Después de dos combates con resultados que dejaron muchas dudas, el añorado tercer duelo entre el kazajo Gennadi Golovkin y el mexicano Saúl Alvarez, que se avizoraba para el mes de septiembre, está en la cuerda floja, debido al brote de COVID-19, que ha obligado a la cancelación de infinidad de peleas, entre ellas las previas de estos colosos del cuadrilátero, que parecían a punto de concretarse.

Fuertes rumores indicaban que “GGG” Golovkin (40-1-1, 25 KOs) haría la primera defensa del cinturón mediano de la Federación Internacional (FIB) versus el invicto polaco Kamil Szeremeta (21-0-0, 5 KOs), el 6 de junio, en el Foro, de Inglewood, California, pero la epidemia del coronavirus, convertida en pandemia mundial y sin solución a corto plazo en muchos países, entre ellos Estados Unidos, obliga, al menos, a reprogramarla para meses posteriores.

El monarca Golovkin, quien cumplirá 37 años el 4 de abril, debe enfrentar con carácter obligatorio a Szeremeta, tercero en la clasificación de la FIB en las 160 libras, toda vez que las primeras plazas del ranking se encuentran desocupadas.  

En su anterior enfrentamiento, Golovkin venció unánime, en reñido combate, al ucraniano radicado en Brooklyn Sergiy Derevyanchenko, el 5 de octubre pasado, en el Madison Square Garden, de Nueva York, donde estaban en juego los títulos vacantes de la FIB y el menos reconocido de la Organización Internacional (OIB). Dos jueces otorgaron puntuaciones de 115-112 y el otro de 114-113.

Szeremeta, de 30 años, aplicó el cloroformo en el segundo rollo, al mexicano Oscar “Ratón” Cortés, en la velada que Golovkin se impuso a Derevyanchenko.

Una situación similar de incertidumbre afronta “Canelo” Álvarez (52-1-2, 36 KOs), que igualmente se encontraba en negociaciones a punto de culminar con el zurdo inglés Billy Joe “SuperB” Saunders (29-0-0, 14 KOs), en pleito de unificación, ya que el pelirrojo posee la faja “regular” de la Asociación Mundial (AMB) y el británico la correspondiente a la Organización Mundial (OMB), ambas en las 168 libras.

En su último combate, Canelo anestesió en el undécimo episodio al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, el 2 de noviembre pasado, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el europeo exponía por segunda ocasión la corona de la Organización Mundial (OMB) en las 175 libras.

Si como parece inevitable, tanto Golovkin como Álvarez deben mover las fechas tentativas de sus pleitos (para julio o agosto) frente a Szmereta y Saunders, respectivamente, el tercer choque entre ambos tampoco podría efectuarse el 12 de septiembre como se tiene pensado, con reservación de espacio para el estadio AT&T, la sede en la ciudad de Texas, de los Dallas Cowboys, en la liga del “fútbol americano” (National Football League, NFL).

Para los representantes de Golovkin y de Canelo, el panorama se convierte en un complejo rompecabezas con múltiples variantes, que podía desembocar en trasladar (para octubre, noviembre o diciembre) el duelo entre ellos o posponerlo para el año 2021, aunque en cualquiera de los casos sería frustrante para los amantes de la disciplina, que claman porque se vean las caras nuevamente y así despejar las dudas derivadas de los dos combates previos.

Aunque Canelo, de 29 años, ha declarado en varias ocasiones que no tiene interés en ese tercer enfrentamiento con Golovkin, fuentes allegadas a su equipo de trabajo, aseguran que hay acuerdos sólidos con el grupo del kazajo para que se haga realidad, después de aquellos dos polémicos resultados.

El primero finalizó en empate en septiembre de 2017, cuando Dave Moretti dio ganador (115-113) a Golovkin, Don Trella otorgó empate a 114 y la jueza Adalaide Byrd ofreció una puntuación favorable a Canelo y ajena totalmente a lo sucedido sobre el encordado: 118-110, que la hizo blancas de infinidad de críticas.

Un año más tarde, el 15 de septiembre de 2018, el nacido en Guadalajara, Jalisco, obtuvo el fallo de los oficiales Dave Moretti y Steve Weisfeld (ambos por 115-113), mientras Glenn Feldman repartió 114 puntos para cada contendiente. Con el triunfo, el mexicano se adueñó de las fajas del Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), que poseía su rival en la categoría mediana.

En octubre de ese propio año, Canelo firmó un contrato de $ 365 millones, por 11 peleas y cinco años, con la plataforma digital DAZN. Dos meses más tarde anestesió en el tercer rollo al inglés Michael “Rocky” Fielding, en la Meca del Boxeo, el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde se apropió del título semipesado, que ostentaba el derrotado.

También Golovkin se encuentra bajo la égida de DAZN, en un acuerdo por $ 100 millones, que incluye seis combates, durante un lapso de tres años. De este acuerdo, que estableció en marzo de 2019, ha disputado dos choques, el primero con el canadiense Steve Rolls, al que anestesió en el cuarto round, el 8 de junio, y el segundo con éxito unánime ante Derevyanchenko, cuatro meses más tarde, ambos igualmente el pasado año y en la llamada Meca del Boxeo, el histórico Madison Square Garden.

Facebook Comments