Como prueba de que era el rey indiscutible de la división crucero, el ucraniano Olesandr Usyk se adueñó de los cuatro títulos más importantes del boxeo, al derrotar unánime al ruso Murat Gassiev, en la final de la Primera Súper Serie Mundial (WBSS), disputada el 21 de julio de 2018, en el Estadio Olímpico, de Moscú, capital de Rusia.

Ese triunfo le permitió a “El Gato” Usyk (17-0-0, 13 KOs) inscribir su nombre como el primer púgil en la historia de la categoría de hasta 200 libras, con los cuatro cinturones de mayor prestigio: el del Consejo Mundial (CMB) y el de la Organización Mundial (OMB), ambos en su poder, y el de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y el de la Federación Internacional (FIB), que ostentaba Gassiev.

Carente ya de estímulos profesionales para mantenerse en los cruceros. Usyk informó su intención de probar suerte en los súpercompletos. Sin embargo, efectuó otra pelea más en la categoría de hasta 200 libras, en la que aplicó el cloroformo en el octavo asalto a su coterráneo Tony Bellew, cuatro meses más tarde de imponerse a Gassiev.

Ya instalado en la división de los mastodontes, Usyk debutó con victoria por abandono en el séptimo asalto ante el estadounidense Chazz “El Caballero” Witherspoon, el 12 de octubre del pasado año, en la Wintrust Arena, de Chicago.

Witherspoon, quien sumaba ocho éxitos consecutivos, había aceptado el reto cinco días antes, después que el surinamés Tyron Spong dio positivo a clomifeno, un medicamento prohibido en el boxeo, que se utiliza por las mujeres que no ovulan para obtener fertilidad, pero que igualmente incrementa los niveles de testosterona en los hombres.

En principio, los representantes de Usyk llegaron a un acuerdo con el camerunés Luis Takam, para que se rivalizaran el 25 de mayo, en el MGM National Harbor, en Maryland, pero fue cancelado dos semanas antes del combate por una lesión de Usyk, en el bíceps del brazo derecho.

Se  reprogramó para el 12 de octubre, también con el respaldo de transmisión televisiva bajo la plataforma digital DAZN, pero entonces sorpresivamente Takam firmó contrato promocional con Joe DeGuardia, de la empresa Star Boxing y entre ambos decidieron elegir otro camino en lugar de enfrentarlo a Usyk, quien guió los pasos hacia el estadounidense Spong y más tarde en dirección a Witherspoon.

Dado el exitoso historial competitivo de Usyk, tampoco causó gran revuelo que solicitara la oportunidad de disputar la máxima corona a la Organización Mundial (OMB), que le concedió ese privilegio teniendo en cuenta los reglamentos y que el astro europeo había arrasado literalmente con los principales oponentes de la división crucero.

Con la velocidad del rayo y como por arte de magia, el nacido en Simperopol fue colocado en la cima de la clasificación y designado retador “obligatorio” del británico Anthony “AJ” Joshua, por aquella época dueño de la faja de la OMB, que perdió por nocaut en siete episodios ante el mexicano-estadounidense Andy “El Destructor” Ruíz, en junio de 2019, y después recuperó por unanimidad el 7 de diciembre del propio año, en Arabia Saudita.

DERECK CHISORA: EL PROXIMO RIVAL DE USYK

Pero mientras Joshua chocaba en par de ocasiones con Ruíz, Usyk se vio obligado a tomar su propio camino. Entonces acordó cruzar guantes con el veterano zimbabwés Dereck Chisora (32-9-0, 23 KOs), ubicado en noveno lugar en el listado de la OMB y decimotercero en el CMB, previsto el 23 de mayo, en la 02 Arena, de Londres, Inglaterra.

Inicialmente, el combate entre ambos peleadores estaba pactado para el 28 de marzo, en la misma sede, pero “El Gato” Usyk sufrió una lesión en el codo durante los entrenamientos, que obligó a posponer el choque hasta que se recuperara completamente del trauma. Ya con el alta médica, ambos grupos fijaron la nueva fecha a finales del quinto mes de este 2020.

Sin embargo, la pandemia mundial provocada por el COVID-19  obligó a cancelar el combate, tal como ocurrió con decenas de otros, aunque en los últimos días el mundo comienza a regresar a una “nueva normalidad”, en la que, con restricciones, se están reabriendo comercios y actividades recreativas, a la espera de que aparezca la vacuna que permita contrarrestar la mortal epidemia.

A estas alturas, el pleito Usyk-Chisora no tiene ni nueva fecha, ni sede, aunque ya la Junta Británica de Control del Boxeo (British Boxing Board of Control) está valorando el mes de julio para el reinicio de las actividades competitivas en el Reino Unido de Gran Bretaña, en dependencia de cómo se comporten los casos del COVID-19. Pero ese organismo ha reiterado en varias ocasiones que el regreso será sin público en las gradas.

No obstante, el promotor Eddie Hearn, de la compañía Matchroom Boxing, reveló en las últimas horas que la pelea entre Usyk y Chisora podría efectuarse en Arabia Saudita, si ese país sale primero que Gran Bretaña de la pandemia del coronavirus. La cifra de fallecidos en esa nación del Medio Oriente es de solo 320 personas, en tanto en Gran Bretaña han ocurrido más de 34 mil muertes, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, que reporta los casos a nivel mundial.

Monarca olímpico en Londres-2012, Usyk se ha expresado con total diplomacia al referirse a Chisora: “no es mi estilo vender las peleas insultando a mi oponente. Realmente no puedo decir nada malo sobre este hombre. Ha hecho mucho en los últimos cuatro años. Es un buen chico y lo ha hecho muy bien. Soy un gran admirador suyo”.

“La Guerra” Chisora, de 36 años y asentado en Londres, viene de aplicar el cloroformo en el cuarto round al británico David Price, en la misma sede donde chocaría con Usyk. El triunfo le permitió a Chisora adueñarse del cinturón vacante Intercontinental de la propia OMB.

No obstante, Chisora ha sido menos moderado a la hora de comentar sobre el duelo con Usyk: “El viene a mi patio trasero y le voy a recordar exactamente por qué se escondió en la división crucero”, afirmó Chisora. “Y también me vengaré de lo que hizo a mi ´hijo´ Tony Bellew. Se dará cuenta que mi apodo es justo, ya que habrá una verdadera guerra sobre el cuadrilátero”.

También Chisora ha expresado que no le causa ninguna preocupación el hecho de que el ya retirado ex campeón mundial ucraniano Wladimir Klitschko haya declarado que ayudará a Usyk en la preparación para el enfrentamiento contra él.

“No es ningún problema. Estoy bien con eso”, afirmó Chisora a Sky Sports. “Porque Klitschko no lo podrá ayudar cuando solo estemos nosotros dos sobre el ring. El también podría ayudarme si se lo pido. Lo que no sé es porqué se retiró si solo sufrió dos reveses, contra Tyson Fury y contra AJ (Anthony Joshua)”.

¿PODRA USYK REINAR TAMBIEN EN LA DIVISION PESADA?

Usyk demostró en la categoría crucero que posee rapidez y técnica boxística. Empero, varios expertos insisten que es demasiado pequeño y no tiene suficiente pegada para llegar a ubicarse en la cima de la categoría súpercompleta.

Refieren que existen profundas dudas, después de sus reyertas contra Witherspoon y contra Tony Bellew, en las que careció de velocidad, secuencia y fortaleza en los impactos, que son armas fundamentales para salir con el brazo en alto entre los mastodontes.

Asimismo, las principales victorias de Usyk en las 200 libras no se consideran de excesiva relevancia, ya que el letón Mairis Briedis, el polaco Krzysztof Glowacki y el ruso Murat Gassiev no exhiben atributos para llegar a niveles superiores si pelearan en los pesados.

Facebook Comments