Todos los boxeadores, incluidas, por supuesto, las mujeres, guardan los reveses en un espacio especial en la mente. El fracaso por una corona del orbe provoca enorme frustración y queda marcado en forma indeleble en el cerebro. La nicaragüense-costarricense Yokasta Valle no es la excepción y de ahí que aún en los momentos de gran euforia que vive, no olvida cuando sucumbió ante la alemana Tina Rupprecht hace casi dos años.

Pero “Yoka” Valle (20-2-0, 9 KOs) tendrá tiempo para dirigir sus paso hacia la germana –actual monarca mundial minimosca del Consejo Mundial-, porque hace pocas horas le dio un alegrón a los fanáticos ticos al noquear en seis asaltos a la agresiva filipina Carleans “Chay” Rivas (8-7-4, 0 KOs), quien aseguraba que sería la victimaria de la local, en duelo señalado el 8 de febrero, en la Ciudad Deportiva Heiner Ugalde, en el Hatillo, Costa Rica.

Para Valle, de 27 años, nacida en la ciudad nicaragüense de Matagalpa y desde los 7 viviendo en Costa Rica, el éxito se convirtió en la primera defensa del cinturón de la Federación Internacional (FIB) en las 105 libras, que obtuvo por fallo dividido como visitante frente a la española Joana Pastrana, en agosto pasado, en la Plaza de Toros de Puerto Banúes, en la ciudad de Marbella, España.

Frente a una entusiasta afición que la respaldó en todo momento, Valle reconoció que la asiática Rivas le había ofrecido un combate muy exigente, de alto nivel y que su triunfo se lo dedicaba al público de Costa Rica, donde vive desde los 7 años e inició su carrera boxística a los 13 tras observar una velada de este deporte en la Plaza Víquez y para complacer a su papá Rommel José, un gran amante de la disciplina. “No es solo mío, es también de Uds”, dijo sonriente y emocionada, cuando todavía se encontraba sobre el cuadrilátero.

Valle y Rivas extrajeron sus mejores armas desde el principio, pues se liaron a golpes desde el campanazo inicial. Y también desde el comienzo quedó evidenciado que Rivas –a quien llaman “la Campeona del Pueblo”- venía por ofrecer un gran espectáculo (otra de las promesas que hizo a sus seguidores).

En los primeros compases, Valle pegó fuerte con su derecha volada por encima. Pero la tagala Rivas respondió sin amilanarse, aprovechando su mayor estatura y largo de sus extremidades. No obstante, los mejores golpes salieron de los puños de la anfitriona.

Para neutralizar la ventaja en alcance y estatura de Rivas, Marco Delgado, el principal técnico de Valle, le indicó que buscara combatir en la corta distancia, donde podría lograr mayor potencia de sus puños y le impediría a su oponente conseguir pegar con sus brazos extendidos.

Cumpliendo Valle al pie de la letra el plan de su entrenador, la segunda ronda también resultó una batalla campal entre ambas, pero ya con bastante inclinación hacia Valle, por la fortaleza de sus impactos, sobre todo a la testa de Rivas. En el tercero, igualmente mayor dominio de Rivas y el comienzo del cansancio de la visitante. Ya en el cuarto y en el quinto era predecible el nocaut en cualquier momento, dada la golpiza que estaba recibiendo la filipina, que respondía por inercia, pero sin solidez.

Exhibiendo una envidiable preparación, con la adrenalina por las nubes, Valle cerró el quinto con un ataque demoledor que mantuvo sobre las cuerdas a Rivas, ya jadeante, cansada y con sus piernas casi sin responderle. Era inobjetable que quedaba poco… muy poco.

Como una leona salió Valle al sexto. Y poco pudo hacer Rivas para evitar la golpiza, que como aspas de molino de viento le llegaban a su anatomía desde ambos puños de la campeona. No esperó más el árbitro Roberto Ramírez Jr. y concluyó las acciones ante la algarabía de los presentes. 

Triunfo merecido que le abre las puertas a “Yoka” Valle para buscar la revancha y la unificación ante la invicta “Tini Trina” Rupprecht (10-0-1, 3 KOs), quien la doblegó por unanimidad el 16 de junio de 2018 y ha realizado tres defensas exitosas de la corona. A partir del revés ante la germana, Valle suma ahora siete triunfos en línea.

“Este es el fruto del trabajo y del sacrificio durante muchas semanas”, dijo Marco Delgado al finalizar el pleito. (Rivas) fue una rival muy valiente, pero ´Yoka´ estaba lista para llegar hasta los 10 asaltos, le sobró preparación, gas y es indiscutiblemente la campeona del pueblo”.

Facebook Comments