En un combate extremadamente exigente para ambos peleadores, el mexicano Elwin Soto se impuso unánime al filipino Edward Heno, el 24 de octubre, en al Fantasy Springs Casino, de Indio, California, donde el azteca retuvo por primera ocasión la faja minimosca de la Organización Mundial (OMB).

“La Pulga” Soto (16-1-0, 11 KOs) tuvo que reponerse de una caída en el tercer asalto para llevarse la victoria por cerrado margen. Al final del pleito, los jueces Max DeLuca y Patrick Morley votaron 115-112 y Zachary Young 114-113 por el monarca, quien mostró excelente preparación física y mucha determinación frente a un adversario de guardia zurda, que basó su plan táctico combatir desde la larga distancia, utilizar con frecuencia el jab de derecha y desplazarse para evitar las arremetidas del mexicano.

Después de tomar ligera ventaja en los dos primeros episodios, apoyado en un mayor volumen de impactos, Heno durante un violento intercambio, obligó a Soto a tocar ligeramente la lona en la siguiente fracción, cuando el azteca tenía mal colocada sus piernas y recibió una derecha a la cabeza, que obligó al árbitro Jerry Cantú a ofrecerle cuanta protectora.

La esquina del nacido en San Felipe, Baja California, reclamó que no hubo ningún puñetazo limpio por parte de Heno, sino que el derribo fue resultado de un tropiezo de ambos púgiles. Pero el tercer hombre del ring mantuvo inalterable su decisión. 

Para el cuarto episodio, Soto, de 22 años, salió como un bólido en buscar de su rival, en un intento por emparejar las acciones en la puntuación de los oficiales. Por momentos, el combate se desarrolló en la corta distancia, lo que favoreció al campeón mundial, que lanzó mortíferos derechazos y también ganchos de zurda a la anatomía del tagalo, sin que éste interrumpiera la frecuencia de sus puños.

Con repetidos golpes de poder, Soto encabezó la ofensiva en el quinto, pero Heno, de 27 años, respondió igualmente con sólidos impactos que hicieron daño en el dueño de la faja de las 108 libras. A la altura del séptimo round, sobre la boca del asiático apareció un corte, consecuencia de una derecha de la Pulga. La herida, sin embargo, no tuvo mayores consecuencias.

Los tres asaltos finales, incluidos los dos de cierre, resultaron intensos para ambos contendientes, con ligera superioridad para Soto, lo que le permitió asegurar el triunfo ante un oponente que no dio tregua durante su primera visita a Estados Unidos y la cuarta fuera de Filipinas, otras tres en Japón.

El asentado en la localidad de Mexicali, Baja California, se apropió del cetro mundial, al noquear en el asalto del adiós al boricua Angel “Tito” Acosta, el 21 de junio de este año, también en el Fantasy Springs y Casino de Indio, California, donde ahora doblegó al filipino Heno.

Muy polémico resultó el triunfo de Soto versus Acosta, quien besó la lona en el tercer asalto, pero dominó la mayoría de los rounds hasta el duodécimo, cuando sufrió un nuevo derribo y el réferi Tomás Taylor consideró que estaba en malas condiciones y otorgó la victoria al azteca.

Inconforme con la apreciación de Taylor -al igual que su promotor y coterráneo Miguel “Junito” Cotto-, Acosta solicitó la revancha, pero la OMB colocó a Heno como retador obligatorio de Soto. Y como no se materializó su deseo de cruzar guantes nuevamente con Soto, “Tito” Acosta saltó a la división mosca, donde aplicó el cloroformo al tagalo Raymon Tabugon (22-10-1, 11 KOs) en la discusión del cetro Internacional de la OMB, en la pelea de respaldo de la velada que encabezaron Soto-Heno.

Facebook Comments