Después de dos emocionantes combates entre el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez (53-1-2, 36 KOs) y el kazajo Gennady “GGG” Golovkin (40-1-1, 35 KOs), que aportaron millonarias ganancias a todos los involucrados, el tercer pleito entre ambos aparece entre los más solicitados por los especialistas y por una gran cantidad de amantes del boxeo. Pero, lamentablemente, su concreción se vislumbra cada vez más distante.

Ambos campamentos habían puesto la mirada en el mes de septiembre, aunque uno y otro tenía previsto efectuar un choque previo: “Canelo” iría ante un adversario -todavía sin definir-, en el mes de mayo, en tanto Golovkin, monarca de peso mediano de la Federación Internacional (FIB), aceptó la pelea obligatoria versus el invicto polaco Kamil Szeremeta (21-0-0, 5 KOs), ocupante del tercer puesto de ese organismo, que mantiene vacantes las dos primeras plazas de ese organismo.

Golovkin, quien cumplió 38 años el 8 de abril, y Szeremeta, de 30, han buscado varias fechas para cruzar guantes, pero por diferentes motivos, se vieron obligados a posponerlas. Primero mencionaron el 28 de marzo, en la Arena Wintrust, de Chicago, y más tarde, ante la pandemia del coronavirus, consideraron el 6 de junio, en El Foro, de Inglewood, California, que a todas luces tampoco será posible efectuar por la grave situación que se desprende de la mortal enfermedad.

Al margen de ello, infinidad de voces se han alzado pidiéndole a Golovkin que deje sin efecto el enfrentamiento con Szeremeta y busque el enfrentamiento directo con Canelo, quien ha expresado que no le interesa chocar nuevamente con el kazajo, después del vencerlo por fallo mayoritario, el 15 de septiembre de 2018, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

“Él (Golovkin) no tiene nada que ofrecerme a mí”, afirmó el pelirrojo mexicano en declaraciones a la plataforma DAZN, con la que firmó un mes después un contrato de $ 365 millones por 11 peleas y cinco años, de las cuales ha disputado tres.

En su último ascenso al cuadrilátero, Golovkin derrotó por unanimidad al ucraniano, asentado en Nueva York, Sergiy “El Técnico” Derenvyachenko, el 5 de octubre pasado, en el legendario Madison Square Garden, de la “Ciudad de los Rascacielos”, donde conquistó la faja vacante de la Federación Internacional (FIB), en las 160 libras.

Canelo, por su parte, anestesió en el undécimo episodio, al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, el 2 de noviembre, en la sala Grand, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, en reyerta que le permitió adueñarse de la faja semipesada de la Organización Mundial (OMB), que el europeo exponía por segunda ocasión.

Para incrementar la incertidumbre de que llegue a feliz término este año la tercera pelea Canelo-Golovkin, Johnathon Banks, entrenador de Golovkin, expresó que no existen posibilidades de que su pupilo se enfrente a Canelo en septiembre, pues primero tienen previsto pelear contra Szeremeta, después ante otro oponente y entonces analizarán cuál es la fecha más conveniente para chocar con el azteca.

“Me lo comentaron y dije que no (la tercera pelea con Canelo)”, dijo Banks en entrevista con IFL.TV<http://IFL.TV>. “El plan es hacer esta pelea (contra el polaco), luego otra y después Canelo. Cuando dijimos que estábamos listos para pelear, él dijo que no quería la pelea, desapareció, hizo lo que quiso y rechazó la pelea. Ahora dice que quiere la pelea”.

Lo más sorprendente es que no existen barreras que impidan el combate, pues Golovkin también tiene contrato con DAZN, que siguió los pasos de Canelo, al estampar su firma por seis combates, en un periódo de tres años y algo más de $ 100 millones.

A través de los principales directivos, esa plataforma de streaming ha expresado el deseo de tenerlos a ambos de inmediato sobre el ring para justificar la enorme inversión que han hecho con ellos. Además, existe consenso que presumiblemente sería la pelea con mayores ingresos de la historia, dado los polémicos resultados de ambos pleitos precedentes y el interés que despierta una nueva confrontación.

EDDY REYNOSO APUESTA POR EL KO DE CANELO A GOLOVKIN

“Si esa pelea llega a buen término, Canelo ganará a Golovkin por nocaut”, dijo Reynoso hace pocos días. Y añadió que utilizarían la misma estrategia que pusieron en práctica en la segunda pelea, cuando su discípulo llevó la iniciativa y fue el que más atacó.

“Vamos a intentar controlar el combate desde el principio, pero esta vez las cosas serán muy diferentes, esta vez vamos a noquearlo”, afirmó Reynoso con total convicción. “Se lo prometemos a todas las personas que creen en nosotros”.

Facebook Comments