Crecen los comentarios y las especulaciones relacionadas con el posible ganador, en la medida que se acerca el combate entre el pegador cubano Yuniel Dorticós y el letón Mairis Briedis, quienes disputarán el 21 de marzo, en la Arena Riga, de Letonia, la final de la división crucero, correspondiente a la II Superies Mundiales (WBSS), que, además de un gran premio en metálico, otorga el prestigioso trofeo Mohammed Alí al que salga con el brazo en alto.

E igualmente los expertos tienen criterios divididos sobre la ventaja de uno otro, con estilos totalmente opuestos, pues Dorticós (24-1-0, 22 KOs), nacido hace 34 años en la sureña ciudad de Cienfuegos y radicado en Miami, se apoya fundamentalmente en un boxeo técnico y la dinamita que posee en sus puños, de ahí el pseudónimo que lo identifica (“El Señor del Nocaut”), en tanto Briedis (26-1-0, 19 KOs) posee un estilo envolvente, similar al de una serpiente que va neutralizando los esfuerzos de su presa, hasta devorarla.

El pleito decisivo llega después de 10 meses de enormes controversias y hasta de demandas legales por el triunfo de Briedis en semifinales frente al zurdo polaco Krzysztof “Glowka” Glowacki, el 15 de junio del pasado año, también en la misma instalación donde se efectuará el choque de cierre del certamen.

Respaldado por un entusiasta público y en una pelea de gran confusión, Briedis, de 35 años, venció por nocaut en el tercer asalto a Glowacki (31-2-0, 19 KOs). Pero el ruido imperante en la sala Riga provocó que el árbitro Robert Byrd no escuchara la campana que significaba el cierre del segundo asalto, que derivó en que ambos gladiadores continuaran peleando varios segundos más. Antes del error arbitral, Briedis había conseguido una cuenta protectora sobre Glowacki.

Reiniciado el duelo, el vencedor se fue con todo en busca de su oponente y le pegó en repetidas ocasiones con ambos puños. Entonces sonó el sonido metálico, pero Byrd no lo escuchó y permitió que siguieran las acciones. Al ver en malas condiciones al polaco, decretó el nocaut técnico. De inmediato y ante la confusión generalizada, los auxiliares de Glowacki entraron al tapiz y el reclamaron al juez que el segundo conteo se había producido fuera del tiempo oficial.

Tras consultar con las autoridades debajo del ring y finalizado el minuto de descanso, Byrd llamó a ambos contendientes a pelear en el tercer asalto. Con una seguidilla de golpes de Briedis, el letón obligó al tercer hombre sobre el ring a detener la golpiza y dar por terminado el enfrentamiento.

No obstante, el grupo del polaco hizo una reclamación legal, alegando que el réferi no había visto un codazo de Briedis, que fue el que desencadenó las acciones posteriores y el triunfo del letón. La solicitud obligó entonces a postergar la fecha prevista para el cierre del certamen entre Dorticós y Briedis, señalada en principio para diciembre.

Tras analizar el video, la autoridades del Consejo Mundial (CMB) le otorgaron la razón al grupo demandante y en consecuencia ordenaron que debía efectuarse un segundo combate Briedis-Glowacki, pero le dieron la opción al letón de continuar en el certamen, siempre y cuando dejara vacante el título de hasta 200 libras de ese organismo, que estaba en su poder.

En respuesta a la disposición del CMB, Briedis eligió ceder la faja y combatir frente a Dorticós, duelo que le concederá al ganador, una bolsa superior a los $ 2 millones y el reconocimiento Mohammed Alí, de acuerdo con informaciones procedentes de los organizadores del certamen.

Casi de inmediato que Briedis comunicó que abandonaría el título mundial para ir directamente a la final de la Súper Series, el cubano Dorticós le dijo a través de las redes sociales que el pleito no llegará al límite: “La noche del combate sabrás por qué me llaman ´El Doctor del KO´, escribió el isleño en su página de Facebook. “Mejor prepárate para la guerra”.

“Estoy ansioso por enfrentar a Dorticós”, dijo Briedis, quien fue el sembrado No. 1 del torneo, en tanto el caribeño ocupó la segunda plaza. “Es fantástico para Letonia poder organizar un evento de tal magnitud. Millones de ojos en todo el mundo estarán viendo lo que suceda en la Arena Riga. Y será una pelea emocionante, pues me enfrento a uno de los mejores pesos crucero del planeta”.

Por su parte, Dorticós en la ronda semifinal, igualmente en la Sala Riga, anestesió en el décimo asalto al entonces invicto estadounidense Andrew “La Bestia” Tabiti (17-1-0, 13 KOs). Con un fulminante derechazo en el tercer episodio, el cubano hizo honor a ese mote. El norteño cayó de espaldas sobre la lona completamente fuera de sí cuando faltaban 27 segundos de esa fracción y el árbitro de inmediato decretó el fuera de combate y solicitó la presencia del médico.

El demoledor golpe ocurrió cuando ambos lanzaban su mano derecha y la del caribeño llegó antes a la mandíbula de Tabiti, uno de los púgiles del establo de la compañía Mayweather Promotions. Con la victoria, el isleño obtuvo el título mundial vacante de la Federación Internacional (FIB) en peso crucero, que se encuentra en su poder y expondrá ante Briedis.

El cubano Pedro “Peter” Roque, entrenador de Dorticós, señaló que “a Briedis lo hemos estudiado mucho y sabemos que debemos estar atentos a lo que traiga. Pero Yunier es un boxeador mucho más completo, con una pegada fenomenal. Repito, vamos a estar listos para lo que pueda traer, ya sea visible o escondido”.

Dorticós y Briedis también participaron en la primera contienda de la SúperSerie, pero ambos fueron eliminados en semifinales. El isleño sucumbió por nocaut técnico en el duodécimo asalto frente al ruso Murat Gassiev, mientras Briedis perdió por fallo mayoritario ante el zurdo ucraniano Oleksandr Usyk, a la postre ganador del torneo al imponerse unánime a Gassiev, en el estadio olímpico de Moscú, en 2018.

Facebook Comments