Hace tiempo que el mexicano Saúl Alvarez dejó de ser un simple boxeador, al convertir la marca “Canelo” – el pseudónimo que lo identifica por su pelo rojizo-, en un “producto comercial” de alta demanda, que proporciona millones de dólares a todos los que se involucran en sus peleas.

De ahí que el tetra campeón nacido hace 29 años en Guadalajara, Jalisco, recibe constantes retos, que se incrementan al término de un combate y cuando en su agenda debe incluir el próximo adversario.

El tema comienza a ocupar amplios espacios en los medios de prensa y las redes sociales, tras el triunfo de Alvarez (53-1-2, 36 KOs) ante el ruso Sergey “El Triturador” Kovalev (34-4-1, 29 KOs), a quien arrebató la corona semipesada de la Organización Mundial (OMB), al anestesiarlo en el undécimo asalto, el 2 de noviembre, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Aunque el pelirrojo mexicano saltó dos divisiones, es innegable que brilló en su primer ascenso a las 175 libras. No obstante, sus detractores señalan que Kovalev, siete años mayor, casi no soltó su poderosa derecha y se dedicó la mayor parte del combate a utilizar el jab, como si su principal objetivo fuera llegar al límite del pleito (lo que no consiguió) y no buscar la victoria a toda costa.

Pero ya Kovalev forma parte del pasado y ahora las especulaciones giran en torno a quien será el próximo oponente de Canelo, en un pleito que según sus allegados ocurrirá el fin de semana cercano al 5 de mayo de 2020, cuando se conmemora el 158 aniversario de la histórica Batalla de Puebla, en la que inesperadamente el ejército mexicano derrotó a las poderosas fuerzas armadas francesas.

LOS CINCO ASPIRANTES CON MAYORES OPCIONES

En la lista de potenciales adversarios, sobresalen el estadounidense Demetrius “Boo Boo” Andrade (28-0-0, 17 KOs), monarca de la Organización Mundial (OMB) y el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, dueño de la faja de la Federación Internacional (FIB), ambos en las 160 libras. También los británicos Callum “Mundo” Smith (26-0-0, 19 KOs), súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y Billy Joe “SuperB” Saunders (29-0-0, 14 KOs), de la OMB, éstos en las 168 libras, así como el kirguizio Dmitry Bivol (17-0-0, 11 KOs), titular de la AMB en las 175 libras.

Tras el éxito de Canelo versus Kovalev, es una incógnita en que peso subirá al ring el súper astro mexicano, dueño de las fajas de la AMB en las divisiones mediana y súpermediana, junto a las de Campeón Emérito del Consejo Mundial (CMB) y la de la OMB, que obtuvo ante el ruso en las 175 libras.

De acuerdo con fuentes cercanas a Canelo, “SuperB” Saunders, de 30 años, aventaja a los demás candidatos, aunque tuvo una opaca actuación ante el combativo argentino Marcelo Esteban “El Terrible” Coceres, al que después de una fuerte batalla derrotó por nocaut en el undécimo episodio, el 9 de noviembre, en el Staples Center, de Los Ángeles, donde hizo la primera defensa del cinturón súper mediano de la OMB.

Los allegados a Saunders aseguran que el boxeador inglés estaba enfermo cuando enfrentó a Coceres y de ahí la pobre demostración que tuvo durante casi todo el combate, hasta que pudo anestesiar al sudamericano en las postrimerías.

Eddie Hearn, de la compañía Matchroom Sport, que guía la carrera promocional de Saunders, dijo que el púgil tenía una infección de garganta, que sufrió por la adaptación al cambio de horario y que también padeció de una gran incertidumbre, al recibir la visa de entrada a Estados Unidos pocas horas antes del vuelo desde Inglaterra.

“Probablemente Canelo querrá pelear con él (Saunders) después que lució terrible el sábado (frente a Coceres)”, expresó Hearn a una publicación británica. “Pero la gente a veces no sabe lo que sucede detrás de escena. Billy no tenía visa y recibió la notificación a última hora mediante una llamada telefónica”.

No obstante, el propio Saunders reconoció que no había sido su mejor noche: “Mira, no hay excusa”, dijo el monarca inglés. “Esa actuación no es digna para (enfrentar) a los Canelos, los Jacobs o los otros grandes nombres. Y no quiero poner excusas, pero tenía tos y malestar en el pecho. Estuve apagado, mis movimientos estuvieron lentos y mentalmente no competí al ciento por ciento”.

Aun así, repitió el reto que ha lanzado durante semanas al pelirrojo mexicano: “Canelo, si quieres convertirte en campeón de cuatro divisiones, este es el momento de hacerlo realidad. Te respeto, (porque) has hecho grandes cosas en el deporte. Pero quiero pelear contigo”.

Si finalmente se concreta el pleito contra el británico, posiblemente el segundo duelo de Canelo el próximo año sea contra Golovkin (40-1-1, 35 KOs), vencedor por unanimidad del ucraniano Sergiy “El Técnico” Derevyanchenko, el 5 de octubre, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde disputaron la faja vacante de la FIB, en el peso mediano.

Golovkin, de 37 años, no puede ser la primera opción de Canelo, pues la FIB le indicó al kazajo que tendrá una defensa obligatoria en febrero, con lo cual no estará disponible para mayo, pero si en septiembre, cuando enfrentaría por tercera al pelirrojo azteca, que lo venció en controvertido fallo mayoritario, el 15 de septiembre de 2018, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde el ganador conquistó los cinturones de la Federación Internacional (FIB), de la Asociación Mundial (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), de las 160 libras que ostentaba Golovkin.

Elevado recientemente a Campeón Franquicia por el CMB (quedó vacante la faja), Canelo ha disputado tres combates bajo contrato con la plataforma digital DAZN, que lo firmó en octubre de 2018 por $ 365 millones, en un lapso de cinco años y 11 peleas. Sus víctimas: el inglés Michael “Rocky” Fielding (TKO-3), el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs (Decisión Unánime) y Kovalev (KO-11).

Facebook Comments