Después de convertirse en el primer púgil de la historia con los cuatro títulos más importantes de la división crucero y ser considerado entre los mejores libra por libra del mundo, el invicto ucraniano Oleksandr Usyk (17-0-0, 13 KOs) disputará ante el veterano zimbabwés Derek Chisora (32-9-0, 23 KOs), el segundo pleito en la máxima categoría, señalado el 23 de mayo, en la 02 Arena, de Londres, capital de Inglaterra.

Inicialmente, el combate entre ambos mastodontes estaba pactado para el 28 de marzo, en la misma sede, pero “El Gato” Usyk sufrió una lesión en el codo durante los entrenamientos, que obligó a posponer el choque hasta que se recuperara completamente del trauma. Ya con el alta médica, ambos grupos fijaron la nueva fecha a finales del quinto mes del año de este año.

Casi dos años atrás y a pocos días de ganar la Primera Serie Mundial en los crucero ante el ruso Murat “El Hierro” Gassiev por fallo unánime el 21 de julio, de 2018, Usyk informó su intención de probar suerte en los súpercompletos. Sin embargo, efectuó otra pelea más en la categoría de hasta 200 libras, en la que aplicó el cloroformo en el octavo asalto a su coterráneo Tony Bellew, cuatro meses más tarde de imponerse a Gassiev.

Carente ya de estímulos profesionales para mantenerse en los cruceros. Usyk decidió dar el salto a los completos en marzo del pasado año, en la que finalmente debutó con victoria por abandono ante el estadounidense Chazz “El Caballero” Witherspoon, el 12 de octubre del pasado año, en Chicago.

Witherspoon, quien sumaba ocho éxitos consecutivos, había aceptado el reto cinco días antes, después que el surinamés Tyron Spong dio positivo a clomifeno, un medicamento prohibido en el boxeo, que se utiliza por las mujeres que no ovulan para obtener fertilidad, pero que igualmente incrementa los niveles de testosterona en los hombres.

En principio, los representantes de Usyk llegaron a un acuerdo con el camerunés Luis Takam, para que se rivalizaran el 25 de mayo, en el MGM National Harbor, en Maryland, pero fue cancelado dos semanas antes del combate por una lesión de Usyk, en el bíceps del brazo derecho.

Se  reprogramó para el 12 de octubre, también con el respaldo de transmisión televisiva bajo la plataforma digital DAZN, pero entonces sorpresivamente Takam firmó contrato promocional con Joe DeGuardia, de la empresa Star Boxing y entre ambos decidieron elegir otro camino en lugar de enfrentarlo a Usyk, quien guió los pasos hacia el estadounidense Spong y más tarde en dirección a Witherspoon.

Dado el exitoso historial competitivo de Usyk, tampoco causó gran revuelo que solicitara la oportunidad de disputar la máxima corona a la Organización Mundial (OMB), que le concedió ese privilegio teniendo en cuenta los reglamentos y que el astro europeo había arrasado literalmente con los principales oponentes de la división crucero.

Con la velocidad del rayo y como por arte de magia, el nacido en Simperopol fue colocado en la cima de la clasificación y designado retador “obligatorio” del británico Anthony “AJ” Joshua, por aquella época dueño de la faja de la OMB, que perdió por nocaut en siete episodios ante el mexicano-estadounidense Andy “El Destructor” Ruíz, en junio de 2019, y después recuperó por unanimidad el 7 de diciembre del propio año, en Arabia Saudita.

USYK ELOGIA A CHISORA: “ES UN TIPO SIMPATICO”

A diferencia de la gran mayoría de los púgiles, que inundan las redes sociales para ofender o simplemente descalificar a sus adversarios, Usyk tuvo palabras de elogio para Chisora, cuando los medios le preguntaron su opinión sobre el africano.

Monarca olímpico en Londres-2012, Usyk dijo con total diplomacia que “no es mi estilo vender las peleas insultando a mi oponente. Realmente no puedo decir nada malo sobre este hombre. Ha hecho mucho en los últimos cuatro años. Es un buen chico y lo ha hecho muy bien. Soy un gran admirador suyo”.

Ubicado en el noveno puesto de la OMB y décimotercero del Consejo Mundial (CMB), Chisora, de 36 años, viene de aplicar el cloroformo en el cuarto round al británico David Price, en la misma sede donde chocará con Usyk. El triunfo le permitió a Chisora adueñarse del cinturón vacante Intercontinental de la propia OMB.

“La Guerra” Chisora carece de las habilidades (técnica boxística y rapidez) que demostró Usyk en los cruceros y de ahí que esté obligado a intentar noquearlo. Porque si el pleito se extiende hasta los 12 asaltos programados, sus posibilidades de salir con el brazo en alto podrían ser mínimas.

“El viene a mi patio trasero y le voy a recordar exactamente por qué se escondió en la división crucero”, afirmó Chisora, quien reside en Londres. “Y también me vengaré de mi ´hijo´ Tony Bellew. Se dará cuenta que mi apodo es justo, ya que habrá una verdadera guerra sobre el cuadrilátero”.

Facebook Comments