El invicto estadounidense Caleb “Manos Dulces” Plant está rebosante de alegría porque el 16 de febrero tendrá la oportunidad de presentarse por primera vez ante sus parciales de la ciudad de Nashville, en Tennessee, para defender la corona de la Federación Internacional (FIB) en las 168 libras.

Invicto en 19 combates, 11 de ellos finalizados antes del límite, Plant, de 27 años, expondrá ante el fuerte pegador alemán Vincent Feigenbutz (31-2-0, 28 KOs), la corona, que obtuvo por fallo unánime ante el boliviano José “Bolivita” Uzcátegui, en enero del pasado año, en Las Vegas.

“Estoy muy emocionado de llevar mi título mundial a casa en Nashville en mi segunda defensa del título”, dijo Plant en declaraciones a la prensa, a pocas horas del enfrentamiento. “Estoy deseoso de que llegue el momento de la pelea, porque estaré frente a toda mi familia y amigos y planeo hacer una actuación espectacular”.

En la primera defensa de la faja, Plant anestesió a su coterráneo Mike “El Oso Blanco” Lee, el 20 de julio pasado, en la Ciudad del Pecado, donde derribó al retador en el primer episodio y dos veces más en el tercero, cuando el árbitro Robert Byrd detuvo el desigual combate, transcurridos 1:29 minutos de acciones. El duelo fue de respaldo del que sostuvieron el filipino Manny “PacMan” Pacquiao y el estadounidense Keith Thurman, que ganó el asiático por fallo dividido.

“Vincent Feigenbutz es un boxeador europeo que se caracteriza por su fortaleza y resistencia”, añadió Plant al referirse a su próximo rival. “Tiene una gran cifra de nocauts, pero este es mi patio trasero y no dejaré que ningún hombre venga aquí y se lleve lo que es mío. Creo que esta será la primera de muchas peleas en la Bridgestone Arena. Y puedo asegurar que la pelea no irá a 12 asaltos. ¡Arriba Nashville!”.

La Bridgestone Arena se encuentra a solo 30 minutos en automóvil de la ciudad de Ashland, donde nació Plant, quien desde hace varios años reside en Las Vegas.

Pero el dueño del título no puede tomar a la ligera a Feigenbutz, que hará su debut en territorio continental estadounidense, pero suma 10 triunfos consecutivos, nueve de ellos por la vía rápida, los cinco últimos en forma sucesiva.

Oriundo de la ciudad germana de Karlsruhe, Feigenbutz, de 24 años, en su más reciente ascenso al cuadrilátero aplicó el cloroformo en el octavo asalto, al español César “Bam Bam” Núñez, el 17 de agosto, en Alemania, donde se convirtió en retador obligatorio de Plant.

Feigenbutz debutó en las filas rentadas con 16 años el 3 de diciembre de 2011, y en ese primer combate noqueó en la primera ronda al checo Zdenek Siroky, quien se retiró tres años más tarde con 25 reveses y sin conocer el sabor del triunfo.

“Desde que salté a los profesionales, siempre ha sido mi objetivo tener una gran pelea como esta en Estados Unidos”, dijo Feigenbutz ante varios periodistas. “No voy a perder allí. Voy a convertirme en el segundo boxeador alemán, después del legendario Max Schmeling, en ganar el título mundial en los Estados Unidos y devolver el cinturón a Alemania. Estoy seguro que todos en mi país me respaldan y me apoyan en este viaje”.

Feigenbutz se convirtió en monarca interino de la Asociación Mundial (AMB), tras aplicar el cloroformo en el tercer capítulo al peruano Mauricio “El Sinchi” Reynoso, en julio de 2015. Después del fracaso, el sudamericano decidió colgar los guantes definitivamente.

Tres meses más tarde de aquella victoria, Feigenbutz defendió con éxito el título por fallo unánime ante el italiano Giovanni DeCarolis, en la ciudad alemana de Karlsruhe. Pero en la revancha, la sorpresa inundó a los espectadores que asistieron a la sala Baden, de la ciudad de Offenburg, donde el visitante puso a dormir al local en el undécimo asalto, y de paso le arrebató la faja interina de la AMB, en las 168 libras.

“Para mí, Plant es el más fuerte de todos los campeones mundiales de peso súper mediano”, reconoció Feigenbutz. Ahora lo consideran favorito, pero no será tan fácil para Caleb como en su última pelea. Sabemos que es muy difícil ganar por votación una pelea en suelo estadounidense, así que solo hay una estrategia: obtener el nocaut”.

Facebook Comments