El tetra ex campeón mundial estadounidense Mikey García desoyó todos los consejos de expertos y amigos. Y lo pagó caro ante su talentoso coterráneo Errol Spence Jr. quien le propinó el único fracaso de su carrera, en una pelea de un solo lado, el 16 de marzo de 2019, en Arlington, Texas, donde el vencedor hizo la tercera defensa del título welter de la Federación Internacional (FIB).

Con una sonrisa recibía García los señalamientos de que era una verdadera locura pelear frente a “La Verdad” Spence (26-0-0, 21 KOs), quien lo aventajaba en alcance y estatura, además establecido en las 147 libras y con una racha de siete nocauts consecutivos.

“¿Are you insane?” (¿Estás loco?) le expresaban sus allegados, un criterio casi unánime entre los entendidos, porque parecía casi un suicidio boxístico saltar dos divisiones y hacerlo ante un púgil que por sus resultados se ubicaba (y se ubica) entre los mejores libra por libra (P4P), que también algunos medios especializados le otorgaban al descendiente de mexicanos.

La explicación de García (39-1-0, 30 KOs) era comprensible en su propósito de añadir la quinta corona del orbe a su trayectoria, pero errada en lo estratégico: “Busqué esta pelea porque quiero dejar un legado, quiero dejar mi nombre en la historia del boxeo”, dijo García, campeón de cuatro divisiones: pluma, súperpluma, ligera y súperligera. “Sé que es la pelea más peligrosa que existe para mí, pero pienso que tengo lo suficiente para vencer a Spence y dejar otra huella más en el boxeo”, afirmó entonces.

Se equivocó en su valoración. Ante una concurrencia de más de 47 mil espectadores, Spence Jr., con un desenvolvimiento inteligente y preciso, impuso sus habilidades y retuvo con relativa facilidad el cinturón de peso welter. No hubo ni combate cerrado, ni fuegos artificiales recíprocos, ni siquiera el nocaut pronosticado. Aunque solo existió un boxeador sobre el ring: ¡Spence Jr!, quien desarrolló un ataque demoledor de principio a fin.

De paso, el monarca zurdo confirmó su favoritismo e hizo pagar caro la osadía de García, quien se vio superado ampliamente por un adversario de endiablada rapidez de manos y piernas, y exquisito dominio técnico, que se impuso en forma fácil y con escasa oposición.

Las estadísticas de los impactos reflejan lo acontecido sobre el cuadrilátero. Spence lanzó 1082 golpes (la mayor cifra de su carrera) y de ellos 345 se incrustaron en la anatomía de su rival. Por su parte, el nacido en Ventura, California, solo tiró 406,  de los cuales 75 llegaron al cuerpo o el rostro de Spence Jr. La diferencia es enorme. Spence soltó sus puños 676 veces más que García y lo aventajó en 270 impactos.

La votación de los oficiales tampoco dejó margen a las dudas. Alex Levin y Nelson Vázquez otorgaron idénticos 120-108 puntos, en tanto Glenn Feldman lo hizo con boleta de 120-107, todos respaldando la sólida actuación del monarca.

MIKEY GARCIA VA CONTRA JESSIE VARGAS

Insistiendo en su afán de añadir un quinto título a su carrera, ahora García, de 32 años, enfrentará al también norteño Jessie Vargas, el 29 de febrero, en el Centro Ford, de Frisco, Texas, donde ambos buscarán la faja vacante Diamante del Consejo Mundial (CMB) en la división welter.

“Regresar después de un largo período, es el mayor desafío para mí”, dijo García en una conferencia de prensa en Los Ángeles. “Mi actuación anterior fue horrible. Perdí la pelea. Pero tengo grandes planes. Este es el comienzo de la siguiente etapa. Voy a recuperarme y demostrar a todos que todavía me queda mucho por lograr, mucho más por cumplir”.

García insistió en que todavía puede hacer mucho en las 147 libras. Y desea demostrarles a sus fanáticos y a todo el mundillo del boxeo, que la pelea frente Spence fue solamente una mala noche, como la que tienen casi todos los boxeadores a lo largo de su carrera profesional.

“Un título mundial en una quinta división es muy emocionante”, expresó García en la rueda de prensa. “Me encantaría volver a pelear por un título de 147 libras, reclamar un título mundial en una quinta división sería increíble y es por eso que me quedo en 147”.

Y puntualizó que para él existen otras motivaciones en el deporte, sobre todo ratificar que no ha concluido su carrera. “Después de esta pelea, veré las opciones en 147 lb y 140 lb, pues no estoy atrapado en ninguno de los dos pesos, mantengo mis opciones abiertas. No debo mirar atrás sino enfocarme en el presente y en futuro”, enfatizó García.

VARGAS ADMITE QUE GARCIA ES UN GRAN GUERRERO

Con 30 años, “El Orgullo de Las Vegas” Vargas (29-2-2, 11 KOs) ha sido monarca mundial en las divisiones súperligera y welter. El primer cinturón ecuménico, de la Asociación Mundial (AMB) lo obtuvo en abril de 2014, cuando se impuso unánime al ruso ya retirado Khabib “El Halcón” Allakhverdiev, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

La segunda faja, de las 147 libras, la conquistó al anestesiar en el noveno asalto a su connacional Sadam “World Kid” Alí, el 5 de marzo de 2016, en el DC Armory, de Washington, la capital estadounidense.

Vargas suma siete combates en el peso welter, desde que abandonó la categoría inmediata inferior, tras el triunfo ante el zurdo mexicano Antonio “Tony” DeMarco, el 23 de enero, de 2014, en la que significó su última defensa del cetro de la AMB en las 140 libras, en duelo disputado en Macao, China.

En los últimos cuatro pleitos, Vargas tiene balance de par de triunfos e igual cantidad de empates. En el más reciente ascenso al cuadrilátero, anestesió en el sexto episodio al veterano azteca Humberto “Zorrita” Soto, en el Forum, de Inglewood, California.

El astro filipino Manny “PacMan” Pacquiao derrotó a Vargas por unanimidad, el 5 de noviembre, de 2016, en el Thomas and Mack Center, en Las Vegas, donde el estadounidense sufrió el segundo fracaso de su carrera, en pleito en el que estaba en juego la faja welter de la Organización Mundial (OMB), en poder del asiático.

“Será un gran enfrentamiento”, dijo Vargas, al referirse a su combate versus García. “Estoy seguro le ofreceremos una gran pelea a los fanáticos, pues es un duelo que la gente ha querido ver desde hace mucho tiempo. Esta pelea ha generado mucho atención y está en el momento perfecto para ambos”.

Vargas reconoció que García “es un gran guerrero, pero yo también lo soy. Los dos siempre buscamos la victoria y hacemos todo lo posible por conseguirla. No obstante, creo en mí y en mis habilidades. Y necesito demostrar que seré campeón mundial nuevamente. Esta es la pelea perfecta para demostrarlo”.

En la misma velada del García-Vargas, chocarán el ex campeón mundial nicaragüense Román “Chocolatito” González (48-2-0, 40 KOs) vs el invicto monarca del orbe estadounidense Khalid “Kal” Yafai (26-0-0, 15 KOs), quien defenderá la faja súpermosca de la Asociación Mundial (AMB).

Facebook Comments