Mientras el mundillo del boxeo se encuentra dividido en cuanto al posible vencedor en uno de los combates más relevantes del año, el estadounidense James Walter McGirt, entrenador del ruso Sergey Kovalev, asegura que no alberga la menor duda del triunfo de su discípulo, cuando rivalice con el astro mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, quien será retador de la corona semipesada de la Organización Mundial (OMB), el 2 de noviembre, en el MGM Grand, de Las Vegas, con transmisión exclusiva por la plataforma digital DAZN.

Elegido al Salón de la Fama del Boxeo Internacional este mismo año, “Buddy” McGirt, de 55 años, conoce perfectamente que sus palabras lo colocan en un pantano de arena movediza, pues si bien le debe un incondicional respaldo al europeo, su prestigio como técnico también estará sometido a prueba en el lujoso hotel de la Ciudad del Pecado.

“A mí me gusta Canelo, creo que es un buen peleador y su entrenador ha hecho muchas cosas buenas con él, pero, ¿dime a quién ha vencido?”, dijo McGirt, doble ex campeón mundial, al diario Los Angeles Times, en su versión en español. “Lo respeto por tomar este reto, pero creo que eligieron al tipo equivocado”.

Desde su campamento en Oxnard, California, McGirt precisó que Canelo no se ha enfrentado a grandes púgiles, con excepción de Floyd Mayweather Jr, que lo derrotó por escandaloso y controvertido fallo mayoritario (debió ser unánime por la evidente superioridad del norteño), el 14 de septiembre de 2013, cuando disputaban las fajas súperwelter del Consejo Mundial (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB), en la misma instalación donde ahora chocará con Kovalev.

En el análisis de McGirt, el kazajo Gennady “GGG” Golovkin y el zurdo cubano Erislandy “El Sueño Americano” Lara son de buen nivel, pero no para ser considerados “grandes boxeadores”. Añadió que el puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto en 2015 ya se encontraba en el declive de su brillante carrera y de ahí el triunfo unánime del pelirrojo azteca.

“Cuando digo ´gran boxeador´, estoy refiriéndome a tipos de la calidad de Ray “Sugar” Leonard y “Sugar” Ray Robinson”, puntualizó McGirt, quien tras su retiro como boxeador en 1997, ha ofrecido sus conocimientos, además de a Kovalev, a figuras como Arturo Gatti, Antonio Tarver y Paulie Malignaggifue, entre otros, y fue elegido Entrenador del Año cinco años más tarde, por la Asociación de Escritores de Boxeo de América.

Sobre el duelo ante Canelo Alvarez en Las Vegas, donde han ocurrido fallos controvertidos e injustos, favorables al peleador azteca, McGirt expresó que “no me preocupa eso (una decisión errónea de los oficiales), porque el mundo estará observando lo que sucederá y si nos roban, entonces, ¿adivina qué=, pues habrá revancha. Pero puedo decir que vamos a ganar y no tan en forma tan difícil como algunos piensan”.

McGirt se unió a Kovalev después del fracaso del ruso por nocaut en siete episodios ante el colombiano radicado en Montreal Eleider “La Tormenta” Alvarez, el 4 de agosto de 2018, donde el sudamericano se adueñó de la faja vacante de la Organización Mundial (OMB).

En la revancha, efectuada el 2 de febrero de este año en Frisco, Texas, y ya bajo las órdenes de McGirt, “El Triturador” Kovalev se impuso inobjetablemente por unanimidad a Alvarez. Dos jueces votaron 116-112 y el otro 120-108. Con el triunfo, el nacido en Kopeysk y asentado desde hace años en Estados Unidos, recuperó la faja semipesada de la OMB.

“Ahora Buddy me enseña todo, pero hubo un tiempo en que perdí el control del entrenamiento”, dijo Kovalev. “Cuando caí ante Eleider Alvarez, tuvo que utilizar toda mi experiencia de amateur. No tuve un buen entrenador (estaba bajo la tutela de Abror Turunpulatov) durante la preparación. Nadie me controló. Nadie me dio instrucciones e hice todo por mí mismo”.

Al referirse al pleito con Canelo, Kovalev explicó que como actual dueño de la faja de las 175 libras, la mayor presión recae sobre él, en tanto el mexicano en su condición de retador tiene menos que perder, aunque es comprensible que intentará hacer historia con el cuarto título en divisiones diferentes, después de ostentar el súperwelter, el mediano y el súpermediano.

Aunque existe el criterio de que Canelo buscó el enfrentamiento contra Kovalev al considerar que el monarca está en un franco descenso y por otro lado es muy vulnerable a los golpes en las zonas blandas, Kovalev preguntó: “¿Por qué la gente insiste en que tengo problemas con los impactos al cuerpo? ¿De dónde salen esas opiniones?. Cuando Andre Ward me derrotó (por nocaut técnico en el séptimo asalto en junio de 2017), se debió a un golpe bajo. Lo dije después de la pelea. Nunca he tenido problemas al recibir golpes al cuerpo”.

Kovalev, quien mide cuatro pulgadas más de estatura que Canelo, reconoció que el pelirrojo azteca es uno de los mejores libra por libra en el boxeo “Sé que no echa para atrás y yo tampoco lo hago. Será algo bueno para los fanáticos. Será un gran día para el boxeo el 2 de noviembre”.

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Kovalev noqueó al inglés Anthony “La Bestia del Este” Yarde en el undécimo round, el 24 de agosto, en Chelyabinsk, Rusia, donde hizo la primera defensa de la corona semipesada de la Organización Mundial (OMB).

Pero aunque finalmente se impuso a Yarde, Kovalev recibió excesivo castigo del retador británico en el octavo asalto, lo que provocó una violenta reacción del entrenador Buddy McGirt, quien le advirtió al ruso que si continuaba recibiendo esa andanada de golpes tiraría la toalla en señal de rendición. La respuesta no se hizo esperar y a partir de ahí Kovalev derribó a Yarde en el décimo y un round después obligó al árbitro Luis Pabón a detener lo que se había convertido en una masacre, pues el británico estaba muy cansado y prácticamente sin defensa.

Facebook Comments