Todavía faltan algunos días para conocer quién será el ganador en la revancha entre el mexicano-estadounidense Andy Ruíz y el inglés Anthony Joshua, pero ya en los corrillos del boxeo comienza a flotar una pregunta: ¿Habrá un tercer pleito entre ambos púgiles?

Y aunque el monarca Ruíz (33-1-0, 22 KOs) como el retador Joshua (22-1-0, 21 KOs) lanzan a los cuatro vientos que saldrán con el brazo en alto, solo uno de los dos –salvo que haya un empate o una lesión temprana- bajará del cuadrilátero el 7 de diciembre, en la Diriyah Arena, de Arabia Saudita, con las coronas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), de la Organización Mundial (OMB) y de la Federación Internacional (FIB), que ahora están en poder del nacido en Valle Imperial, California, y con sangre mexicana.

Dieciocho meses antes, “El Destructor” Ruíz sorprendió a los expertos y seguidores de la disciplina, al doblegar por la vía del cloroformo en siete asaltos, al súper favorito “AJ” Joshua, entonces propietario de los tres títulos de la división pesada. Tras una caída de Ruíz en el tercero, segundos después le devolvió la medicina par de veces al británico y otras dos más en el séptimo, cuando el árbitro Michael Griffin dijo “ya no más”.

Especulaciones de todo tipo han intentado explicar lo sucedido el 1 de junio del pasado año en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York. Algunos alegan que fue un golpe de suerte del azteca, otros que Joshua se confió después de derribar a su oponente y también varias fuentes cercanas al derrotado aseguran que subestimó a Ruíz y no hizo una preparación exhaustiva.

Por obra del destino, Ruíz, de 30 años, recibió la oportunidad de cruzar guantes con Joshua, debido a que el estadounidense Jarrell “Big Baby” Miller dio positivo a sustancias prohibidas y con menos de seis semanas de preparación el “gordito” de California aceptó el reto, que muchos consideraron suicida ante el poder de los puños del nacido en Inglaterra.

UN PANORAMA DIFERENTE EN LA REVANCHA

“El Choque en las Dunas”, como han nombrado los organizadores a la revancha en territorio saudita, presenta un panorama diferente a la versión anterior. Ahora el rechoncho Ruíz asegura que se ha entrenado convenientemente y repetirá la dosis del nocaut a Joshua, quien lo aventaja en cuatro pulgadas de estatura y ocho en alcance de sus brazos.

Hace pocas horas, los dos gladiadores ofrecieron un entrenamiento público en Riad, la capital de Arabia Saudita, en el cual lanzaron algunos golpes, pero lo que más llamó la atención fue la constitución física de ambos, más delgados que cuando se enfrentaron por primera vez en la instalación de la Gran Manzana.

Con notoria rapidez en los puños, Ruíz hizo combinaciones como si se tratara de una pelea en la corta distancia, donde seguramente estará centrado su plan táctico, que le permitirá penetrar en la anatomía de Ruíz, quien por su parte debe utilizar su jab con fortaleza y en forma constante para evitar las arremetidas del norteño, con mayores problemas para desembarcar sus golpes si el pleito transcurre desde la zona media y alejada.

Al concluir la demostración, Ruíz expresó ante los periodistas que si Joshua busca los intercambios, “será mejor para mí. Me encanta golpear, porque ese soy yo como boxeador. Ya se demostró que un golpe puede cambiar la pelea. Y eso es lo que sucedió el 1 de junio”.

Con una amplia sonrisa en su rostro rechazó que por ser el dueño de las fajas tendrá más presión que en el combate precedente. “Toda la presión está sobre él. Yo conseguí mi sueño, lo hice realidad. Ahora he trabajado duro y con dedicación para la revancha. Por su puesto, quiero más, quiero dejar el legado de Andy Ruíz en el boxeo y eso incluye mantener los títulos por mucho tiempo”.

Durante su exhibición, Joshua se limitó a movimientos convencionales, sin grandes alardes de sus puños o de rápidos desplazamientos de sus pies. Lanzó algunos golpes combinados con ambas manos y se movió con cautela, tratando de no revelar lo que exhibirá en el momento del combate en la Diriyah Arena, construida especialmente para la ocasión y con capacidad para 15 mil espectadores.

“Hicimos una buena pelea la vez anterior y en esta vaticino que habrá también nocaut, pero seré yo el que lo propine”, dijo Joshua con pasmosa seguridad. “Sin dudas Ruíz estará siempre en mi mente por lo que sucedió la primera vez que nos enfrentamos. La gente quiere sangre y nocauts, y lo tendrá. Puedo asegurarlo”.

Como ha afirmado en múltiples entrevistas, Joshua descartó que colgará los guantes para siempre si sale derrotado. Por el contrario, aseguró que tiene mucha confianza en sí mismo, habrá fuegos artificiales desde el principio y emergerá victorioso.

“Si todo sale como tenemos previsto, reconquistaré los cinturones que Ruíz me arrebató”, añadió Joshua. “Entonces nos veremos por tercera vez en el futuro, porque le ofreceré esa posibilidad si lo desea”.

Miles de fanáticos de Gran Bretaña y cientos de Estados Unidos, además de otros en casi 60 países, ya compraron los boletos para presenciar el trascendental pleito en la Diriyah Arena, que acogerá la primera pelea por un título del orbe en el Medio Oriente.

“Va a ser una noche increíble y estoy encantado de que muchos de mis fanáticos estén allí, particularmente del Reino Unido”, dijo Joshua en un comunicado de prensa de Matchroom Boxing. “Definitivamente será una noche que la gente le contará a sus nietos que estuvieron allí en una de esas noches icónicas del boxeo”.

Pero durante semanas hubo escepticismo en cuanto a que se llegaría a un acuerdo para la revancha. Pero en agosto, luego de arduas negociaciones, el promotor inglés Eddie Hearn, de Matchroom Boxing, expresó en Londres que ambos boxeadores habían firmado el contrato y las autoridades pertinentes habían aprobado el pleito.

Hearn explicó del enorme interés existente en lugares como Nueva York, Cardiff (Gales), Qatar y Dubai (Emiratos Árabes Unidos) por ser sede de la pelea, pero el ofrecimiento monetario y las condiciones que ofreció Arabia Saudita fueron muy superiores. “El dinero y la organización que propuso Arabia Saudita resultaron determinantes para otorgarles la sede”, acotó Hearn.

Facebook Comments