El boxeo, como la vida, tiene principio y fin. Aunque el momento de la despedida siempre es difícil, más aún cuando se ha llegado a la cúspide, en la que abundan fama, dinero y el cariño de los fanáticos. Para el puertorriqueño Juan Manuel “Juanma” López, ex doble campeón mundial, ese momento llegó definitivamente.

“Ya no me voy a poner los guantes, no soy el mismo que era antes”, dijo López, tras 15 años en los encordados profesionales, en los que obtuvo las coronas súpergallo de la Organización Mundial (OMB), en 2008 y dos años después la correspondiente a la categoría pluma, de la misma entidad boxística.

López, ahora con 36 años, reconoció que “ha llegado el momento de cuidar mi salud, estar con mi familia y velar por mis hijos. Estaba boxeando nuevamente, porque había planes, pero no sucedieron. Conozco el negocio (del boxeo) y decidí que es mejor dedicarme a lo que estoy haciendo. A veces me pica la vena, pero mentalmente estoy concentrado en otras cosas”.

Debutó en las filas rentadas, en la división súpergallo (122 libras), el 29 de enero de 2005, con espectacular nocaut en el primer asalto a su coterráneo ya retirado Luis Daniel Colón, en el Coliseo Rubén Rodríguez, en la ciudad boricua de Bayamón. 

En lo adelante, con una potencia poco común en sus puños, ganó los primeros 30 combates, 27 de ellos por la vía rápida.

En la vigésima segunda victoria, le arrebató la faja de la OMB al mexicano Daniel Ponce De León, en Atlantic City, Nueva Jersey, donde el entonces campeón sucumbió en el primer asalto, cuando hacía la séptima defensa del título.

Chocaron nuevamente en la revancha seis años más tarde y nuevamente López aplicó el cloroformo a De León en el segundo episodio, en el Coliseo Rubén Rodríguez, de la ciudad de Bayamón.

El 23 de enero de 2010, dos años después de adueñarse del título de Ponce De León, el 23 de enero, López noqueó en el séptimo rollo al zurdo estadounidense Steve Luevano, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde el norteño exponía por sexta vez la corona de OMB en las 126 libras. Tras el revés, Luevano colgó los guantes en forma definitiva.

Así, gracias al formidable poder y extraordinarios resultados, López se convirtió en ídolo del público y una de las grandes figuras de la Isla del Encanto.

Pero el mexicano Orlando “Siri” Salido le propinó su primer fracaso, incluso por la vía dolorosa. El azteca se impuso el 16 de abril de 2011, en el coliseo de Bayamón, donde la sorpresa inundó el recinto cuando el árbitro Roberto Ramírez Jr. detuvo la golpiza después de un minuto y medio del octavo capítulo. Para López era la tercera defensa del cinturón pluma de la Organización Mundial (OMB).

Muchos pensaron que fue una mala noche de López. Sin embargo, 11 meses después Salido repitió la dosis, en esa oportunidad en el décimo round, el 10 de marzo de 2012, en el Coliseo Roberto Clemente, de San Juan. En una guerra de bombazos casi desde el comienzo, López derribó a Salido en el quinto, aunque cinco episodios después no resistió los impactos de su rival, quien entonces hizo la tercera de la faja de la OMB.

A partir de ahí, López tuvo altibajos con algunas victorias y también fracasos antes del límite versus Mikey García, Francisco Vargas, Jesús Cuéllar y Jayson Vélez. Las muestras de deterioro físico y pérdidas de sus habilidades eran innegables, por lo que era impostergable que abandonara el cuadrilátero.

“Estaba jugando más al boxeador, porque había planes, pero no se daban”, confesó López a la prensa boricua. “El boxeo tiene un sistema que está sujeto a lo que quieran los ejecutivos de la televisión. Querían que hiciera una o dos peleas para demostrar que no estaba retirado y verificar si era una posibilidad. Incluso se habó de enfrentar (al cubano) Yuriorkis Gamboa, pero todo quedó en el aire. Pueden ser una pelea que todos querían ver, pero si a la televisión no le importa, no se hace”.

De acuerdo en el púgil puertorriqueño, en estos momentos sirve como entrenador personal de algunos clientes y al mismo tiempo labora como divulgador de una empresa privada, relacionada con productos médicos.

Facebook Comments