El nicaragüense Román González, tetra campeón mundial y seguro Salón de la Fama cuando cuelgue los guantes, retornó a los encordados después de 15 meses y lo hizo por todo lo alto con un nocaut en Japón, donde tres monarcas del orbe también finalizaron sus combates antes del límite.

Solo dos asaltos necesitó “Chocolatito” González (48-2-0, 40 KOs) para acabar con el filipino Diomel Diocos (14-6-3, 4 KOs), el 23 de diciembre, en la Arena Yokohama, donde el centroamericano hizo su debut en peso gallo (118 libras), tras una brillante carrera que incluye títulos del orbe en las categorías Mínima, también conocida como Paja (105) y Minimosca (108), ambas de la Asociación Mundial (AMB), así como otras dos del Consejo Mundial (CMB) en las divisiones Mosca (112) y Súpermosca (115).

Exhibiendo total superioridad, González, ahora con 32 años, derribó a Diocos, de 26, en el segundo asalto. Y tras la cuenta del árbitro nipón Yuki Fukuchi volvió de inmediato a la carga. Un derechazo envió de nuevo a la lona al púgil local, lo que fue suficiente para que el tercer hombre sobre el cuadrilátero detuviera el castigo.

Desde el 15 de septiembre del pasado año, González no veía acción competitiva. En aquella ocasión, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, se impuso igualmente por la vía del cloroformo en el quinto episodio al mexicano Moisés “Moy” Fuentes, entonces en la categoría Súpermosca, en la que había sufrido par de reveses sucesivos a manos del tailandés Wisaksil Wangek.

Semanas después de doblegar al azteca Fuentes, González fue operado en una rodilla y cuando se recuperó de la intervención quirúrgica estuvo entrenando durante semanas en la ciudad de Coachella, del condado Riverside, en el estado de California, bajo las órdenes del entrenador nicaragüense Marcos Caballero.

Conocido por el pseudónimo de Srisaket Sor Rungvisai, Wangek sorprendió al mundillo del boxeo en marzo de 2017, al doblegar por fallo mayoritario (debió ser unánime) a González, entonces considerado el Mejor Libra por Libra (P4P) del planeta. Pero si inesperado fue el primer pleito, el zurdo asiático dejó boquiabiertos a todos los que siguieron la pelea, pues se impuso por nocaut en cuatro rounds en la revancha, efectuada en Carson, California.

DOS JAPONESES Y UN AFRICANO RETIENEN CORONAS MUNDIALES

Los japoneses Ryota Murata y Kenshiro Teraji, así como el surafricano Moruti Mthalane retuvieron sus respectivas coronas mundiales, en la misma velada donde “Chocolatito” González doblegó al filipino Diocos.

En la primera defensa del cinturón mediano de la AMB, Murata (16-2-0, 13 KOs) se impuso por la vía del sueño en el quinto asalto al canadiense Steven “Bang Bang” Butler (28-2-0, 24 KOs), quien sumaba 10 victorias consecutivas, nueve de ellas por nocaut y la otra por decisión dividida.

El nipón recuperó el título el 12 de julio último, al anestesiar en el segundo round al estadounidense Rob “Bravo” Brant, en Osaka. Nueve meses antes, Brant le arrebató la faja a Murata por fallo unánime, el 20 de octubre de 2018, en Las Vegas, donde el japonés ponía a prueba por segunda vez el cinto de las 160 libras.

Por su parte, “El Chico Asombroso” Teraji (17-0-0, 10 KOs) frenó en cuatro parciales al zurdo filipino Randy “Razor” Petalcorin, en la que significaba la séptima defensa de la corona minimosca del Consejo Mundial (CMB).

Y el surafricano Moruti “Cara de Niño” Mthalane (39-2-0, 27 KOs) necesitó nueve asaltos para doblegar la resistencia del local Akira Gaegashi (28-7-0, 16 KOs), en la tercera exposición del cetro mosca de la Federación Internacional (FIB). Gaegachi había triunfado por la vía rápida en los tres enfrentamientos anteriores, el más reciente en abril en las 115 libras.

Facebook Comments