Después de dos intentos fallidos, el mexicano Julio “Pollito” Ceja (32-4-0, 28 KOs) tendrá la tercera oportunidad en su carrera de colgarse sobre el pecho una corona mundial absoluta en boxeo. Y en esta ocasión será ante el invicto estadounidense Brandon “Rompecorazones” Figueroa (20-0-0, 15 KOs), quien expondrá por segunda vez la faja súpergallo de la Asociación Mundial (AMB), en una velada que se transmitirá por Pay-Per-View (PPV) desde el lujoso hotel MGM Grand, de Las Vegas.

El duelo entre Ceja y Figueroa será respaldo del combate estelar entre el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder (41-0-1, 40 KOs) y el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz, anestesiado en el décimo asalto por el norteño en el primer pleito entre ellos, el 3 de marzo del pasado año, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York. Para Wilder, de 34 años, será la décima defensa del título de peso pesado, correspondiente al Consejo Mundial (CMB).

Otro enfrentamiento que promete grandes emociones lo escenificarán los mexicanos Leo “Terremoto” Santa Cruz (36-1-1, 19 KOs) y Miguel “Maravilla” Flores (24-2-0, 12 KOs), quienes lucharán por la corona vacante súperpluma de la Asociación Mundial (AMB).

Ceja, de 27 años, sucumbió en las dos ocasiones previas que peleó por títulos mundiales absolutos. Perdió por fallo mayoritario ante el británico Jamie McDonnell, el 11 de mayo de 2013, en la ciudad inglesa de Doncaster, donde ambos buscaban la faja vacante de la Federación Internacional (FIB) en las 118 libras.

Casi tres años después, el 27 de febrero de 2016, Ceja sufrió un espectacular nocaut en el primer asalto versus su coterráneo Hugo “Cuatito” Ruíz, en el Honda Center, de Anaheim, en momentos que Ruíz había sido elevado a campeón absoluto del Consejo Mundial (CMB), porque seis meses ante Ceja se impuso también por la vía del cloroformo en el quinto episodio, cuando peleaban por el cinturón interino del mismo organismo en las 122 libras.

Ubicado octavo en la clasificación de la AMB, Ceja viene de par de fracasos sucesivos, y ambos antes del límite. En junio de 2018 cayó por abandono en cuatro asaltos ante el venezolano radicado en Colombia Franklyn Manzanilla. Una fractura en la nariz, que sangraba abundantemente, obligó al médico de turno a sugerirle al réferi Héctor Afu que finalizara el combate antes que diera inicio el quinto episodio.

Un año más tarde, en junio último, Ceja resultó anestesiado en el octavo asalto por el zurdo cubano y ex campeón mundial Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, donde se liaron a golpes desde el mismo comienzo. El azteca iba delante en las tres tarjetas (dos por 68-65 y la otra 67-66) cuando recibió una descarga mortífera del santiaguero y el árbitro Russell Mora dio por terminado el duelo.

“Sé que el rival no es fácil, pero estoy concentrado en lo que tengo que hacer”, dijo Ceja, quien estuvo dos meses entrenando en Las Vegas bajo la guía del técnico Angel Heredia. “(Figueroa) no me intimida en los absoluto, porque tengo lo necesario para ganarle. Voy a dejar el alma en el ring con tal de volver a México como campeón del mundo”.

Oriundo de Weslaco, Texas, y a punto de concluir 23 años el próximo 29 de diciembre, “El Rompecorazones” Figueroa expondrá por primera ocasión el cinturón de la AMB, al que fue ascendido tras su victoria por la vía del sueño en cuatro asaltos frente al argentino Javier “Chispa” Chacón, el 24 de agosto, en la localidad de Edimburgo, cercana a donde nació.

Unos días después, la AMB informó que el estadounidense Daniel “El Asesino con Cara de Niño” Román (27-2-1, 10 KOs) había sido promovido a “súpercampeón” y Figueroa pasaba de monarca interino a ocupar la plaza “regular” que dejó Román.

“Probablemente esta sea la prueba más importante de mi carrera, al enfrentar a un luchador fuerte como Ceja”, dijo Figueroa en declaraciones a varios medios. “Estar peleando en la cartelera de pay-per-view de Wilder-Ortíz, en Las Vegas es un sueño hecho realidad. He trabajado mucho para este momento de mi vida”.

Reconocido como uno de los jóvenes en ascenso con mayores perspectivas, Figueroa ha recibido críticas porque ha subido al cuadrilátero con lesiones o reponiéndose de ellas, sin una preparación completa y exhaustiva. Sobre ese aspecto señaló: “Sé que a veces no he estado muy bien preparado debido a las lesiones, pero al final del día, salgo y lucho con todo mi corazón”.

A renglón seguido expresó que “algunos consideran que es algo estúpido, pero siento que lo que no te mata, te hace más fuerte, y ese es precisamente el desafío de mi carrera. En modo alguno estoy subestimando a Julio Ceja, pero no es la primera vez que he realizado el entrenamiento con alguna lesión. Nunca me retiré de una pelea por lesión y sé que esas situaciones puedo superarlas mentalmente. Debo tener una mente fuerte y no puedo dejar que las heridas se apoderen de mí”.

Facebook Comments