Aunque ahora posee un título mundial de las 130 libras, el estadounidense Andrew Cancio, como muchos otros púgiles, ha tenido que atravesar por un laberinto lleno de dificultades para alcanzar la cima de este exigente deporte. Pero en el caso del “Chango” Cancio (21-4-2, 16 KOs) todavía su preparación en el llamado Arte de Fistiana, está supeditada al trabajo a “tiempo completo” como técnico en la Compañía de Gas del Sur de California.

Con una sonrisa en los labios, Cancio, de 31 años, relata que asiste a los entrenamientos antes y después de cumplir la jornada laboral. “Me levanto a las cuatro y treinta de la mañana para correr, después me traslado a la compañía y al concluir las ocho horas en mi centro de trabajo, hago una segunda sesión de entrenamiento. Y en la noche dedico algunas horas a mi familia. Termino cada día completamente extenuado”.

Monarca desde el 9 de febrero, cuando aplicó el cloroformo en el cuarto asalto al puertorriqueño –y gran favorito- Alberto “El Explosivo” Machado, en Indio, California, Cancio expondrá el título de la Asociación Mundial (AMB) ante el gemelo nicaragüense René Alvarado (31-8-0, 20 KOs), retador obligatorio por disposición de ese organismo, el próximo sábado 23 de noviembre, en el Fantasy Spring Casino, mismo sitio donde conquistó la corona hace nueve meses.

Pero cuatro meses después en la revancha ante Machado, ya no resultó tan sorpresivo el nocaut que le propinó al boricua en el tercer round, nuevamente en el Fantasy Spring, la instalación que ha sido testigo de nueve presentaciones previas y lo hará por décima ocasión ante Alvarado.

Cancio, quien nació en Blythe, pero vive y se entrena en Ventura, ambas localidades de California, tiene como principales objetivos en  el deporte, conseguir el triunfo frente a Alvarado, poder dedicarse por entero al boxeo el próximo año y buscar la unificación de títulos con alguno de los otros monarcas de las 130 libras.

“Si Dios quiere y retengo el cinturón mundial, espero que aparezcan pronto grandes peleas en mi carrera”, añadió Cancio. “Eso me permitiría ganar una buena cantidad de dinero, concentrarme en el boxeo a tiempo completo e intentar unificar ante (los estadounidenses) Jamell Herring, quien dijo que le gustaría pelear conmigo, o frente a Tevin Farmer, dueños de las fajas de la Organización Mundial (OMB) y la Federación Internacional (FIB), respectivamente”.

También mencionó que Miguel “El Alacrán” Berchelt, con seis defensas exitosas del Consejo Mundial (CMB) “y yo tenemos estilos que proporcionarían una gran pelea para los fanáticos. Lo reitero, quiero unificar mi corona y tener más cinturones, pero soy consciente que primero debo vencer a Alvarado”.

Sin embargo, Cancio no oculta que tiene una espinita clavada desde septiembre de 2016, cuando cayó por la vía del sueño en el noveno episodio versus el norteño Joseph “Jo Jo” Díaz, en el AT&T de Arlington, Texas, donde disputaron la faja pluma de la Federación de Boxeo de Norteamérica (NAFB, en inglés).

Frustrado por el revés y con la apremiante necesidad de alimentar a su familia, Cancio abandonó temporalmente el gimnasio. Pero con el pasar de los días, poco a poco recuperó las ansias de regresar al cuadrilátero. Diecinueve meses después del descalabro ante Díaz, el californiano anestesió en el décimo round al entonces invicto kazajo Aidar Sharibayev (7-1-0, 6 KOs), en la instalación que llama “mi segunda casa”, en la que obtuvo el cinturón vacante Intercontinental de la AMB.

Sobre la revancha con el centroamericano, Cancio expresó: “Sé que Alvarado vendrá muy bien preparado para tratar de tomar mi título, sin embargo estoy en excelente forma física y quiero nuevamente impresionar con mi estilo a los fanáticos que asistan a la sala y a los que sigan el combate a través de la plataforma DAZN, para que comprueben que soy el mejor boxeador de las 130 libras”.

Nacido en Managua, la capital de Nicaragua, “Gemelo” Alvarado posee una racha de siete triunfos consecutivos, desde que cayó por unanimidad hace dos años frente al cubano Yuriorkis “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa”, en Verona, Nueva York. Dos de los oficiales entregaron boletas de 97-92 y el otro de 97-93 por el caribeño.

En su última presentación, el 26 de abril, Alvarado derrotó por decisión técnica en seis episodios a su coterráneo Eusebio “Cascabel” Osejo, quien no pudo continuar debido a una lesión en el rostro. Ese fue el tercer pleito entre ambos, todos a la cuenta de Alvarado, que se anotó abandono igualmente en el sexto, en 2012, y nocaut técnico en el primer episodio tres años más tarde.

“Nicaragua es conocida por ser cuna de grandes campeones mundiales”, expresó Alvarado a un grupo de periodistas. “Y yo estoy a un solo paso de convertirme en uno más. Cancio y yo nos conocemos muy bien, estoy seguro será una guerra pero voy por la victoria”.

Félix Alvarado (35-2-0, 30 KOs), el hermano gemelo de René, es el actual campeón minimosca (108 libras) de la Federación Internacional (FIB).  

Facebook Comments