Casi de inmediato de firmar el contrato para enfrentar al irlandés Luke Keeler el próximo 30 de enero, en Miami, el estadounidense Demetrius Andrade, monarca mediano de la Organización Mundial (OMB), lanzó su grito de guerra contra su coterráneo Jermall Charlo, campeón del Consejo Mundial (CMB), quien expresó idéntico sentimiento unos días antes.

Invicto en 28 combates, 17 de ellos finalizados por la vía del cloroformo, “Boo Boo” Andrade, de 31 años, ofreció al nacido en Dublín la posibilidad de luchar por la faja, en una defensa voluntaria, ante la frustración por no conseguir enfrentar a los principales “monstruos” de las 160 libras: Saúl “El Canelo” Álvarez, súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), el japonés Ryota Murata (AMB “regular”) o el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, dueño del cetro de la Federación Internacional (FIB).

Con 32 años, Keeler (17-2-1, 5 KOs) ocupa el tercer puesto en el ranking mediano de la OMB. Solo precedido por el estadounidense Alantez “SlyAza” Fox (26-1-1, 12 KOs), cuyo único fracaso ocurrió precisamente a manos de Andrade, por unanimidad, en octubre de 2017. Keeler, quien hará su debut en el continente americano, suma siete victorias y un empate desde que sucumbió por nocaut en el segundo episodio frente al inglés Tom Doran, en abril de 2016, cuando disputaban la faja mediana vacante Internacional del Consejo Mundial (CMB). Coincidentemente, el ya retirado “Dazzlin” Doran le propinó el primer fracaso a Keeler, por fallo unánime, el 14 de febrero de 2015, también en la capital de Inglaterra. 

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Keeler venció por puntos en 10 asaltos, al estadounidense Luis Arias, el pasado 3 de agosto, en Belfast, Irlanda del Norte. 

Al igual que Andrade, similar situación ha tenido el gemelo Jermall “El Sicario” Charlo (30-0-0, 22 KOs), en la incansable búsqueda de rivalizar frente al Canelo Alvarez. Charlo, ahora propietario del título del Consejo Mundial (CMB), recibió el reinado como un obsequio de ese organismo, tras otorgar al pelirrojo azteca el novedoso reconocimiento de Campeón Franquicia, que entre otras ventajas, lo excluye de rivalizar en pleitos obligatorios (mandatorios) con los púgiles ubicados en la cima de la clasificación.

Rodeado de periodistas, Andrade se mostró complacido de regresar a la acción competitiva, siete meses después de doblegar por fallo unánime (triple 120-107) al polaco Maciej “Striczu” Sulecki, a quien derribó en el primer asalto, en Providence, Rhode Island, donde el estadounidense nació hace 31 años.

“Esta es una gran oportunidad de mostrarle al mundo mi talento e igualmente ser parte de un fin de semana especial en Miami, pues se disputará el Súper Bowl”, dijo Andrade. “Miami es una ciudad hermosa y demostraré una vez más que soy el mejor boxeador del mundo en las 160 libras”.

Con más de cien millones de televidentes en el mundo, solo detrás del cierre de la Liga de Campeones de fútbol de Europa, el Súper Tazón (la final del clásico fútbol americano entre los ganadores de las Conferencias Este y Oeste),  se disputará el domingo 2 de febrero de 2020, en el Hard Rock Stadium, de Miami Garden.

Tras señalar que será una noche de mucha acción, que disfrutarán los fanáticos del sur de Florida, Andrade reconoció que debe ir muy bien preparado, pues Luke Keeler es un rival muy exigente que siempre va hacia adelante y obliga al máximo de rendimiento.

“Hay peleas muy importantes que pueden organizarse en la división de peso mediano”, afirmó Andrade, quien antes fue campeón de la AMB y la OMB en las 154 libras. “Esas son las peleas que quiero y lo he repetido en múltiples ocasiones. Los demás campeones no pueden evitarme siempre. En algún momento tendrán que asumir su responsabilidad y verse conmigo sobre el ring”.

Cuando le mencionaron que Charlo dijo recientemente que deseaba enfrentarlo, Andrade inició con una sonrisa la respuesta ante los medios. “Escúchalo bien. Estoy disponible, unifiquemos esos cinturones en mayo y demos a los fanáticos lo que finalmente quieren ver. Dos campeones mundiales invictos en su mejor momento. No hagamos como otros que se evitan. Si eres lo suficientemente hombre para respaldar tus palabrerías, toma el teléfono y realiza esa llamada”, precisó Andrade.

CHARLO RATIFICO SU INTERES EN PELEAR CONTRA ANDRADE

Unos días antes, el pasado 7 de diciembre, Charlo también retó a Andrade, después de anestesiar en el séptimo asalto al irlandés Dennis “El Huracán” Hogan, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el gemelo hacía la segunda defensa del título oro y negro del CMB.

Ex campeón mundial súperwelter de la Federación Internacional (FIB), Charlo hizo cinco defensas del cinturón de las 154 libras, previo a su ascenso a las 160. Ahora asegura que es el mejor púgil de peso mediano y que “enfrentará a cualquiera, porque soy un boxeador que peleo para ganarme la vida. No le tengo miedo a nadie y aunque algunos dicen que simplemente me lo dieron, lo cierto es que lo gané y estaba en posición de conseguirlo”.

Nacido en Richmond, Virginia, pero con residencia desde hace años en la ciudad tejana de Houston, Charlo afirmó que tiene como gran objetivo enfrentar en forma inmediata a Canelo, pero si no consigue ese combate, buscará a los mejores de la división, entre ellos a Andrade.

 “Cualquier día pelearé contra Demetrius Andrade”, dijo en el Barclays Center, a una pregunta de los periodistas. “Si eso es lo que necesito para llegar al siguiente nivel, pues combatiré contra los más malos y los más grandes de mi peso. No excluyo a nadie. Todos ellos (Canelo, Andrade, Golovkin) están en mi radar”.

Y dirigiéndose al dueño de la faja de la Organización Mundial, Charlo señaló: “No te escondas más Andrade. Eres un gran boxeador, pero hagamos que la pelea suceda. Tuviste la oportunidad de pelear contra mi hermano gemelo (Jermell) en diciembre de 2014 y cancelaste la oportunidad. Vamos hombre, Sabes que no le tengo miedo a nadie. Esto es lo que hago. Luchar por la vida para alimentar a mi familia. Decídete”.

Facebook Comments