Cuando el 7 de junio de 2014, el zurdo argentino Sergio Martínez, entonces monarca mundial de las 160 libras, tuvo que abandonar ante la golpiza que le propinó el boricua Miguel “Junito” Cotto, también múltiple monarca del orbe, todo el universo del boxeo sintió que había llegado el final para el guerrero de Quilmes, en Buenos Aires. Innumerables lesiones en piernas y codos habían permeado su físico y colgar los guantes era lo más sensato.

Sobre el encordado, fue una dolorosa derrota, con cuatro caídas de “Maravilla” Martínez a lo largo de los 10 episodios en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York. Con más vergüenza que respaldo físico, sobre todo con unas piernas lesionadas, el pleito se extendió hasta que el entrenador Pablo Sarmiento lanzó la toalla en señal de rendición y el árbitro Michael Griffin dio por terminadas las acciones.

Poco más de un año después y luego de muchos rumores y especulaciones, Martínez (51-3-2, 28 KOs) anunció a través de su cuenta de Twitter, que había llegado la hora de colgar los guantes definitivamente: “Gracias por todo, aquí termina una etapa de mi vida. Estoy oficialmente retirado. Hasta la victoria siempre”, escribió el zurdo sudamericano, el 14 de junio de 2015.

Unos meses más tarde, en agosto de 2018, el siempre polémico mexicano Julio César Chávez Carrasco, hijo de la leyenda del mismo nombre, convulsionó las redes sociales al retar públicamente a Sergio Martínez para una revancha, pues ambos se habían enfrentado en septiembre de 2012, con triunfo unánime para el sudamericano.

El mítico Julio César Chávez Sr. confirmó que las negociaciones estaban muy avanzadas y que la pelea de su hijo se disputaría el 17 de noviembre, en la categoría súpermediana. “Yo pensé que era una broma, pero parece que es un hecho”, afirmó el integrante del Salón de la Fama del boxeo Internacional.

Después de una guerra de palabras entre los dos púgiles, en octubre, el boxeador argentino expresó en Twitter: “Si te rajas, dilo ya, Julio. Quiero darte otra paliza el 17 de noviembre. Deja ya de dar vueltas, acepta y firma el contrato. PORQUE TU ME DESAFIASTE. Lo recuerdas? Si algo admiro de los mexicanos, es que no se rajan como tú lo estás haciendo”.

Con la velocidad de un rayo, llegó la respuesta de El Junior Chávez: “Yo estoy más que listo, Sergio y me va a dar mucho gusto clavarte unos buenos vergazos. Sabes que solo me faltaron 15…20 segundos, pero fue peor, te retiré! Nunca más fuiste el mismo. Estás listo?”

La primera reyerta, en la que Martínez defendía la corona mediana del Consejo Mundial (CMB), finalizó con amplio dominio del argentino y así lo reflejaron las tarjetas de los tres jueces, dos con puntuaciones de 118-109 y el otro de 117-110.

Pero la revancha quedó solo en dimes y diretes en las redes sociales, lo que provocó gran disgusto en el monarca argentino, quien nuevamente utilizó el “pajarito azul” para criticar al azteca: “Entiendo que me evites. Arruiné tu carrera. Te quité tu invicto y te di la paliza de tu vida. Después de aquella pelea no has ganado nunca más. Me avergüenza que digas que eres boxeador”, expresó Martínez.

MARAVILLA MARTINEZ ANUNCIA SU REGRESO CON 45 AÑOS

Tras casi seis años sin actividad competitiva, Sergio Martínez anunció recientemente que no concibe su vida sin el boxeo y desea sentir nuevamente las emociones que llegan con los golpes.

Al referirse al regreso al cuadrilátero, Martínez, quien cumplió 45 años el 21 de febrero, precisó a la revista The Ring: “Estos años de descanso han sido muy buenos para mis rodillas y codos. Todo salió mal contra Cotto: el lugar de entrenamiento, mis lesiones, pero ahora me siento realmente bien”.

Enfatizó que su equipo de trabajo había efectuado múltiples gestiones, pero de las mejores figuras del boxeo no aceptaron enfrentarlo, por lo que su regreso será un modesto espectáculo, ya que “no tenemos demasiado presupuesto, aunque el rival será difícil”.

Por su parte, Óscar Zardain, promotor de Martínez, señaló al diario deportivo AS, que el combate será el 6 de junio en Madrid, la capital española, a 10 asaltos y en el peso de 160 libras.

“Llevaba dos años queriendo regresar al ring y lo hará en un combate para recuperar sensaciones”, puntualizó Zardain, quien explicó que su representado se entrenará en el gimnasio Detroit de Vallecas, bajo las órdenes del preparador Tinín Rodríguez. “Una vez finalice esa pelea, valoraremos los pasos futuros, porque Sergio desea continuar en el boxeo”.

Facebook Comments