Mientras el estadounidense con raíces hondureñas Teófimo López celebraba su histórico triunfo frente al ghanés Richard Commey, el 14 de diciembre, en el legendario Madison Square Garden, un hombre del público movía la cabeza en señal afirmativa, al tiempo que sus labios exhibían una leve sonrisa: el ucraniano Vasyl Lomachenko.

Exhibiendo el destructor poder de sus puños, “El Brooklyn” López (15-0-0, 12 KOs) anestesió en el segundo asalto a “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs),  entonces monarca ligero de la Federación Internacional (FIB), reinado que defendía por segunda ocasión, tras obtenerlo en febrero de este mismo ante el ruso Isa Chaniev, paradójicamente también en el segundo episodio.

Rebosante de alegría por convertirse en el primer campeón mundial profesional de boxeo con sangre hondureña, López hizo sobre el cuadrilátero el salto mortal invertido, que es parte de su sello personal cuando obtiene una victoria.

La actuación de López ante un pegador nato como Commey –sumaba cinco victorias, cuatro antes del límite-, resultó consagratoria y despejó cualquier duda sobre su poder de fuego y habilidades. Una violenta derecha del norteño se incrustó en pleno rostro del africano, quien puso la rodilla derecha sobre el tapiz y consecuencia de los reflejos intentó ponerse de pie, pero sin control de su cuerpo dio unos pasos hacia adelante, tropezó con el árbitro David Fields e inmediatamente cayó en forma aparatosa.

Finalizada la cuenta protectora, López se lanzó en busca de Commey y con una violenta ráfaga de golpes de ambos puños, obligó al réferi a intervenir para evitar más castigo innecesario, mientras el reloj marcaba un minuto y 13 segundos de esa fracción.

Con 22 años y 142 días desde su nacimiento el 30 de julio de 1997, López se convirtió en el monarca mundial más desde 1984.

“Luché y le gané al campeón mundial”, dijo López, vencedor unánime del japonés Masayoshi Nakatami, el pasado 19 de julio, en Oxon Hill, Maryland, donde logró el primer de la clasificación y convertirse en retador obligatorio de Commey.

Pero mucho antes de ese combate, Teófimo, así como su padre y entrenador del mismo nombre, han tenido en la mira al astro ucraniano “Hi-Tech” Lomachenko, propietario de las fajas de la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Mundial (OMB) y elevado recientemente al emblemático título de Campeón Franquicia del Consejo Mundial (CMB).

No obstante, el objetivo de López es poseer los cuatro cinturones de las organizaciones más importantes y eso pasa por el tortuoso camino de enfrentarse y doblegar primeramente a Lomachenko y después al que tenga la faja “regular” del CMB, que atraviesa por una etapa de indefinición, ya que el campeón, el jovencito zurdo estadounidense  Devin Haney sufrió una lesión en su hombro derecho y fue declarado Campeón en Receso, ante la imposibilidad de cruzar guantes con el dominicano Javier “El Abejón” Fortuna, primero del ranking.

Para resolver la situación, el CMB declaró vacante el título, lo entregará al ganador entre Fortuna (35-2-1, 24 KOs) y el segundo del listado, el inglés Luke Campbell (20-3-0, 16 KOs), con la obligación de que el ganador deba enfrentar a Haney después que este se encuentre recuperado del trauma.

“Espero combatir contra Lomachenko el año próximo”, afirmó López. “Deseo que esa pelea ocurra. Y, ¿por qué no? que sea en el Madison Square Garden. Adoro ese lugar, porque tengo muchos fanáticos y contra Commey hubo lleno total”,

Finalizado el pleito López-Commey y tras las entrevistas de rigor a ambos gladiadores, el ucraniano Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) escaló el ring y también demostró su interés en pelear contra el hijo de hondureños.

“Sí, por supuesto”, respondió Lomachenko a la pregunta de si le gustaría enfrentar a López. “Bienvenido a mi club. Te veré en abril. Esto es boxeo y es lo que nosotros amamos. Deseo unificar los títulos (de la división de 135 libras). Y después de eso (incluye vencer a López), deseo que se organice la pelea contra (el estadounidense) Gervonta Davis”.

Invicto en 22 combates, 21 finalizados antes del límite, “El Tanque” Davis tendrá su debut en la categoría de peso ligero y lo hará contra el ex campeón mundial pluma, el cubano Yuriorkis “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa (30-2-0, 18 KOs), en choque previsto el 28 de diciembre, en Atlanta, Georgia.

VIA LIBRE A TEOFIMO PARA VERSELAS CON LOMACHENKO

Horas antes de que Teófimo López derrotara a Commey, el veterano abogado Bob Arum, presidente ejecutivo de Top Rank y representante promocional de ambos púgiles, señaló que las posibilidades para un pleito entre López y Lomachenko en marzo o abril eran del 95 por ciento. De acuerdo con el avezado promotor, el único obstáculo que podía presentarse era una lesión de López, lo cual no ocurrió.

Tras el éxito de López, Arum ascendió al cuadrilátero y escoltado por los dos boxeadores enfatizo: “Loma está a bordo y López también. Ahora solo debemos precisar los detalles para que el combate se haga realidad”, aseguró Arum.

Facebook Comments