Son solo suposiciones, porque no existe nada escrito en los contratos previos, pero tomaron fuerza de aires huracanados la posible revancha entre el kazajo Gennady Golovkin y el ucraniano Sergiy Derevyanchenko, casi de inmediato de concluir el espectacular combate que ambos efectuaron el 5 de octubre, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde estuvo en juego el máximo cinturón mediano de la Federación Internacional (FIB).

La permanente y épica batalla, que seguro obtendrá una nominación para estar entre las mejores del año, concluyó con el triunfo unánime de “GGG” Golovkin (40-1-1, 35 KOs) sobre “El Técnico” Derevyanchenko (13-2-0, 10 KOs), quien a pesar de sufrir la segunda derrota en su carrera profesional, ganó en prestigio por el excelente desenvolvimiento que tuvo a lo largo de los 12 asaltos.

Con el éxito, Golovkin reconquistó la faja vacante de la FIB, que ha deambulado por diferentes dueños en los últimos meses y entre sus propietarios se incluyen el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez y el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs.

Pero el alto volumen de impactos del aguerrido Derevyanchenko -asentado desde hace cinco años en la Gran Manzana-, mantuvo en vilo a los miles de fanáticos que asistieron al teatro Hulu, de la Meca del Boxeo, donde por momentos parecía que se llevaría la victoria de una forma espectacular.

Al darse a conocer la votación unánime, de 114-113 y par de 115-112, el público expresó su protesta por el fallo de los oficiales con gritos y silbidos que se extendieron un buen rato. No resultó un burdo robo a la labor de Derevyanchenko, que a pesar de la lesión en su ojo derecho, luchó como un verdadero guerrero y pudo ser el ganador, pues las acciones resultaron intensas y muy parejas.

Las estadísticas de la compañía CompuBox reflejan lo nivelado que fue el pleito. Golovkin impactó 243 veces en la anatomía de su rival, desglosados en 107 jabs y 136 golpes de poder, en tanto Derevyanchenko se anotó 230 golpes, 47 jabs y 183 de los de mayor fuerza.

Derevyanchenko, quien tuvo una caída por un recto de derecha a la cabeza en el primer asalto y después en el siguiente sufrió un peligroso corte en el párpado del ojo derecho, mostró que tiene habilidades, enorme resistencia, además de mucho valor y es un adversario muy difícil en esta división de 160 libras.

El propio Golovkin, que ya muestra síntomas por el paso de los años, reconoció que fue “una dura pelea” y que su campo de entrenamiento tuvo lagunas: “Necesito fortalecerme más, ser un poco más serio, trabajar duro. Necesito un poco más de concentración”, comentarios que igualmente pueden significar una velada crítica a su nuevo entrenador Jonathon Banks, ex campeón mundial de peso crucero, después de permanecer varios años asesorado por el mexicano Abel Sánchez.

Con amplia experiencia en combates de alto nivel, Golovkin evidenció, igualmente, que han disminuido sus reflejos y tiempos de reacción, así como aquella potencia demoledora en los puños, que vulneraba la resistencia de los más sólidos oponentes.

Reconociendo el desempeño de su adversario y con justeza Golovkin respondió afirmativamente a la posibilidad de cruzar guantes por segunda vez y en forma inmediata con Derevyanchenko. “¿Revancha? Absolutamente estoy dispuesto”, afirmó Golovkin con total convicción. “Sin dudas sería otra gran pelea por (la plataforma digital) DAZN, por la gente y por supuesto que estoy listo. Soy un boxeador y estoy listo para cualquier cosa”.

Ya con 37 años, “Triple” Golovkin hizo recientemente un acuerdo con DAZN por $ 100 millones, 3 años y 6 peleas. En su primer compromiso con esa plataforma digital anestesió en el cuarto asalto al canadiense Steve Rolls, el 8 de junio, en el mismo Madison Square Garden.

Eddie Hearn, promotor de Golovkin, también resaltó la labor del ucraniano: “Hay que darle mucho crédito a Derevyanchenko, porque hizo una gran pelea, quizás la mejor de su vida. Gennady no estuvo en su mejor momento, tenía problemas físicos y síntomas de gripe, pero no hay excusas. Decidió subirse al ring y enfrentar a un boxeador que lo dio todo por la victoria”.

DEREVYANCHENKO: “ME GUSTARIA LA REVANCHA”

Después de su formidable actuación, que le valió el reconocimiento unánime, Derevyanchenko señaló que la caída del primer asalto no le preocupó en absoluto, pero el corte en el párpado sí fue un gran obstáculo que le restó visión durante todo el pleito, pues constantemente tenía el ojo derecho cubierto de sangre.

“La herida cambió la pelea”, afirmó Derevyanchenko, momentos antes de ser trasladado a un hospital (al igual que Golovkin). Me impedía ver a veces. Pero no hay excusas, el ganó y yo hice el mayor esfuerzo. Por supuesto quisiera la revancha. Y estoy listo”.

Algunas fuentes señalan que si la revancha contra Golovkin no se concreta, Derevyanchenko podría ir en busca del invicto gemelo estadounidense Jermall “El Sicario” Charlo (29-0-0, 21 KOs), dueño de la faja mediana del Consejo Mundial (CMB).

Facebook Comments