Además de ser un púgil virtuoso, el jovencito estadounidense Devin Haney es un “rara avis” en el mundo del boxeo, porque a pesar de su juventud ya busca garantizar el futuro, transitando por el enrevesado laberinto de los negocios. Desde septiembre de 2018, cuando tenía 19 años, Haney fundó la compañía de promoción que lleva su nombre (DHP), con lo cual se convirtió en el más joven boxeador en activo, que simultáneamente recibe la licencia de promotor, en la historia de este deporte.

Invicto en 24 combates, 15 antes del límite, “El Sueño” Haney, ostentó la corona ligera del Consejo Mundial (CMB), pero una lesión en la primera defensa frente al dominicano Alfredo “Ojo” Santiago, en noviembre del pasado año, lo obligó a someterse a una intervención quirúrgica y entonces el organismo lo declaró “campeón en receso” hasta que estuviera en condiciones de regresar al cuadrilátero y defender el título.

Aunque venció a Santiago en forma inobjetable, pues los tres jueces votaron 120-107, Haney sufrió una rotura microscópica en el hombro derecho, que exigía cirugía inmediata. Casi de inmediato de efectuarse el proceso quirúrgico, el talentoso imberbe nacido en San Francisco y asentado en Las Vegas, afirmó que la operación había sido un éxito y que regresaría al cuadrilátero lo más rápido posible con la intención de combatir frente a los mejores de la división.

“Tan pronto como me sienta listo, regresaré al ring e iré en busca de los mejores” dijo Haney todavía en el hospital. “Por supuesto, no excluyo a (Vasily) Lomachenko, (Teófimo) López y (Ryan) García. ¡Cualquiera que tenga una corona. Después de la rehabilitación, volveré más fuerte que nunca!”.

Para cubrir la vacante de Haney, el CMB la puso a disposición del dominicano Javier “El Abejón” Fortuna (35-2-1, 24 KOs), entonces primero del ranking, y del inglés -también zurdo-, Luke Campbell, quienes debían enfrentarse el 17 de abril próximo en el MGM Harbor, de la ciudad de Oxon Hill, Maryland, pero el pleito, como infinidad de otros, fue postergado por la pandemia del COVID-19, que azota al planeta.

Vale recordar que el astro ucraniano “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) poseía la faja del Consejo Mundial (CMB) en las 135 libras, pero esa entidad, que preside el mexicano Mauricio Sulaimán, lo elevó a “Campeón Franquicia” y el título pasó a manos de Haney, entonces con el cinturón interino.

Ya en pleno proceso de rehabilitación, Haney asistió al combate entre su coterráneo Ryan “Kingry” García (20-0-0, 17 KOs) y el nicaragüense Francisco Fonseca, el 14 de febrero pasado, en el Honda Center, de Anaheim, donde García aplicó el cloroformo en el primer asalto al centroamericano.

Y mientras García era entrevistado tras su espectacular victoria, Haney subió al cuadrilátero y lo retó: “Si quieres una pelea de verdad, ven y pelea conmigo. Debes vencerme para ser campeón. Hagamos que eso suceda. Necesitamos enfrentarnos. Somos buenos púgiles. ¡Peleemos!

Haney criticó a García porque unos días antes éste había expresado interés en chocar contra Gervonta “El Tanque” Davis (23-0-0, 22 KOs), actual propietario del cinturón correspondiente a la Asociación Mundial (AMB) en las 135 libras.

“No entiendo eso”, insistió Haney. “(García) sigue hablando de Tank, Tank, Tank, pero Davis está pasando por sus propios problemas. Esa pelea es muy difícil de realizar”.

Davis atraviesa un proceso legal, al ser acusado de violencia doméstica a principios de marzo, después que agredió a una mujer durante un partido benéfico de baloncesto, durante el fin de semana del Súper Bowl (la final del fútbol americano), en Miami.

Haney señaló que la pelea con García tiene un camino expedito, sin obstáculos, pues ambos pertenecen a la plataforma digital DAZN, y existe interés tanto en Golden Boy Promotions (de García), como en MatchRoom, que guía sus destinos.  

Sin embargo, un rato antes, Óscar De La Hoya, máximo directivo de de Golden Boy Promotions, había comentado con la prensa que el plan era enfrentar a García con el veterano ex campeón mundial venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares (47-5-0, 29 KOs), quien en la misma velada se impuso por nocaut en el cuarto asalto ante el mexicano Carlos “La Solución” Morales (19-5-4, 8 KOs).

De La Hoya incluso dijo que para ese compromiso ya tenían reservado el Staples Center, de Los Ángeles, en una fecha tan cercana como el mes de julio, lo que ahora prácticamente quedó descartado con las innumerables peleas pospuestas o canceladas por la epidemia del corona virus.

“Siento que soy uno de los mejores luchadores del mundo y estoy listo para enfrentarme con quien quiera que los fanáticos deseen verme pelear”, precisó Haney. “Estoy listo para que esto suceda. Y no lo hago por ego, sino porque creo en mis habilidades. Quiero que mi nombre sea mencionado como uno de los grandes”.

La división de 135 libras es una jungla llena de “fieras”, entre ellas Vasily Lomachenko, Teófimo López, Gervonta Davis, Ryan García, Jorge Linares y Richard Commey. Pero Devin Haney estima que tiene las habilidades y la inteligencia para pasar por encima de todos.

Facebook Comments