La decisión del mexicano Leo Santa Cruz de ascender a las 130 libras en busca un cuarto título mundial frente a su coterráneo Miguel Florez, resulta completamente lógica en el afán de incrementar su legado como boxeador. Sin embargo, el monarca en tres divisiones diferentes vuelve a convertirse en blanco de múltiples críticas por dejar en el limbo el duelo con el estadounidense Gary Russell Jr., campeón pluma del Consejo Mundial (CMB), quien lo ha retado en muchas ocasiones.

Nacido en Huetamo, Michoacán y residente desde hace años en Rosemead, California, “Terremoto” Santa Cruz (36-1-1, 19 KOs), enfrentará a “Maravilla” Florez (24-2-0, 12 KOs) en busca de la faja vacante de la Asociación Mundial (AMB) en la división súperpluma, duelo que servirá de respaldo a la revancha entre el monarca mundial de la división pesada, el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder (41-0-1, 40 KOs) y el retador cubano Luis “King Kong” Ortíz (31-1-0, 26 KOs), ambos pleitos que serán transmitidos bajo el sistema de Pague-Por-Ver (PPV), el 23 de noviembre, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

A finales de 2018, Premier Boxing Champions (PBC) y la cadena Fox anunciaron en conjunto que Santa Cruz expondría ante Florez la corona de peso pluma, versión Asociación Mundial (AMB), el 16 de febrero de este año, en el Teatro Microsoft, de Los Ángeles, California. Pero unas semanas antes del pleito, Florez sufrió una lesión en el tobillo durante los entrenamientos y su lugar lo ocupó el también azteca Rafael “Big Ban” Rivera, un jovencito entonces con 24 años, de Tijuana, Baja California, quien hizo plantó cara a su más experimentado adversario, pero al final cayó por amplia votación unánime de los tres jueces (119-109).

Como ocurrió en 2013 y 2014, mientras Santa Cruz era monarca del Consejo Mundial (CMB) en la categoría súpergallo, por utilizar diversas excusas para no vérselas sobre el ring frente al zurdo cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, también titular de las 122 libras, ahora surgen nuevas críticas hacia “Terremoto”, porque ha hecho oídos sordos de los retos que le ha lanzado el zurdo estadounidense Gary Russell Jr. (30-1-0, 18 KOs), dueño del cinturón del CMB en la división pluma.

“Yo no le temo a nadie, peleo con quien me digan”, dijo Santa Cruz cuando los medios le preguntaron por Russell Jr. “Tal vez él (Russell) quería demasiado dinero y cosas así. Yo también quería (la pelea), pero sé que los promotores no pudieron llegar a un acuerdo sobre algo. No lo sé. Quizás fue sobre el dinero”.

Santa Cruz añadió que “quiero probar en 130, hacerme más fuerte y buscar los combates contra los mejores de la división entre los que se encuentran el igualmente recién ascendido Gervonta “El Tanque” Davis (22-0-0, 21 KOs), que chocará con el cubano Yuriorkis “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa (30-2-0, 18 KOs) el 28 de diciembre y el también imbatido mexicano Miguel “El Alacrán” Berchelt (36-1-0, 32 KOs), vencedor por nocaut en cuatro asaltos versus el puertorriqueño Jason “El Canito” Sosa (23-4-4, 16 KOs), el 2 de noviembre, en Carson, California, donde hizo la sexta defensa del cinturón del Consejo Mundial (CMB).

Al conocer Russell Jr. que se había firmado el contrato entre Santa Cruz y Florez, lanzó sus reiteradas acusaciones al llamado “Terremoto”: “Deja de esquivarme, Ven a verme. Te quiero (sobre el ring). El duelo está al alcance de la mano”.

Russell Jr., de 30 años, ha realizado cuatro defensas victoriosas del título del CMB. En el más reciente ascenso al cuadrilátero anestesió en el quinto asalto al español Kiko “La Sensación” Martínez, el 18 de mayo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

Consumada la victoria, Russell Jr. dirigió sus palabras hacia el mexicano: “Quiero a Leo Santa Cruz. Quiero que esta pelea suceda. El fuego está muy caliente de este lado y estoy seguro te quemarás. Me encantaría que esa pelea ocurra este año·.

El único fracaso de Russell Jr. se lo infligió, por decisión mayoritaria, el súper astro ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko, el 21 de junio de 2014, cuando ambos buscaban la corona vacante pluma de la Organización Mundial (OMB), en el StubHub Center, de Carson, California

La derrota de Santa Cruz (también por fallo mayoritario) ocurrió ante el irlandés Carl “El Chacal” Frampton, el 30 de julio de 2016, en el Barclays Center, de Nueva York. Seis meses más tarde, Santa Cruz recuperó en la revancha el cinturón pluma de la Asociación Mundial (AMB), por idéntico resultado, en Las Vegas.

“Me siento feliz y emocionado de tener la oportunidad de convertirme en tetracampeón del mundo”, dijo Santa Cruz ante un grupo de periodistas en Los Angeles. “Cuando empecé en el boxeo, mi meta era ser campeón del mundo, pero tener la oportunidad de buscar un cuarto título ha hecho mucho más grande mi sueño. Es algo muy grande para mí y si lo consigo, eso ayudará a que me recuerden como uno de los mejores peleadores mexicanos. Esa es mi meta”.

Al referirse a su próximo combate, Santa Cruz afirmó que ha entrenado muy fuerte y se encuentra totalmente concentrado porque sabe que Miguel Flores buscará conquistar el título a toda costa. “Flores es de Michoacán y la gente de allí tiene mucho corazón y lo deja todo sobre el ring. Lo he visto hacerlo antes. Él golpea muy fuerte al cuerpo. Tiene un buen gancho. Entonces será una pelea difícil”.

De 27 años y nacido en Morelia, Michoacán de Ocampo. Florez suma dos triunfos por la vía del cloroformo, desde que sufrió derrotas consecutivas por nocaut técnico ante Dat Nguyen y Chris Avalos en 2017. Estaba venciendo a Avalos en las tres tarjetas de puntuación cuando su pelea se detuvo después de la quinta ronda debido a un corte por encima del ojo izquierdo.

“Cuando se canceló la primera pelea, estaba enojado conmigo mismo, enojado con el mundo, enojado con todo”, dijo Flores al referirse al frustrado duelo contra Santa Cruz en febrero. “Pero luego, poco a poco, me di cuenta que todo sucede por una razón. Voy a esforzarme para convertirme en campeón mundial. Obviamente, tengo un gran campeón frente a mí en Leo. Pero eso solo va a producir una gran pelea llena de acción”.

Florez se impuso por nocaut técnico en seis asaltos a su coterráneo Luis “El Duro” May, el 29 de junio, en Houston, Texas, donde el derrotado sufrió el quinto revés sucesivo.

“Dicen que no hay segundas oportunidades en la vida, pero para mí sí”, expresó Florez. “Algunas cosas están destinadas a suceder y esta pelea con Leo está marcada por el destino. Hay mucha gente enojada, pero después que vean un emocionante combate, querrán la revancha”.

Facebook Comments