En repetidas ocasiones, el invicto británico Khalid Yafai ha expresado que admira al múltiple ex campeón mundial nicaragüense Román González. Y que desde mucho tiempo atrás ha deseado enfrentar al centroamericano, quien ocupó la cima de la clasificación libra por libra (P4P). Ahora ese anhelo se materializará el 29 de febrero, en el Centro Ford, de Frisco, Texas, donde el europeo efectuará la sexta defensa de la faja súpermosca de la Asociación Mundial (AMB).

“Es una gran noticia, estoy emocionado, porque esta es la pelea que he estado ansiando durante mucho tiempo”, dijo Yafai, a medios ingleses sobre su próximo combate con González. “Él es alguien a quien yo idolatraba. Esta es la pelea más emocionante de la división.”

Con 30 años y nacido en Birmingham, “Kal” Yafai (26-0-0, 15 KOs) se ha quejado repetidamente que no recibe el reconocimiento que merece, a pesar de sus habilidades y ser el dueño de la corona de las 115 libras desde hace cuatro años.

Sobre la forma actual de “Chocolatito”, Yafai señaló que después de la debacle del nicaragüense ante el zurdo tailandés Wisaksil Wangek, regresó con dos buenas victorias, aunque no se impuso a  rivales de grandes resultados. “Pero hizo lo que tenía que hacer y lo hizo en forma convincente”, argumentó Yafai.

Yafai conquistó el cinturón vacante súpermosca de la AMB en diciembre de 2016, al derrotar por fallo unánime al panameño Luis “El Nica” Concepción, en Manchester, Gran Bretaña.

El centroamericano Concepción perdió la faja al incumplir con la báscula después de varios intentos, por lo que el cinturón solo estuvo en juego para el local. Ya en el combate, Yafai tuvo una actuación dominante en casi todos los asaltos y recibió tres tarjetas favorables con puntuaciones de 120-108, 117-110 y 119-108. El triunfo convirtió a Yafai en el primer púgil de Birmingham en ganar un título mundial en mas de 100 años.

En el más reciente ascenso al cuadrilátero, Yafai venció también unánime al dominicano Norbelto “Meneíto” Jiménez, el 29 de junio pasado, en Providence, Rhode Island, donde el monarca defendió por quinta oportunidad el cetro de las 115 libras. Antes del fracaso, el quisqueyano sumaba 27 victorias y tres reveses, en las últimas 30 peleas.

“Lo venceré (a González) ante una gran cantidad de espectadores latinos y estadounidenses, y luego todos ellos recordarán mi nombre”, dijo Yafai. “Y luego iré en busca de los otros campeones mundiales y también de (el mexicano Juan Francisco) Estrada. Entonces la gente sabrá quién soy”.

Yafai enfatizó que tiene un plan bien definido para imponerse a González, el que ha revisado mentalmente infinidad de veces. “Me veo atrapándolo con muchos disparos, con muchos golpes diferentes desde diferentes ángulos a la cabeza y el cuerpo. Todo lo que veo es que saldré ganador”.

“CHOCOLATITO”, UN RIVAL MUY DIFICIL PARA YAFAI

Con su buen boxeo, pegada y experiencia, “Chocolatito” será, sin dudas, un rival muy difícil para Yafai, que tendrá que llegar en magníficas condiciones físicas y mentales para salir con el brazo en alto.

Nacido hace 32 años, en el Barrio La Esperanza, de Managua, la capital nicaragüense, González (482-0, 40 KOs) viene de aplicar el cloroformo en el segundo asalto, al filipino Diomel Diocos, el 23 de diciembre, en la ciudad japonesa de Yokohama, donde compitió en la división gallo (118 libras).

Ubicado ahora en el primer escalón de las 115 libras, versión AMB, González exhibe una brillante carrera, que incluye títulos del orbe en las categorías Mínima (105), también conocida como Paja y Minimosca (108), ambas de la Asociación Mundial (AMB), así como otras dos del Consejo Mundial (CMB) en las divisiones Mosca (112) y Súpermosca (115).

Exhibiendo total superioridad, González derribó a Diocos, de 26, en el segundo asalto. Y tras la cuenta del árbitro nipón Yuki Fukuchi volvió de inmediato a la carga. Un derechazo envió de nuevo a la lona al púgil local, lo que fue suficiente para que el tercer hombre sobre el cuadrilátero detuviera el castigo.

Desde el 15 de septiembre de 2018, González no veía acción competitiva. En aquella ocasión, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, se impuso igualmente por la vía del cloroformo en el quinto episodio al mexicano Moisés “Moy” Fuentes, entonces en la categoría Súpermosca, en la que había sufrido par de reveses sucesivos a manos del tailandés Wisaksil Wangek.

Semanas después de doblegar al azteca Fuentes, González fue operado en una rodilla y cuando se recuperó de la intervención quirúrgica estuvo entrenando durante semanas en la ciudad de Coachella, del condado Riverside, en el estado de California, bajo las órdenes del entrenador nicaragüense Marcos Caballero.

Conocido por el pseudónimo de Srisaket Sor Rungvisai, Wangek sorprendió al mundillo del boxeo en marzo de 2017, al doblegar por fallo mayoritario (debió ser unánime) a González, entonces considerado el Mejor Libra por Libra (P4P) del planeta. Pero si inesperado fue el primer pleito, el zurdo asiático dejó boquiabiertos a todos los que siguieron la pelea, pues se impuso por nocaut en cuatro rounds en la revancha, efectuada en Carson, California.

González afirmó que se siente muy honrado de que Yafai lo considere su héroe, pero “una pelea es una pelea y debemos demostrar quién es el mejor sobre el ring. Ahora tengo una nueva oportunidad de conquistar un título mundial y trataré de no desaprovecharla”.

Añadió González que “seguramente será una pelea infernal, una pelea increíble y si salgo con el brazo en alto, iré por la unificación contra los otros campeones mundiales de la división”.

Facebook Comments