Después de nueve años de trayectoria profesional, el dominicano Lenin Castillo considera que está en condiciones de vencer al invicto ruso Dmitry Bivol y dar el salto definitivo a la élite de la división semipesada. Pero ante el europeo, monarca de la Asociación Mundial (AMB), Castillo tendrá que efectuar una sólida demostración para cumplir su objetivo de instalarse en las Grandes Ligas de las 175 libras.

Aunque el pasado mes de agosto, Castillo (20-2-1, 15 KOs) no aparecía entre los 15 primeros de la clasificación y por ende estaba excluido de luchar por una corona mundial, sorpresivamente apareció en ese lugar en el listado del 30 de septiembre. Entonces, recibió la oportunidad de enfrentar a Bivol casi por accidente, pues los otros contendientes con mejor ubicación hicieron caso omiso de los ofrecimientos del monarca, alegaron lesiones, ya tenían planes inmediatos, o expresaron que tenían acuerdos contractuales con otros púgiles.

 De cualquier forma, el nacido en Santo Domingo, la capital dominicana, chocará con Bivol (16-0-0, 11 KOs) el 12 de octubre, en la Wintrust Arena, de Chicago, Illinois, donde está señalado el debut en la división pesada, del astro Oleksandr Usyk (16-0-0, 12 KOs),  todavía sin un adversario definido, después que el surinamés Tyrone “El Hombre del Ring (14-0-0, 13 KOs) diera positivo a clomifeno, un medicamente prohibido en el boxeo, que se utiliza para propiciar la fertilidad en las mujeres que no ovulan, pero igualmente incrementa los niveles de testosterona en los hombres.

Reconocido como un púgil de fuerte pegada, Castillo, de 31 años, suma dos triunfos consecutivos, tras sucumbir unánime ante el zurdo estadounidense y ex titular interino de la AMB, Marcus “El Señor” Browne, el 4 de agosto del pasado año, en Uniondale, Nueva York.

“(La pelea contra Bivol) es un sueño hecho realidad”, dijo Castillo telefónicamente desde Canadá a un diario dominicano. “Mi manager me llamó para decirme que habían ofrecido esta pelea y sentimos que es una gran oportunidad pelear por una corona mundial, algo que no se presenta todos los días. Decimos tomar la pelea para luchar por ese título”.

En su más reciente combate, Castillo se impuso por abandono en el sexto asalto al venezolano Reinaldo González, el 16 de marzo pasado, en Santo Domingo, donde el local hizo la primera defensa del cinturón Latino de la Organización Mundial (OMB), en los semipesados.

“Él (Bivol) tiene un estilo fuerte, pero siento que lo puedo manejar, hacer una buena pelea y ganarle”, añadió Castillo desde la ciudad canadiense de Montreal, en la que se encuentra haciendo peleas de guanteo con el ruso Artur Beterbiev (14-0-0, 14 KOs), quien expondrá la corona de la Federación Internacional (FIB), en duelo de unificación frente a su coterráneo y también imbatido Oleksandr Gvozdyk (17-0-0, 14 KOs), propietario de la faja del Consejo Mundial (CMB), en pleito señalado el 18 de octubre, en Filadelfia.

Al referirse al estilo de Bivol, el oriundo de Quisqueya precisó que “tiene un estilo mecánico. Uno-dos y paso atrás. Siempre está en esa sintonía. No tiene variedad de golpes, ni es el mejor de la división, según mi criterio. Tal vez sus manejadores piensen que la pelea será fácil para él, pero cuando estemos sobre el ring, veremos lo pase. Me veo ganándole, pues de lo contrario no habría aceptado la pelea”.

Castillo afirmó que se siente muy feliz por ser campeón latino, pero como le ocurre a todo boxeador, él también desea el máximo título. Precisó que su carrera fue lenta al principio y con pocas oportunidades, pero ahora está en una compañía que ha manejado bien sus combates. “Ya entré en los rankings, me han dado buenas peleas y eso antes no lo tenía”, argumentó.

BIVOL, UN HUESO DURO DE ROER

Nacido en la ciudad de Kirguistán, antes perteneciente a la desaparecida Unión Soviética y ahora república independiente, Bivol hará ante Castillo la sexta defensa de la faja de la AMB. Viene de imponerse por unanimidad al estadounidense Joe Smith,  el  9 de marzo, en el Turning Stone Resorte, de Verona, Nueva York.

Tras varias semanas de incertidumbre por no encontrar oponente, Bivol dijo en un comunicado que se sentía muy feliz porque el dominicano y sus representantes habían aceptado la oferta para pelear el 12 de octubre. “Castillo es un buen adversario. Tuvo una buena pelea con Marcus Browne. Espero que podamos tener una actuación emocionante para los fanáticos.

Por su parte, el ruso Vadim Kornilov, quien forma parte del equipo de gestión de Bivol, expresó que Castillo resultó como una tabla salvadora para que su compatriota se pueda mantener activo. “Revisamos numerosas opciones y muchas de ellas no querían pelear contra Dmitry, tenían otras razones, estaban lesionados o algo así. Así que no había absolutamente nadie disponible”.

Bivol insistió en que le hubiera gustado unificar con Beterbiev, Gvozdyk o Sergey Kovalev (monarca de la Organización Mundial), pero los tres tienen peleas señaladas en el calendario. Los dos primeros chocarán entre sí, mientras este último se las verá con el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, el 2 de noviembre, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

“Comprendo la situación, pero lo principal es que tengo que estar en buena forma y practicar, practicar y practicar más”, aseguró Bivol al concluir una sesión de entrenamiento, en Lakewood, California. “Entiendo que los otros están ocupados y espero conseguir una pelea mucho mejor el próximo año. Así que ahora mi objetivo es derrotar a Castillo y después veremos”.

Facebook Comments