Aunque existen varios púgiles con extraordinario talento en el reino de la división súpermosca, tres figuras acaparan la cima: el nicaragüense Román González, el mexicano Juan Francisco Estrada y el tailandés Wisaksil Wangek. Sin embargo, es harto difícil inclinar la balanza hacia uno y otro a la hora de elegir el rey indiscutible, pues este trío ha tenido triunfos y fracasos entre ellos.

“Chocolatito” González (49-2-0, 41 KOs) ocupó hace pocos años atrás uno de los primeros sitios en la exclusiva lista de Mejor Libra por Libra (P4P), pero sufrió par de reveses sucesivos con Wangek en 2017 y cayó fuera de esa clasificación.

Resultó sorpresivo el primer triunfo del zurdo Wangek (47-5-1, 41 KOs) por fallo mayoritario, en marzo de 2017, en el legendario Madison Square Garden. Aunque el asiático peleó de tú por tú, algunos consideraron que era inmerecida la corona del Consejo Mundial (CMB). Pero fue significativo que González no se presentó en su mejor forma y recibió muchos golpes de su rival.

Seis meses más tarde, Wangek, ahora de 33 años, demostró que no había sido fortuito el éxito anterior, al propinarle una paliza en la revancha al centroamericano, quien besó la lona en par de ocasiones, la segunda con una derecha a la barbilla al minuto y 18 segundos del cuarto episodio, que obligó al árbitro Thomas Taylor a finalizar la reyerta, disputada el 9 de septiembre, en Carson, California.

Tan mal lució el súper astro nicaragüense, seguro Salón de la Fama del Boxeo Internacional, que por esos días comentó que analizaba la posibilidad de colgar los guantes definitivamente, pues también había sufrido una lesión en la rodilla.

Casi un año estuvo el estelar púgil, nacido en el barrio La Esperanza, de la capital nicaragüense, sin regresar a los encordados, dedicado por entero a su familia. Pasada la frustración por el revés, y convencido que todavía le quedaba pólvora en su guantes, González retomó el camino del gimnasio y a partir de ese traspié, ha conseguido tres sólidas victorias, la última por la vía del sueño en nueve asaltos, ante el inglés Khalid “Kal” Yafai (26-1-0, 15 KOs), al que le rompió el invicto y arrebató la faja de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), el 29 de febrero, en Frisco, Texas.

Ubicado entonces en la punta del ranking de la AMB, González se convirtió en retador del invicto “Kal” Yafai en sustitución de Estrada, quien sufrió una lesión durante los entrenamientos y dejó en el limbo el duelo.

Wangek, por su parte, volvió a salir con el brazo en alto en la primera defensa del título y lo hizo por polémico y cerrado fallo ante “El Gallo” Estrada (40-3-0, 27 KOs), el 24 de febrero de 2018, en el Forum, de Inglewood, California, donde el tailandés hizo la segunda exposición del cetro que había conseguido ante González.

La revancha ocurrió 14 meses después y el resultado entonces favoreció al azteca por decisión unánime, el 26 de abril de 2019, nuevamente en la misma sede de California en la que se enfrentaron antes.

Estrada, quien cumplió 30 años este 14 de abril, ha afirmado en varias ocasiones su deseo de disputar la revancha con González, su victimario por unanimidad en noviembre de 2012, cuando estaba en juego la faja minimosca (108) de la Asociación Mundial (AMB), que el ganador defendía por quinta vez.

El pasado mes de agosto, Estrada anestesió en el noveno rollo al estadounidense Dewayne Beamon, en Hermosillo, México, donde el local sometió a prueba por primera ocasión el cetro del Consejo Mundial (CMB).

OTROS BOXEADORES SOBRESALIENTES DE LAS 115 LIBRAS

Pero no pueden excluirse a otros púgiles, quienes por trayectoria y resultados son parte de la élite de las 115 libras. En ese grupo es imprescindible mencionar al filipino Jerwin “Pretty Boy” Ancajas (32-1-2, 22 KOs), al australiano Andrew “El Monstruo” Moloney (21-0-0, 14 KOs), al japonés Kazuto Ioka (25-2-0, 14 KOs) y al veterano tagalo Donnie “Ahas” Nietes (42-1-5, 23 KOs).

Oriundo de Panabo City, Davao del Norte, Ancajas ha realizado ocho defensas del título de la Federación Internacional (FIB), el más reciente ante el chileno Miguel “Aguja” González, el 7 de diciembre, en Puebla, México. Posee el cinturón desde septiembre de 2016, cuando lo obtuvo frente al puertorriqueño McJoe Arroyo. Su único fracaso se lo propinó por decisión mayoritaria su coterráneo Mark Anthony “El General” Geraldo, hace ocho años. A partir de ahí ha eslabonado una racha de 19 victorias y un empate.

Imbatido en 21 pleitos, Moloney, de 29 años, es una de las revelaciones recientes de la categoría, aunque en su récord no figura ninguno de los pesos pesados de las 115 libras. Actualmente posee la faja “regular” de la Asociación Mundial (AMB), que recibió por ese organismo tras doblegar en ocho asaltos al guyanés Elton Darry, en noviembre, en Melbourne, Australia.

Dueño de buena técnica, rapidez y pegada, Moloney tenía señalado el 17 de abril la primera defensa de la corona, ante el jovencito mexicano Israel “Jiga” González, pero fue pospuesta por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a cambiar de fecha o suspender definitivamente infinidad de combates de boxeo. La reyerta estaba programada en el Osage Casino de Tulsa, donde el de la isla-continente haría el debut ante el conocedor público estadounidense.

Ioka (25-2-0, 14 KOs) se hizo del título vacante de la Organización Mundial (OMB), cuando demolió en el décimo episodio al filipino Aston “Mighty” Palicte, el 19 de junio pasado, en la ciudad japonesa de Chiba.

El título pertenecía al veteranísimo Nietes, de 39 años, quien lo consiguió al doblegar por fallo dividido a Ioka, en diciembre de 2018, pero se negó a enfrentar al retador obligatorio (Palicte) y entonces el organismo decretó el enfrentamiento entre el nipón Ioka y el tagalo Palicte.

Facebook Comments