Luchó como un guerrero en su primera oportunidad de conquistar un título mundial. Pero al final, el puertorriqueño Jeyvier Cintrón cayó por fallo unánime ante el japonés Kazuto Ioka, quien el 31 de diciembre, en el Gimnasio General Ota-City, de Tokio, capital nipona, donde hizo la primera defensa de la corona súper mosca de la Organización Mundial (OMB).

Durante la parte inicial del pleito, “Perrito” Cintrón (11-1-0, 5 KOs) puso en aprietos al tetra monarca del orbe con sus movimientos y golpeo al cuerpo. Sin embargo, Ioka (25-2-0, 14 KOs) hizo ajustes para evitar los desplazamientos del boricua y rapidez de mano, y en la segunda fracción tomó ventaja que su oponente no logró recuperar haciendo un gran esfuerzo en los asaltos de campeonato.

Dos de los jueces, el estadounidense Wes Melton y el australiano Phil Austin entregaron boletas de 116-112, mientras el panameño Julio César Álvarez también favoreció al asiático, aunque con una puntuación más cerrada (115-113).

Cintrón se había ganado el derecho de retar a Ioka luego de vencer por decisión unánime al también nipón, Koki Eto, en una eliminatoria mundial. Fue el segundo enfrentamiento entre ambos peleadores luego de que la primera reyerta, el 25 de mayo último, terminó sin decisión, luego que Eto en un principio resultó declarado vencedor, pero de inmediato el puertorriqueño protestó y en un análisis posterior la secuencia en video demostró que el derribo del boricua había sido producto de un cabezazo accidental.

De inmediato la OMB ordenó que ambos púgiles tuvieron una segunda reyerta, igualmente con carácter eliminatorio y la faja Internacional en juego. Dos meses y ocho días más tarde, el 2 de agosto, se efectuó la revancha, igualmente en la localidad de Kissimmee, Florida, y en esa oportunidad, Cintrón no dejó margen a dudas de su superioridad sobre Eto, al derrotarlo por fallo unánime y tres boletas idénticas de 99-90, que incluyó un derribo en la segunda ronda.

Con sus cuatro fajas ecuménicas, Ioka, de 30 años, nacido en Osaka y radicado en Tokio, tiene el camino asegurado para ingresar al Salón de la Fama Internacional, con sede principal en Canastota, Estados Unidos.

Antes de doblegar a Palicte, Ioka había sucumbido por decisión dividida frente al filipino Donnie Nietes, el 31 de diciembre, un año exacto antes de su venidero pleito contra Cintrón, en combate efectuado en el Wynn Palace Cotai, de Macao, China. Dos de los jueces de silla otorgaron boletas de 118-110 y 116-112 favorables al tagalo, en tanto el otro se inclinó por Ioka también por 116-112.

En otros resultados de la jornada de fin de año, el japonés Kosei Tanaka, tricampeón mundial, noqueó en el tercer asalto al retador chino Wulan Tuolehazi, en la que fue la tercera exposición de la faja del orbe del nipón.

Con solo 24 años, Tanaka (15-0-0, 9 KOs) ya ha ostentado los cinturones de peso Mínimo (en 2015), el Minimosca un año después y el Mosca (2018), cuando se impuso por decisión mayoritaria a su coterráneo Sho Kimura, quien hacía la tercera defensa de la faja de la OMB.

Y en otro duelo con respaldo de título ecuménico, la japonesa Miyo Yoshida (14-1-0, 0 KOs) salió por la puerta ancha ante la china Li-Ping Shi, quien cayó por votaciones de 99-91, 98-90 y 97-92. La campeona súpermosca de la OMB estuvo más efectiva en los primeros compases, pero después supo sortear los ataques de Li-Ping, quien sufrió el tercer fracaso, con cinco triunfos, dos de ellos antes del límite.

Facebook Comments