Una enorme expectación envuelve la final de la Súper Serie Mundial (WBSS, en inglés) en la categoría gallo, prevista el próximo jueves 7, en la ciudad nipona de Saitama, donde el invicto japonés Naoya “El Monstruo” Inoue (18-0-0, 16 KOs) y el experimentado filipino Nonito “El Relámpago” Donaire (40-5-0, 26 KOs) despejarán la incógnita de quién es el mejor púgil de las 118 libras en la actualidad.

Aunque Naoya, de 26 años, parte como favorito para salir con el brazo en alto frente al veterano Donaire, –casi 11 años mayor, pues cumplirá 37 el día 16-, la inmensa mayoría reconoce que será un duelo de gigantesca exigencia para ambos, dado que el nipón posee dinamita en sus puños, y el tagalo acumula una larga data en combates de máximo nivel.

Nacido en 10 de abril de 1993, en la ciudad de Sama, prefectura de Kanagawa, nadie allí sabe cuando comenzó a ser llamado por el pseudónimo que hoy es su sello distintivo, consecuencia de un ataque destructor y poderío en sus puños: “El Monstruo”. Pero a través de su trayectoria Inoue ha mostrado, además de su impresionante pegada, movimientos elegantes y dominio técnico sobre el ring, con lo cuales ha anestesiado a sus últimos ocho oponentes, con el saldo de tres títulos mundiales en las categorías mosca (112), súpermosca (115) y gallo (118 libras).

En este certamen, Inoue, que está considerado entre los mejores libra por libra (P4P) por innumerables publicaciones especializadas, ha sido un verdadero verdugo tanto en la ronda de cuartos de final, como en la semifinal, en las que anestesió al dominicano Juan Carlos Payano, en el primer asalto, y al puertorriqueño Emanuel Rodríguez, en el segundo. El pegador nipón solo necesitó ¡5,29! minutos para liquidarlos a los dos y avanzar a la confrontación con Donaire.

Pero Inoue tiene en alta estima las virtudes del filipino, radicado desde los 11 años, en San Leandro, California. No obstante, estima que se ha preparado muy bien para pelear los 12 asaltos, aunque no descarta que el combate pueda ganarlo por la vía rápida.

“Respeto mucho a Donaire, lo he idolatrado desde pequeño y es por eso que deseaba enfrentarlo como a ninguno, para demostrar que ha llegado el momento de un cambio de generaciones”, dijo Inoue a un grupo de periodistas en la ciudad de Saitama. “Entré al torneo para demostrar que soy el mejor gallo del mundo y eso incluye vencer a Donaire.  Me he preparado para un triunfo por puntos, pero si se presenta la ocasión, lo haré por nocaut”.

Cinco meses antes de participar en la WBSS , Inoue hizo el debut en los gallos frente al veterano inglés Jamie McDonnell, en el Gimnasio General Ota-City, de Japón, la capital nipona. E igualmente McDonnell resultó incapaz de asimilar la destructora pegada de Inoue, que lo derribó en el episodio de apertura y obligó al árbitro Luis Pavón a finalizar el combate, cuando habían pasado menos de dos minutos del gong inicial. Ampliamente superior en alcance y estatura (5´9 por 5´5 pies), el británico exponía por séptima ocasión la faja gallo de la Asociación Mundial (AMB), que ostentaba desde 2014 y pasó a manos del nipón.

“Mi objetivo es ganar el prestigioso trofeo (Muhammad) Alí y demostrar que soy el mejor gallo del mundo”, dijo entonces Inoue, quien ha tenido una exitosa carrera en el boxeo de paga. “Vine a Escocia a ganar y verme con Donaire. Ahora veremos quién es el mejor de los dos”.

REGRESO DE DONAIRE A LOS GALLOS

Nacido en la ciudad de Talibón y acogido a la ciudadanía estadounidense desde hace varios años, Donaire tiene en su haber coronas en cuatro divisiones -(mosca (112), gallo (118), súpergallo (122) y pluma (126)-, con ocho títulos mundiales en las organizaciones más importantes (CMB, OMB, AMB y FIB).

Existía gran expectación por observar el desempeño de Donaire a las 118 libras, pues no competía en ese peso desde 2011, cuando conquistó los cinturones del Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB). Para la gran mayoría de expertos, la WBSS significaba un reto con pocas posibilidades de salir con éxito. Pero Donaire ha demostrado ser un púgil excepcional a lo largo de su carrera. Y la primera sorpresa llegó en cuartos de final, cuando se impuso al entonces campeón mundial Ryan Burnett, el 3 de noviembre pasado, en la SSE Hydro, de Glasgow, Escocia.

Al margen de la victoria de tagalo (por abandono en el sexto asalto), resultó llamativo que Burnett eligiera precisamente a Donaire para el inicio del certamen, dado el amplio historial del filipino, quien en un momento de su carrera fue considerado entre los mejores libra por libra del mundo, hasta que fue detenido por fallo unánime por el zurdo cubano Guillermo Rigondeaux, el 13 de abril de 2013, en el Radio City Music Hall, de Nueva York.

“Este es el momento que los dos hemos estado esperando”, dijo Donaire frente a varios representantes de los medios. “Ese era nuestro destino y una de las grandes metas del boxeo: luchar contra el mejor. ¿Qué opino sobre Inoue? Vino aquí e hizo lo que tenía que hacer”.

Poseedor de excepcional rapidez de manos y potencia en sus puños, “El Flash” Donaire fue ubicado en marzo en 3er lugar de la categoría gallo por la revista especializada The Ring, en tanto ocupó el cuarto lugar en la lista de The Transnational Boxing Rankings Board y el quinto por el sitio BoxRec. Ha sido ganador en par de ocasiones (2007 y 2011) del “Nocaut del Año” por la propia The Ring y esta misma publicación lo ubicó en la tercera posición entre los mejores libra por libra en 2011.

El siguiente año fue reconocido “Boxeador del Año” por la Asociación de Escritores de Boxeo de América (BWAA, en inglés). Es, además, uno de los tres púgiles de Asia con al menos cuatro títulos mundiales en divisiones diferentes, junto a los también filipinos Manny “PacMan” Pacquiao y Donnie “La Serpiente” Nietes.

Facebook Comments