El dinero mueve montañas. Aunque manida, la frase tiene ahora una connotación actual tras anunciarse hace pocas horas el duelo entre el boxeador inglés Tyson Fury y el especialista en Artes Marciales Mixtas, el estadounidense Braun Strowman, quienes chocarán el 31 de octubre, en Arabia Saudita, en el evento nombrado “La Joya de la Corona”, de la compañía Entretenimiento de Lucha Mundial (World Wrestling Entertainment, en inglés).

Sorprendidos quedaron muchos fanáticos al conocer la noticia, pues “El Rey Gitano” (29-0-1, 20 KOs) tiene previsto un duelo revancha frente al también estadounidense Deontay Wilder (41-0-1, 40 KOs) en febrero de 2020, después que el enfrentamiento anterior quedó en empate, el 1 de diciembre del pasado año, en el Staples Center, de Los Angeles, California, donde el local hizo la octava defensa de la faja pesada del Consejo Mundial (CMB).
La pelea, que promete mucho de espectáculo circense y poco en el plano deportivo, se firmó gracias a los cerca de $ 15 millones que ofrecieron a Fury por aceptar el reto en esta disciplina, que es considerada la de mayor contacto físico, pues se permiten los golpes con las manos, los codos, los pies y las rodillas, además de aceptar los agarres y los derribos.

En síntesis, las Artes Marciales Mixtas (MMA, en inglés) aceptan movimientos y acciones de boxeo, kárate, taekwondo, bickboxing, judo y lucha libre, cuyos orígenes, según algunos conocedores del tema, se remontan a los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia, aunque la versión moderna aparece en competencias que se efectuaron en Estados Unidos, Brasil, Japón y algunos países europeos, durante el Siglo XX.

Con el propósito de despejar las preocupaciones por su debut en este complejo deporte y ante un rival que sobrepasa las 380 libras, Fury explicó con una tranquilidad pasmosa: “He estado entrenando en las instalaciones de la WWE en Orlando (Florida). Se suponía que debía estar descansando mientras me recuperaba de la lesión en el ojo, pero estoy emocionado de pensar en este combate frente a Braun”.

Asimismo, Fury, de 31 años, explicó que sin dudas la pelea contra Wilder “es la más grande en el boxeo, pero ahora no estoy pensando en eso, Simplemente estoy disfrutando de mi vida y concentrándome en la WWE”.

No obstante, Fury, de 6´9 pies y con un contrato de $ 100 millones por cinco peleas con ESPN, debía estar preocupado si el combate frente a Strowman no es una pantomima televisiva, pues podría sufrir una lesión en el rostro, como ocurrió versus el zurdo alemán Otto Walin, el 14 de septiembre, en Las Vegas, que requirió 47 puntos de sutura en el párpado del ojo derecho, y obligaría a posponer el pleito contra Wilder, en principio señalado el 22 de febrero próximo.

Con tan poco tiempo para sanar la herida, el riesgo que corre Fury de sufrir un nuevo trauma en el rostro, tiene preocupado a su promotor Frank Warren, ya que una cortadura de consideración obligaría a retrasar el añorado encuentro ante Wilder: “No estoy a favor de esto, que pone en peligro la pelea de Wilder. Pero (Fury) es un hombre adulto que toma sus propias decisiones. Espero que sea más un espectáculo que una pelea real”.

Wilder, quien tiene una defensa voluntaria ante el cubano Luis “King Kong” Ortíz, el 23 de noviembre, en la sala Grand, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, criticó a Fury por involucrarse en el combate contra Strowman.

“Al principio pensé que era algo gracioso como el otro luchador (Strowman) le dijo que lo dejaría boca arriba mirando hacia las luces tal como lo hizo Deontay Wilder. Pero después observé que era ridículo que Tyson Fury se describiera a sí mismo como campeón de peso pesado ´lineal´del mundo. Y le digo: Tyson, no eres campeón de nada, solo estás entre los 10 mejores. Deja ya esa tontería”.

BRAUN STROWMAN, EL MONSTRUO IMPARABLE
Aunque compite como Braun Strowman y bajo el apodo de “El Monstruo entre los Hombres”, su verdadero nombre es Adam Joseph Scherr. Nació el 6 de septiembre de 1983, en la pequeña ciudad de Sherrills Ford, Carolina del Norte, y además de atleta que realiza exhibiciones de fuerza, igualmente es luchador profesional en la marca SmackDown.

En la lista de resultados aparece que Strowman fue ganador del llamado Dinero en el Banco (Money in the Bank) y el Mayor del Rugido Real (Greatest Royal Rumble), ambos en 2018. También ha sido campeón en parejas junto a Nicholas y Seth Rollins. Ha encabezado muchos eventos de pago por evento, incluido el SummerSlam y Survivor Series, ambas en 2017.

Strowman, quien mide 6 pies y ocho pulgadas, y pesa más de 380 libras, posee el récord del mayor número de eliminados en el torneo conocido como Cámara de Eliminación (Elimination Chamber), con cinco, y de 13 triunfos en el Rugido Real (Royal Rumble). Comparte la cima, con cuatro, en las denominadas Series de Sobrevivientes (Survivor Series).

“Sé que eres un gran deportista, pero también que tienes uno de los egos más grandes que he visto en mi vida”, dijo Strowman a Fury en un encuentro promocional. “Puedes decir lo que quieras, pero estás entrando en mi mundo y voy a golpearte para que sufras tu primera derrota. Quedarás acostado boca arriba mirando las luces. Y no habrá cuenta del árbitro como la vez que luchaste contra Wilder”.

Facebook Comments