido como el Mejor Libra por Libra (P4P) por varias prestigiosas publicaciones, entre ellas la revista The Ring, las páginas globales de resultados BoxRec y Transnational Boxing Rankings, así como por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos.

Sin embargo, llama la atención, que una buena parte de fanáticos y expertos estimó que Canelo había sido beneficiado en el segundo duelo con el Golovkin. En un pelea muy cerrada, dos de los jueces otorgaron boletas de 115-113 y el otro dio empate a 114.

Tampoco debe obviarse al evaluar la trayectoria reciente de Canelo, que dio positivo a una sustancia prohibida y por ello fue suspendido. Que ha combatido con cláusulas obligatorias que lo favorecían ante sus oponentes y que varios de ellos no se encontraban en el momento de esplendor (prime) de sus carreras.

BERISTAIN: “NO ES NI SERA EL MEJOR LIBRA POR LIBRA”

Mientras Canelo se mantiene entrenando -sin la supervisión de su entrenador Eddy Reynoso- en su campamento en San Diego, California, para un posible regreso en septiembre, el experimentado entrenador azteca Ignacio “Nacho” Beristáin respondió en el programa Boxcast a declaraciones de Robert García, quien señaló al pelirrojo como uno de los mejores mexicanos libra por libra de todos los tiempos.

“Es un buen peleador, no hay duda”, expresó Beristáin. “Y a mí en los particular me es atractivo como boxea, pero de que sea el mejor libra por libra no lo es ni lo va a ser”.

Beristáin, quien guió la exitosa carrera de su coterráneo Juan Manuel “Dinamita” Márquez, precisó que a Canelo “inteligentemente lo están evadiendo de algunos peleadores de peso mediano que le pueden hacer daño y están cuidando su carrera porque están ganando mucho dinero. Hasta cierto punto está bien. Pero yo pienso que no es el mejor”, insistió.

Facebook Comments