A escasas tres semanas de su duelo con el ruso Sergey Kovalev, monarca semipesado de la Organización Mundial (OMB), el retador mexicano Saúl Alvarez ofreció una conferencia de prensa telefónica internacional, en la que despejó muchas de las dudas que envuelven su decisión de saltar dos divisiones y enfrentar a uno de los mejores púgiles de las 175 libras.

“El Triturador” Kovalev (34-3-1, 29 KOs) y Saúl “Canelo” Alvarez (52-1-2, 35 KOs) chocarán el 2 de noviembre, en la Garden Arena, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el europeo expondrá por segunda ocasión la corona que recuperó en febrero pasado, después de perderla por sorpresivo nocaut seis meses antes, contra el colombiano Eleider “La Tormenta” Alvarez.

En la conversación con los periodistas, el pelirrojo mexicano, de 29 años, resaltó las virtudes y deficiencias de Kovalev, el plan específico que utilizará en el combate, la diferencia en la preparación en relación con peleas de categorías inferiores y la negativa a efectuar un tercer pleito versus Gennady Golovkin, entre otros aspectos, aunque no definió en que división peleará tras este trascendental enfrentamiento en las 175 libras.

“Kovalev es uno de los mejores de su división y la verdad que representa un gran reto para mí y es lo que quiero para mi carrera”, dijo Alvarez a una interrogante de los medios. “Tengo las habilidades y la experiencia y obviamente hemos visto cosas para ganar, pero arriba del ring nunca se sabe. Vamos a utilizar todo lo que tenemos a nuestro alcance para llevarnos la victoria, porque hemos aprendido a ganar”.

Alvarez comentó sobre el apreciable descenso en el rendimiento de Kovalev, principalmente la pobre asimilación a los golpes en el cuerpo en los combates frente a Eleider Alvarez y al inglés Anthony “La Bestia del Este” Yarde, al que noqueó en el undécimo asalto, después de recibir bastante castigo en los episodios previos, en agosto último.

Reconocido por la fortaleza de su gancho de izquierda, Alvarez expresó que ese golpe es uno de los más efectivos en el boxeo y que será su arma letal cuando rivalice ante Kovalev, quien ha exhibido debilidad cuando ha sido impactado en su anatomía. “Voy a tratar de penetrar todo el tiempo con los golpes al cuerpo”, señaló Canelo, sin precisar más detalles.

Ídolo de taquilla y reconocido como “campeón franquicia” del Consejo Mundial (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB) en las 160 libras, Álvarez viene de doblegar por fallo unánime al estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, el 4 de mayo, en la T-Mobile Arena, de La Ciudad del Pecado, donde efectuó la quinta de sus últimas seis peleas y la segunda bajo la plataforma DAZN.

Señaló que es consciente del riesgo que afronta al subir par de divisiones y frente a un oponente que lo aventaja en cuatro pulgadas de estatura y está acostumbrado a combatir en la categoría, pero dijo que cree plenamente en sus habilidades y tiene la convicción y las herramientas para arrebatar el título a Kovalev.

El nacido en Guadalajara, Jalisco, enfatizó que buscar la pelea contra Kovalev no fue una decisión que se tomó a la ligera, sino el resultado de muchas conversaciones y análisis con los integrantes de su equipo, principalmente con Eddy Reynoso, el máximo estratega de su carrera. “Sabemos que es un gran riesgo que estamos tomando, pero no tengo limites, deseo hacer historia y dejar un gran legado en el boxeo”.

En octubre pasado, Canelo firmó un contrato por $ 365 millones, por cinco años y cinco peleas, con la plataforma digital DAZN, cuyo primer enfrentamiento, en las 168 libras, fue con el inglés Michael “Rocky” Fielding, al venció el 15 de diciembre, en el histórico Madison Square Garden (MSG), de Nueva York. Aunque su rival lo aventajaba en alcance y estatura, Álvarez anestesió en el tercer episodio al británico y le arrebató la faja de la Asociación Mundial (AMB), que defendía por primera ocasión.

Cuando un periodista le preguntó sobre una posible tercera pelea contra el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, Álvarez rechazó que estuviera en sus planes inmediatos: “(Golovkin) no representa nada para mí ahorita. Viene de pelear con nadie (se impuso unánime al ucraniano Sergiy Derevyanchenko, el 5 de octubre, en el Madison Square Garden, de Nueva York). No representa ningún reto para mí y ya le gané en dos peleas”.

No es exacto, que el azteca haya ganado las dos reyertas. Canelo y Golovkin concluyeron en empate el primer combate, disputado el 16 de septiembre de 2017. El azteca se llevó el triunfo mayoritario ocho meses más tarde, el 5 de mayo, ambos en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Sobre el más reciente pleito de Golovkin, Canelo enfatizó que “Derevyanchenko ganó la pelea. Todos vimos y es innecesario decir que lució lento y pienso que les mostré a todos como dañarlo, pegándole al cuerpo. Eso fue lo que hizo Derevyanchenko”.

A pesar del interés generalizado en que vuelvan a verse las caras sobre el ring, Canelo recalcó que “solo veo a Golovkin como un posible buen negocio. Y si ellos (el grupo del kazajo) me hace una gran oferta, puede ser que se efectúe la tercera pelea. Pero para mí (desde el punto de vista boxístico) él no representa ningún reto”.

Monarca en tres divisiones, súperwelter, mediana y súpermediana, Canelo afirmó que está concentrado al ciento por ciento en el combate ante Kovalev y por el momento no tiene definido en que categoría continuará en el futuro. “Después de este pleito y de acuerdo con los resultados, veremos que sigue”.

Facebook Comments