Mientras el retador mexicano Saúl “Canelo” Alvarez y el monarca semipesado ruso Sergey “El Triturador” Kovalev ultiman los preparativos para el trascendental duelo del 2 de noviembre, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, un potencial adversario aparece en el futuro de ambos: Artur Beterbiev.

Con 29 años y tres títulos en categorías diferentes, “Canelo” Alvarez (52-1-2, 35 KOs) ascenderá par de divisiones en un intento por adueñarse de la corona de la Organización Mundial (OMB) en las 175 libras, que ostenta Kovalev (34-3-1, 29 KOs), siete años mayor, pero con ventaja de cuatro pulgadas en estatura (5´8 por 6´0 pies).

A ciencias ciertas, se desconoce cuál será la trayectoria futura de ambos contendientes, pues dependerá en primera instancia del resultado del pleito, que se transmitirá a los suscriptores de la plataforma digital DAZN, compañía que firmó al boxeador azteca en octubre del pasado año por cinco peleas y $ 365 millones.

“Canelo, su entrenador principal Eddy Reynoso, así como varios integrantes del grupo que lo respalda, insisten que fueron tras los pasos de Kovalev, porque es la figura más sobresaliente de la categoría, una opinión igualmente compartida por el ruso.

“Estoy listo para hacer historia y listo para ganar este gran combate frente a Kovalev”, dijo Alvarez ya instalado en la llamada Ciudad del Pecado. “Elegimos a Kovalev porque es el mejor de la división y uno de los mejores (en el deporte). Me siento muy cómodo (en las 175 libras), me siento bien y ya verán en la gran forma que me encuentro”.

Sin embargo, Alvarez lució ligeramente confundido cuando le preguntaron si había observado la pelea entre Beterbiev y el ucraniano Oleksandr Gvozdyk, que ganó el primero por nocaut técnico en el décimo asalto, el 18 de octubre, en Filadelfia, Pensilvania: “No”, respondió con un monosílabo en forma tajante.

Con la victoria, Beterviev (15-0-0, 15 KOs) unificó las fajas de la Federación Internacional (FIB), en su poder, con la del Consejo Mundial (CMB), que defendía Gvozdyk (17-1-0, 14 KOs), quien al concluir el enfrentamiento debió ser trasladado al hospital de la Universidad de Temple debido a una conmoción cerebral, consecuencia de los fuertes golpes recibidos en la parte posterior de la cabeza.

Derribado en tres ocasiones en el décimo asalto, Gvozdyk estuvo en observación durante 48 horas en el nosocomio y posteriormente dado de alta, después que las pruebas revelaron que no había sangrado en el cerebro y el boxeador respondió positivamente al chequeo médico.

Igualmente, Eddy Reynoso, máximo responsable de la preparación de Canelo, expresó que Beterbiev no ocupa el primer sitio entre los púgiles semipesados, reconocimiento que considera le pertenece a Kovalev.

“Kovalev es mejor que Beterbiev y por eso vamos a enfrentarlo el sábado”, afirmó Reynoso a un grupo de periodistas, momentos antes de una conferencia de prensa. “Pero si fuera el mejor, ¿por qué no pelearíamos contra él? Canelo también se encuentra listo para Beterbiev”

Nacido en Rusia y asentado en Montreal, Canadá, Beterbiev conquistó la faja vacante de la FIB, al anestesiar en el duodécimo asalto al alemán Enrico Koelling, el 11 de noviembre de 2017, en Fresno, California.

Con 34 años y 6´0 pies de estatura, igual que Kovalev, Beterbiev tiene menos desgaste físico que su coterráneo, quien ha sufrido par de fracasos por la vía del cloroformo ante el estadounidense Andre Ward y versus el colombiano Eleider “La Tormenta” Alvarez, con el que logró desquite en la revancha y recuperar el cinturón de la OMB, en febrero de este año.

Solamente un desliz ha sufrido Beterbiev en 16 combates y fue la caída que le propinó el inglés Callum Johnson en el segundo round, el pasado año, en Chicago. Pero dos episodios más tarde, Beterbiev conectó un poderoso gancho al hígado que derribó a Johnson, que le impidió levantarse antes de la cuenta de diez, por lo que resultó declarado “fuera de combate”. Para Beterbiev fue la primera defensa del título de la OMB.

Aunque Canelo parte como favorito 4-1 en varias casas de apuestas, Kovalev asegura que está muy motivado por vencer a Canelo, porque después irá en busca de Beterviev para ratificar que es el mejor de las 175 libras.

Sobre la hipótesis de que Canelo lo escogió entre varios posibles rivales por su debilidad en las zonas blandas, Kovalev refutó ese criterio: “No lo creo. Él desea hacer historia y por eso buscó al mejor de la división semipesada. Y aunque tiene dos títulos, no puedo decir ahora mismo que Beterbiev es el mejor de la categoría”.

¿Por qué Canelo eligió a Kovalev?

Los análisis en torno a porqué Canelo y sus representantes se inclinaron por Kovalev tienen diversas aristas. No es descartable que más allá del interés del azteca en conquistar el cuarto título en divisiones diferentes (antes súperwelter, mediano y súpermediano), los chequeos a los más recientes enfrentamientos de Kovalev hayan demostrado que el ruso tiene fisuras en la defensa y será fácil presa de los poderosos ganchos de zurda de Canelo.

Además, Canelo, con cuatro pulgadas menos en tamaño e igualmente inferior en alcance, buscará mantenerse todo el tiempo en la corta distancia, lo que impedirá a Kovalev desplegar la reconocida potencia de sus puños, debido a que necesita combatir en la media y larga distancias, por la mayor envergadura de sus brazos.

Es evidente, también, que Kovalev a sus 36 años, presenta las mayores debilidades entre los cuatro monarcas de las 175 libras,  para que Canelo pueda salir con el brazo en alto. Sería mucho más arriesgado para el astro de Guadalajara cruzar guantes con el doble monarca Beterbiev, o ante el invicto kirguizio Dmitry Bivol (16-0-0, 11 KOs), campeón del Consejo Mundial (CMB).

Aunque para Kovalev es una oportunidad única de obtener excelentes ingresos por la confrontación, resulta cuando menos sospechoso, que si cae vencido por Canelo, tendrá asegurada otras dos peleas con transmisión televisiva con la plataforma digital DAZN, que lo firmó por tres pleitos. Es obvio que con el supuesto fracaso, el interés por ver nuevamente Kovalev sin la corona, sería ínfimo, salvo que haga una pelea espectacular y sea perjudicado por los jueces, un riesgo inminente cuando se combate frente a Canelo en Las Vegas.

Convertido en la imagen actual del boxeo, A Canelo lo llaman en sentido figurado “la gallina de los huevos dorados”, por los extraordinarios ingresos que generan sus combates, con impacto directo en Golden Boy Promotions y en DAZN. Y sería ingenuo pensar que ambas entidades lo expondrían ante algún oponente con elevadas posibilidades de vencerlo.

Facebook Comments