Cuando el nicaragüense Félix Alvarado se convirtió en campeón mundial en octubre del pasado año en Filipinas, su hermano gemelo René sintió una enorme alegría desde su natal Managua, pero al mismo tiempo se hizo más firme el propósito de alcanzar un título del orbe, anhelo que había comenzado 11 años atrás, coincidiendo con su brillante debut en las filas rentadas.

Trece meses después del triunfo de su hermano, el objetivo de René se cumplió al propinar un gran castigo al estadounidense Andrew “El Chango” Cancio, el 23 de noviembre, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California, donde el árbitro Raúl Caíz Jr. se vio obligado a detener las acciones en el séptimo episodio, debido a un profundo corte sobre el ojo izquierdo del norteño, quien defendía por segunda ocasión la corona súperpluma de la Asociación Mundial (AMB).

Aunque ambos nacieron el 15 de febrero de 1989, Félix (5´4 pies) es menor en estatura que René (5´7) y de ahí que compiten en categorías diferentes. El más pequeño ostenta el título minimosca (108 libras) de la Federación que obtuvo al doblegar por nocaut técnico en siete asaltos, al zurdo Randy “Razor” Petalcorin, en Manila, capital de Filipinas.

Además de la inmensa satisfacción por conquistar su primer cinturón universal en las 130 libras, René (32-8-0, 21 KOs) inscribió su nombre en la lista de campeones mundiales el mismo día y 45 años después que el legendario Alexis Argüello se alzó con la faja de peso pluma en 1974.

Miembro del Salón de la Fama del Boxeo Internacional por su exitosa trayectoria profesional, que incluyó  coronas en las pesos pluma, súperpluma y ligero, Argüello alcanzó el primer cinturón en el segundo intento, después de sucumbir ante el colombiano Ernesto Marcel, en febrero, y derrotar en 13 episodios a Rubén Olivares el 23 de noviembre, en el Forum, de Inglewood, California.

“He estado muy motivado desde que Félix ganó su título y sé que las señales de Dios están en toda partes”, dijo René tras la victoria ante Cancio. “Pero cuando me dijeron que la pelea contra Cancio sería el 23 de noviembre, fue un sueño hecho realidad. Porque sabía que era la oportunidad de rendir honor a Argüello, mi ídolo de siempre,e igualmente cumplir ese deseo de ser los primeros gemelos de mi país con títulos mundiales en boxeo”.

Igualmente, René reveló su intención de suministrarle idéntica medicina a Cancio, quien le había aplicado el cloroformo en el octavo round, el 18 de diciembre de 2015, precisamente en la misma instalación en la que ahora salió con el brazo en alto y con la faja del orbe.

Con el triunfo ante Cancio, “Gemelo” Alvarado elevó a ocho la racha de victorias consecutivas, desde que cayó por unanimidad hace dos años frente al cubano Yuriorkis “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa”, en Verona, Nueva York. Dos de los oficiales entregaron boletas de 97-92 y el otro de 97-93 por el caribeño.

En su última presentación, el 26 de abril, Alvarado derrotó por decisión técnica en seis episodios a su coterráneo Eusebio “Cascabel” Osejo, quien no pudo continuar debido a una lesión en el rostro. Ese fue el tercer pleito entre ambos, todos a la cuenta de Alvarado, que se anotó abandono igualmente en el sexto, en 2012 y nocaut técnico en el primer episodio tres años más tarde.

“Nicaragua es conocida por sus grandes campeones mundiales”, había expresado Alvarado a un grupo de periodistas unas horas antes de combatir frente al estadounidense. “Y yo estoy a un solo paso de convertirme en uno más. Cancio y yo nos conocemos muy bien, estoy seguro será una guerra por voy por la victoria”.

René y Félix inscribieron su nombre como la tercera pareja de gemelos con títulos mundiales en el boxeo, después de los tailandeses Khaosai y Kaokor Galaxy que reinaron en la división supermosca y gallo de la Asociación Mundial (AMB) en 1988 y de los estadounidenses Jermell y Jermall Charlo, campeones del Consejo Mundial (CMB) y la Federación Internacional (FIB), respectivamente, ambos en las 154 libras.

Facebook Comments