Después de un periplo de 17 meses y tres peleas en la división de 140 libras, el múltiple ex campeón mundial venezolano Jorge Linares regresa a las 135 libras y lo hará ante el mexicano Carlos Morales, el 14 de febrero, en el Honda Center, de Anaheim, California.

El ascenso del “Niño de Oro” Linares (46-5-0, 28 KOs) ocurrió tras el fracaso por nocaut en el décimo asalto frente al astro ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko, el 12 de mayo de 2018, en el legendario Madison Square Garden (MSG), donde el derrotado exponía por cuarta ocasión la faja de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), en la categoría de peso ligero.

A aquel duelo de alto voltaje, con pronósticos favorables para ambos gladiadores, Linares se presentó con una racha de 13 victorias sucesivas, desde el fatídico 31 de marzo de 2012, cuando igualmente sucumbió en el segundo episodio ante los puños del mexicano Sergio “Yeyo” Thompson, en Cancún, México, donde besó la lona y momentos después el árbitro Bill Clancy detuvo el pleito, debido a una cortadura en el párpado izquierdo, que el médico de turno recomendó finalizar para evitar un mal mayor.

Cuatro meses más tarde de caer ante Lomachenko, el 29 de septiembre, Linares saltó al peso inmediato superior por primera vez en su carrera y lo hizo por la puerta grande ante el puertorriqueño Abner “Pin” Cotto, al que anestesió en el tercer asalto, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California.

Al referirse a su participación en la categoría de 140 libras, Linares señaló entonces que “es diferente a los ligeros. Son cinco libras más y me siento mejor en ésta, porque me estaba costando demasiado trabajo hacer el peso”.

Pero transcurridas 14 semanas, Linares, quien nació hace 34 años en Barinas y reside actualmente en Las Vegas, sufrió un espectacular nocaut en el primer asalto, de manos del también mexicano Pablo “El Demoledor” Cano, nuevamente en el MSG, instalación que a través del tiempo ha sido reconocida como la Meca del Boxeo.

“Me sorprendió con la potencia de su mano derecha”, dijo Linares, momentos después de finalizado el combate, que fue transmitido por la plataforma digital DAZN. “Cano tiene mucho poder en sus puños”. Obviamente, el sudamericano ganó en pegada, pero también debía enfrentar a rivales con superior fortaleza en la pegada.

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Linares se impuso unánime al filipino Al “Rock” Toyogon, en pasado 7 de septiembre, en el estadio Korakuén, de Tokio, la capital filipina. Para el nipón fue la tercera derrota consecutiva. Dos de los jueces votaron 99-90 y el otro le otorgó los 10 asaltos al venezolano (100-90).

LINARES: “ESTOY LISTO PARA CARLOS MORALES”

“El pasado año fue muy difícil, pero he pasado por altibajos en mi carrera y siempre he regresado”, dijo Linares, en declaraciones a ESPN Deportes. “El 14 de febrero, voy a mostrar por qué me convertí en cuatro veces campeón mundial con victorias dominantes. Estoy más que listo para derrotar a Carlos Morales y después de eso, volver a conquistar muy pronto un título del orbe”.

De acuerdo con Eric Gómez, presidente de Golden Boy Promotion (GBP), la compañía tiene entre sus planes enfrentar a Linares en un futuro cercano, con el invicto jovencito de 21 años Ryan García  (19-0-0, 16 KOs), quien en la misma velada del Linares-Morales chocará con Francisco Fonseca, en el combate estelar del Honda Center. Por supuesto, el proyecto podría sucumbir si algunos de los dos sale derrotado.

“Ese es el plan”, dijo Gómez. “Ryan está listo, pero veremos cómo le va a Linares contra Morales, un tipo que dio algunos problemas a Ryan en una buena pelea. García-Linares podría ser la próxima pelea para ambos, siempre y cuando los dos ganen este 14 de febrero. Depende de cómo luzcan, pero ambos están dispuestos a pelear entre sí”.

“La Solución” Morales (19-4-4, 8 KOs) suma dos triunfos y un empate en sus últimos tres combates. El pasado 14 de noviembre dividió contra el zurdo filipino Marcito Gesta, el 14 de noviembre, en el Teatro Belasco, de Los Ángeles.

Facebook Comments