Cuando se enfrentan dos púgiles con la juventud y las habilidades del estadounidense Gervonta Davis, y la experiencia y el dominio técnico del cubano Yuriorkis Gamboa, son inmensas las expectativas de que ocurra un pleito de alto nivel y más aún, que existan dudas sobre quién podría salir con el brazo en alto. Y ese exquisito manjar boxístico estará a disposición de los amantes de la disciplina el 28 de diciembre, en Atlanta, Georgia, donde ambos intentarán adueñarse de la faja vacante de la Asociación Mundial (AMB) de peso ligero (135 libras), en transmisión de la cadena Showtime.

Invicto en 22 combates, 21 de ellos finalizados antes del límite, “El Tanque” Davis va a una prueba de fuego en su debut en esta categoría, pues el llamado “Ciclón de Guantánamo” Gamboa (30-2-0, 18 KOs) exhibe en su hoja de vida la medalla de oro olímpica en Atenas 2004, y los títulos de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB) en el peso pluma (126) entre 2010 y 2011.

Reconocido como uno de los jóvenes de mayor talento del presente, el zurdo Davis, de 25 años, afirma que se ha preparado con gran rigor, ya que es consciente que Gamboa es un adversario al que no puede permitirles libertades, so pena de sufrir un revés que interrumpiría sus grandes objetivos en esta nueva división.

“Mi conjunto de habilidades se adapta a un boxeador como Gamboa”, expresó Davis a un grupo de periodistas. “Mi mentalidad es estar concentrado y sé exactamente lo que tengo que hacer, porque con el paso del tiempo me he convertido en un púgil más maduro”.

Con 22 años y tres meses -el 14 de enero de 2017-, Davis se convirtió en el estadounidense más joven en tener una faja mundial, al aplicar el cloroformo en el séptimo asalto, al puertorriqueño José “El Francotirador”, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el boricua hacía la cuarta exposición del centro de las 130 libras.  Siete meses después el norteño perdió el título por incumplimiento del peso, un día antes de enfrentar al costarricense Francisco Fonseca, a quien noqueó en el octavo round, el 26 de agosto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Sin embargo, el zurdo Davis obtuvo otro cinturón mundial, el de súper campeón de la AMB, que se encontraba en poder del argentino Jesús “El Jinete” Cuéllar, derrotado en el tercer episodio, el 21 de abril de 2018, en el Barclays Center. Como prueba de la fuerza de los puños de Davis, el sudamericano besó la lona en el segundo y par de veces en el tercero, cuando el árbitro Benjy Estevez finalizó las acciones.

“Gamboa es un gran boxeador, que tiene experiencia en el cuadrilátero, pero yo también la tengo”, añadió Davis. “Por lo tanto será una pelea emocionante, que los fanáticos no querrán perderse. Sin embargo, creo que es un error (de Gamboa) que no haya visto mi última pelea en julio. Y el sábado entonces sabremos cuánto me ha estudiado”.

Davis se refería a su victoria por nocaut técnico en el segundo asalto ante el panameño Ricardo “El Científico” Nuñez, el 27 de julio, en Baltimore, donde hizo la segunda (y última) defensa de la faja de súper campeón de la AMB en las 130 libras.

Después de reconocer el trabajo que realizaron sus entrenadores para la venidera reyerta, el astro de Baltimore precisó que la pelea contra el nacido en la oriental provincia cubana de Guantánamo servirá para que el público vea nuevas habilidades que todavía no han salido a relucir en su desenvolvimiento como boxeador. “Gamboa no es un holgazán, definitivamente viene a pelear y yo lo daré todo el 28 de diciembre, porque esa es mi mentalidad. Estoy creciendo dentro y fuera del ring, porque deseo en convertirme en uno de los grandes”.

Sobre su futuro inmediato, Davis señaló que le gustaría pelear contra el estadounidense de raíces hondureñas Teófimo López (15-0-0, 12 KOs), quien arrebató la corona de peso ligero de la Federación Internacional (FIB), al ghanés Richard “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs), anestesiado en el segundo asalto, el 14 de diciembre, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

“Realizó una gran actuación en esa pelea”, dijo Davis. “Con un poco de suerte, nos veremos en un futuro cercano. Si todo se concreta, ambos haremos que esa pelea suceda”.

Pero todo marcha por buen camino para que López enfrente al ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) en abril, de acuerdo con Bob Arum, máximo directivo de Top Rank, y quien guía la carrera promocional del astro del zurdo de  Ucrania, dueño de los cinturones de súpercampeón de la AMB, de la Organización Mundial (OMB) y elevado a Campeón Franquicia del Consejo Mundial (CMB).

Al margen de lo que sucede entre López y Lomachenko en abril, Davis también espera que en algún momento deba combatir contra el zurdo europeo. “Lomachenko es definitivamente uno de los principales oponentes para mí, afirmó Davis. “Creo que sucederá, pero tiene que ser en el momento adecuado. Estoy dispuesto a pelear contra quien sea”.

Sin embargo, Davis debe derrotar primero a Gamboa este sábado y después pensar en nuevos objetivos. Aunque parte de amplio favorito, su tarea podría complicarse, si el caribeño se presenta en óptima forma competitiva, tal como han expresado los entrenadores del cubano. Gamboa conoce que se juega sus últimas cartas en el boxeo y un fracaso humillante (como ocurrió con Terence Crawford) podría significar el fin de su carrera. 

Facebook Comments