Han transcurridos siete años y cinco meses desde que el mexicano Juan Francisco Estrada sucumbió por fallo unánime ante el nicaragüense Román González, pero en la mente del azteca permanece imborrable ese fracaso, pues ha sido el único rival del que no ha conseguido desquitarse. En consecuencia, Estrada quiere sacarse la espina a corto plazo.

Ahora monarca súpermosca del Consejo Mundial (CMB), “El Gallo” Estrada (40-3-0, 27 KOs) logró devolver el revés en la revancha, a los otros dos que se convirtieron en sus victimarios a lo largo de su carrera: el mexicano Juan Carlos Sánchez (unánime en 2011) y el tailandés Wisaksil Wangek (mayoritario en 2018).

A su coterráneo Sánchez, Estrada, quien cumplió 30 años el 14 de abril, lo anestesió en el décimo episodio, en diciembre del propio 2011, entonces en la división de 115 libras, ya que en el primer duelo combatieron a ocho rollos en peso mosca (112).

“Srisaket Sor Rungvisai” -el pseudónimo de Wangek- obtuvo la anuencia de un par de jueces, el 24 de febrero de 2018, en El Forum, de Inglewood, California, donde el asiático expuso por segunda la faja del Consejo Mundial (CMB). Catorce meses más tarde, Estrada venció por fallo unánime, nuevamente en la misma instalación en la que habían cruzado guantes con anterioridad.

Reconocido por esa época entre los mejores libra por libra (P4P), “Chocolatito” González (49-2-0, 41 KOs) mostró que se encontraba en la cúspide de la ola, al imponerse a Estrada en noviembre de 2012, en la categoría minimosca, donde el astro pinolero ostentaba el cetro de la Asociación Mundial (AMB). Tras un cerrado y competitivo duelo, dos de los oficiales entregaron boletas de 116-112, en tanto el otro punteó 118-110.

Ahora Estrada intenta unificar con González, quien suma tres victorias, la última en febrero cuando se adueñó del cetro de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), al aplicar el cloroformo al estadounidense Khalid “Kal” Yafai, en el The Ford Center, en Frisco, Texas, donde el norteño sometía la corona por sexta ocasión.

Estrada dijo en una video llamada con el Consejo Mundial (CMB), que se encuentran muy avanzadas las negociaciones con el también azteca Carlos “El Príncipe” Cuadras (39-3-1, 27 KOs), pero desearía que el venidero ascenso al cuadrilátero sea para combatir contra González.

“Siempre he querido unificar, ese es mi primer objetivo”, dijo Cuadras en la comunicación. “Ya peleé con Cuadras y le gané. Para mí sería mejor si se da lo del Chocolatito. Ya pasaron casi ocho años de esa pelea, incluso ahora sería una mejor bolsa”.

El pasado 24 de agosto, Estrada anestesió en el noveno rollo al estadounidense Dewayne Beamon, en Hermosillo, México, donde el local sometió a prueba por primera ocasión el cetro súpermosca del Consejo Mundial (CMB).

Hasta 2017, “Chocolatito” González (49-2-0, 41 KOs) ocupó uno de los primeros sitios en la exclusiva lista de Mejor Libra por Libra (P4P), pero ese año sufrió par de reveses sucesivos con Wangek y cayó fuera de esa clasificación.

Resultó sorpresivo el primer triunfo del zurdo Wangek (47-5-1, 41 KOs) por fallo mayoritario, en el legendario Madison Square Garden. Aunque el asiático peleó de tú por tú, algunos consideraron que era inmerecida la corona del Consejo Mundial (CMB). Pero fue significativo que González no se presentó en su mejor forma y recibió muchos golpes de su rival.

Seis meses después, Wangek demostró que no había sido fortuito el éxito anterior, al propinarle una paliza en la revancha al centroamericano, quien besó la lona en par de ocasiones, la segunda con una derecha a la barbilla al minuto y 18 segundos del cuarto episodio, que obligó al árbitro Thomas Taylor a finalizar la reyerta, disputada el 9 de septiembre, en Carson, California.

Tan mal lució el súper astro nicaragüense, seguro Salón de la Fama del Boxeo Internacional, que por esos días comentó que analizaba la posibilidad de colgar los guantes definitivamente, pues también había sufrido una lesión en la rodilla.

Casi un año estuvo el estelar púgil, nacido en el barrio La Esperanza, de la capital nicaragüense, sin regresar a los encordados, dedicado por entero a su familia. Pasada la frustración por el revés, y convencido que todavía le quedaba pólvora en sus guantes, González retomó el camino del gimnasio y a partir de ese traspié, ha conseguido tres sólidas victorias, la más reciente ante Yafai, al que enfrentó después que Estrada sufrió una lesión durante los entrenamientos y dejó en el limbo la refriega.

Facebook Comments