Lanzando campanas al vuelo, en declaraciones efectuadas antes de subir al ring, el surafricano Zolani Tete olvidó una premisa del boxeo: Primero es lo primero. Confiado en que saldría con el brazo en alto, “El Último Nacido” Tete (28-4-0, 21 KOs) afirmó que después de ¿vencer? al filipino Johnriel Casimero intentaría la unificación contra el invicto japonés Naoya “El Monstruo” Inoe, doble campeón mundial de las 118 libras.

Pero a pesar de tener desventaja de cuatro pulgadas en estatura (5´4 por 5´9 pies) Casimero (29-4-0, 20 KOs) noqueó a Tete en el tercer asalto, cuando obligó al árbitro Steve Gray a detener la golpiza (después de tres caídas), y restaban 46 segundos de esa fracción.

El triunfo le permitió a Casimero, ex doble campeón mundial (minimosca y mosca de la Federación Internacional) adueñarse del título gallo de la Organización Mundial (OMB), que Tete, nacido en Ciudad del Cabo y con residencia en Inglaterra, defendía por cuarta ocasión.

“Espero que tras esta defensa, mi próxima pelea sea contra Inoue”, había expresado Tete ante un grupo de periodistas, horas antes de cruzar guantes con Casimero. “Si gano, como todo mi equipo y yo esperamos, la pelea con Inoue estará más cerca y posiblemente se concrete en 2020”.

No obstante, Tete explicó que una tendinitis en su hombro derecho lo había obligado a mantenerse alejado del cuadrilátero más de un año, aunque ya se encontraba totalmente recuperado y entrenándose a toda capacidad. “No necesité cirugía, pero me tomó más de dos meses volver a los entrenamientos. Mentalmente y físicamente ya estoy listo y el trauma no será obstáculo para derrotar a Casimero”.

Fue bien distinto lo ocurrido el 30 de noviembre, en la Arena Birmingham, de Inglaterra. El nacido en la ciudad de Ormoc, en Filipinas, acabó en tres episodios con ese objetivo de Tete y de paso retomó el deseo de ir tras los pasos de “El Monstruo” Inoue (19-0-0, 16 KOs), ganador de la final de la Súper Serie Mundial (WBSS, en inglés), al derrotar unánime al también tagalo Nonito “El Relámpago” Donaire (40-60, 26 KOs), el 7 de noviembre, en Saitama, Japón, donde lucharon por las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), además del prestigioso trofeo Mohamed Alí y un gran premio en metálico que otorgaba el certamen.

Boxeador de guardia zurda, Tete con un permanente jab de mano derecha mantuvo alejado a Casimero en los dos primeros asaltos. Pero en el tercero el pequeñín asiático, que posee gran rapidez de piernas y había fallado algunos golpes de poder, aprovechó un descuido en la defensa del africano y con par de fuertes impactos seguidos al rostro de su rival lo hizo caer de rodillas.

El árbitro Gray hizo la cuenta reglamentaria y después de preguntarle si podía seguir, autorizó reiniciar la reyerta. Pero Tete no estaba bien. Sus pasos hacia adelante eran inestables. Y Casimero “oliendo sangre” se lanzó a acabar las acciones. Combinaciones con ambos puños al cuerpo y al rostro, derribaron nuevamente al todavía monarca, quien cayó de bruces sobre las cuerdas. Nuevamente el tercer hombre sobre el ring le aplicó la ayuda reglamentaria y aunque ya Tete parecía un zombie, lo dejó regresar al pleito. Una nueva andanada de golpes de Casimero y Gray se interpuso entre ambos gladiadores para evitar una irreparable lesión.

¿CASIMERO VS NAOYA INOUE EN 2020?

Ya se ha comenzado a especular que Casimero, quien alcanzó el tercer título mundial, podría ofrecerle la revancha a Tete, pero sería desperdiciar una buena oportunidad de ir directamente frente a Naoya Inoe, en un sensacional duelo de unificación en 2020 , que le reportaría mayores ganancias económicas.

“Sería un gran honor representar a Manny Pacquiao Promotions en un combate de unificación contra ´El Monstruo´Inoue”, dijo Casimero al comentar sobre sus planes inmediatos.

Casimero ha eslabonado una cadena de cinco victorias consecutivas por la vía del cloroformo, la anterior en el décimo asalto ante el mexicano César “Perico” Ramírez, el 24 de agosto pasado, cuando hizo la primera del título interino gallo de la OMB, en Filipinas.

Antes de esa racha, perdió por decisión unánime frente a su coterráneo Jonas “El Zorro” Sultan, también en territorio tagalo, aunque en esa ocasión en la categoría súpermosca (115 libras).

Facebook Comments