A falta  de un rival y cuando restan pocas semanas para el 2 de mayo, la fecha prevista para el regreso al cuadrilátero del astro mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, las oficinas de la compañía Golden Boy Promotions (GBP) no tienen descanso y asemejan un volcán en plena ebullición.

Tangible es el nerviosismo entre los directivos de la promotora, que hacen innumerables gestiones para encontrar un rival apropiado al pelirrojo azteca, sin dudas la gran figura mediática de los últimos años, tras el retiro del estadounidense Floyd Mayweather Jr.

Hace pocos días, el gerente general y máxima figura de GBP, el mexicano-estadounidense Óscar De La Hoya, anunció con bombos y platillos que el pacto estaba muy cerca de concretarse y sería con una figura “muy peligrosa”, aunque no quiso revelar el nombre del posible adversario y descartó que fuera el japonés Ryota Murata.

“En realidad estamos muy cerca, pero no puedo decir nombres, porque si menciono alguno, entonces solicitará mayores ganancias en el contrato”, afirmó De La Hoya ante un grupo de periodistas en Las Vegas. “Pero puedo asegurar que será una pelea muy peligrosa para Canelo, que quiere enfrentar a los mejores. Lo repito: Canelo es un tipo que quiere pelear contra los mejores”.

Aunque Alvarez (53-1-2, 36 KOs) es el monarca súpermediano de la Asociación Mundial (AMB) y posee el título de Campeón Franquicia del Consejo Mundial, en su más reciente ascenso al cuadrilátero conquistó la corona de las 175 libras, versión Organización Mundial (OMB), frente al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev (34-4-1, 29 KOs), a quien anestesió a los 2:15 minutos del undécimo asalto, el 2 de noviembre pasado, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de la Ciudad del Pecado.

Con ese triunfo, que le propició la cuarta faja mundial en divisiones diferentes, existían dudas sobre el peso que competiría Canelo en el siguiente combate. Pero De La Hoya aseguró que sería en 168 libras, con lo cual crecieron las especulaciones en las redes sociales en torno a quién sería el rival, varios de ellos lanzando constantes retos al nacido en Guadalajara.

La lista de pretendientes, incluía a los invictos ingleses Callum “Mundo” Smith, súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y al zurdo Billy Joe Saunders, dueño de la faja de la Organización Mundial (OMB), así como a los estadounidenses Caleb “Manos Dulces” Plant, titular de la Federación Internacional (FIB) y a David “Bandera Roja” Benavidez, propietario de la corona del Consejo Mundial (CMB), todos en las 168 libras. Pero, se mantiene como una incógnita, quién será el agraciado, mientras el tiempo presiona como Espada de Damocles a los representantes del tapatío.

Más reciente, se pudo conocer que existían varias discrepancias, pero el tema “dinero” –como casi siempre- era el punto más álgido en las  negociaciones con los dos británicos, y en el que obstaculizaba llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Y hace pocas horas, el promotor Eddie Hearns, quien con su empresa Matchroom Boxing representa a los dos boxeadores ingleses , dijo públicamente que rechazaban la oferta inicial que le hicieron a Smith y Joe Saunders, aunque no descartó que podría haber acuerdo si algunos de los dos recibía el dinero “justo” para vérselas con el mexicano.

Fuentes cercanas a las negociaciones señalaban que la cifra propuesta por Golden Boy Promotions era inferior y muy distante a los $ 12 millones que recibieron Kovalev y el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, este último vencido por Canelo por fallo unánime, el 4 de mayo del pasado año, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Al referirse a uno de los dos, Hearn preciso a ESPN Deportes: “Rechazamos la oferta inicial pero, por supuesto, es la pelea que Callum quiere a continuación. Si hacen la oferta correcta, él aprovechará la oportunidad”.

Al conocer la negativa de Smith, De La Hoya montó en cólera: “Callum Smith es un buen boxeador, pero es un idiota”, expresó el principal directivo de Golden Boy Promotions. “Tiene gran oportunidad de vencer a Canelo y ¿la rechaza? Esta es una pelea que le hubiera dado tres o cuatro veces más que su bolsa más grande hasta ahora. Ojalá logre recuperar ese dinero en otro lado”.

Después de la negativa relacionada con Smith y Saunders, un nuevo nombre resurgió con más fuerza: Caleb Plant, vencedor por nocaut en el décimo asalto ante el alemán Vincent Feigenbutz, el 15 de febrero, en Nashville, Tennessee, donde el norteño hizo la segunda defensa exitosa del cinturón de la FIB.

Hearn, quien también promociona a Plant, aseguró a una publicación británica que el estadounidense “desea rivalizar con Canelo, con más fuerza que Callum y Billy”.

Y como ha repetido desde hace algún tiempo, Plant al concluir su brillante victoria ante Feigenbutz reiteró su deseo de vérselas con Canelo: “Por supuesto que lo deseo y estoy convencido que sería una gran pelea. Ese tipo de peleas son las que quiero hacer en el futuro inmediato. Creo que soy el mejor de las 168 libras y quiero demostrarlo”.

Facebook Comments