Como un observador omnipresente en todos los combates del boxeo, el fantasma del nocaut siempre flota sobre los cuadriláteros. Más aún cuando se enfrentan dos púgiles con dinamita en sus puños como el mexicano Jaime Munguía, ex monarca de las 154 libras, y el irlandés Gary O´Sullivan, quienes cruzarán guantes el 11 de enero, en el Alamodome, de San Antonio, Texas.

Convencido de que habrá un final anticipado, está el invicto jovencito Munguía (34-0-0, 27 KOs), quien contra “Spike” O´Sullivan (30-3-0, 21 KOs) hace el debut en las 160 libras, tras una exitosa carrera en los súperwelter, donde además del título en 2018, hizo cinco defensas victoriosas.

Hace cuatro meses, el 14 de septiembre, Munguía, de 23 años, demostró el poder de su mano derecha, al anestesiar en cuatro asaltos al ghanés Patrick Allotey, en Carson, California. Tres derribos obligaron al árbitro Jack Reiss a detener las acciones, para evitarle al africano que continuara recibiendo un castigo innecesario y un potencial daño cerebral.

“Creo que la pelea terminará por nocaut y es muy posible que no pase de la cuarta ronda”, dijo Munguía durante una exhibición ante los medios en el Boxers and Brawlers Boxing Club, ubicado en la misma ciudad del combate. O´Sullivan es un boxeador con mucha experiencia y viene con una mentalidad fuerte y grandes deseos de ganar, lo que hará que la pelea sea muy dura”.

Nacido hace 23 años, en Tijuana, Baja California, Munguía realzó las virtudes de su oponente, del que “debo cuidarme, pues tiene mucha fortaleza en su mano derecha. Es un peleador que avanza y suelta sus golpes con rapidez. De repente explota con combinaciones rápidas, por lo que debo mantener la guardia en alto para que no haya sorpresas”.

Espigado, con elevada estatura de seis pies, Munguía soportó un gran rigor en sus últimos combates para cumplir con las 154 libras. De ahí que no le quedó otra opción que saltar a los medianos, aunque también es consciente que en los medianos podría encontrar mayor remuneración en sus combates si consigue enfrentar a su coterráneo Saúl “Canelo” Alvarez, al kazajo Gennady Golovkin o al gemelo Jermall Charlo, algunos de los más relevantes púgiles de esa categoría.

“Esas seis libras que estoy ganando, me ayudarán mucho”, expresó Munguía sobre el ascenso. “Estaba sufriendo mucho para hacer 154. “Veamos cómo me siento, pero ahora no tengo que desgastar mi cuerpo. Fue todo un sacrificio (cumplir con la báscula en los ligeromedianos)”.

Munguía se adueñó de la faja del orbe al aplicar el cloroformo en el cuarto episodio al estadounidense Sadam “World Kid” Alí, el 12 de mayo de 2018, en Verona, Nueva York, donde el local exponía por primera vez la faja de la OMB, que había obtenido por triunfo unánime ante el astro puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

“Físicamente me siento muy bien, fuerte, rápido y hemos desarrollado varios aspectos técnicos, en forma mejor perfilada, con más movimientos sobre el cuadrilátero, pero sin perder la agresividad”, añadió Munguía, quien lució en buena forma física y con movimientos rápidos y coordinados.

Tampoco Munguía perdió oportunidad de elogiar a su principal entrenador, el mexicano y tetra ex campeón mundial Erik “El Terrible” Morales, quien le sirve de mentor y guía. “Me ha ayudado mucho, ya que tiene gran experiencia en peleas por título mundial. Se ha enfrentado a los mejores boxeadores del mundo. Los errores que él cometió, trata de evitar que yo los cometa. Tenemos gran química”.

Actualmente con 43 años –nació el 1 de septiembre de 1976-, Morales se convirtió en el primer boxeador mexicano en conquistar cuatro coronas en pesos diferentes. Reinó en la categoría súpergallo, pluma, súperpluma y súperligera, y en su brillante trayectoria aparece que derrotó a 15 campeones mundiales.

Al conversar con los periodistas, Morales afirmó que con Munguía “he trabajado más en la técnica que en cualquier otro aspecto. Es un joven muy responsable, que exhibe mucha energía y amor por el trabajo. Él también desea aprender. Esa fue una de las condiciones que puse antes de comenzar nuestra relación. Y ha demostrado todo el tiempo que está deseoso de aprender lo que yo pueda enseñarle”.

Nacido hace 35 años en Cork, Irlanda, O´Sullivan (30-3-0, 21 KOs) suma dos triunfos consecutivos, el más reciente por nocaut técnico en el sexto asalto ante el estadounidense Khary Gray, el 16 de marzo, en Boston, donde hizo la duodécima presentación en territorio norteño.

Seis meses antes, el 15 de septiembre de 2018, Cork sucumbió sorpresivamente por la vía rápida en el primer asalto ante el canadiense David Lemieux, en la T-Mobile Arena, en una cartelera en la que Munguía también anestesió en el tercero al igualmente canadiense Brandon “Bad Boy” Cook, y el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez recibió un polémico fallo mayoritario ante el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, que le propició las fajas medianas del Consejo Mundial (CMB) y de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) en las 160 libras.

“Para mí esta pelea es un sueño hecho realidad al enfrentar a un invicto campeón mundial”, dijo O´Sullivan durante su exhibición ante los medios. “Crecí viendo a los grandes púgiles mexicanos y tener la oportunidad de pelear contra Jaime es un honor. No dejé piedra sin mover en la preparación y siento que tengo la mayor motivación de mi carrera. Será una verdadera guerra de la que hablarán los fanáticos durante mucho tiempo”.

Facebook Comments