Ni los pronósticos, ni las apuestas están del lado de la croata Ivana Habazin. Pero ella está convencida que puede derrotar a la multimonarca estadounidense Claressa Shields, a la que enfrentará el 5 de octubre, en Flint, Michigan, donde disputarán las fajas vacantes súperwelter de la Organización Mundial (OMB) y del Consejo Mundial (CMB), junto a la Diamante de esta última organización.

El combate Shields-Habasin estaba señalado en principio para el 17 de agosto, pero unos días antes Dmitriy Salita, promotor de la norteña, informó que su representada había sufrido una lesión en la rodilla durante los entrenamientos, por lo que debía posponerse el combate contra Habazin.

Junto a su elevado optimismo, Habazin (20-3-0, 7 KOs) también sonríe, cuando le recuerdan que Shields (9-0-0, 2 KOs) tendrá a todo el público su favor, pues el pleito se efectuará en la ciudad donde nació la norteña y es un verdadero ídolo. “Soy consciente de todos los factores adversos, pero hice la mejor preparación de mi vida y estoy segura que puedo y voy a noquear a Shields”, dijo Habazin durante una conferencia telefónica con periodistas. “Ese es mi objetivo porque no confío en las tarjetas de puntuación de los jueces, porque los fanáticos muchas veces influyen en las boletas de los oficiales”.

Para Habazin el choque contra Shields será su primera presentación en el continente americano. Viene de doblegar por unanimidad a la veterana húngara Eva Bajic, el 8 de diciembre pasado, en Zagreb, la capital Croacia. El triunfo, que significó el regreso de la croata a la categoría súperwelter, no tuvo gran mérito para la ganadora, pues Bajic sumaba cinco reveses en línea.

Habazin, de 29 años, es monarca mediana de la menos reconocida Organización Internacional (OIB), cinturón que obtuvo al aplicar el cloroformo a la georgiana Elene Sikmashvili, en marzo de 2018, en Viena, capital de Austria. Su anterior revés se lo infligió la sueca Mikaela “El Destino” Lauren, en abril de 2016, en Estacolmo, Suecia, donde la local retuvo la faja súperwelter del CMB, por nocaut técnico en el tercer asalto.

“Este campamento de cuatro meses fue el más largo de mi carrera”, expresó Habazin durante un encuentro con los periodistas en la sede del combate. “Estoy lista para una pelea difícil y haré todo por ganar, porque con ese resultado cambiará toda mi vida. Ahora solo debo concentrarme en el trabajo que realizaré en el cuadrilátero, ya que los sueños y la realidad son bien distintos. Estoy aquí para dar el ciento por ciento de mi misma. No vine a jugar sino a conquistar esos títulos”.

Sobre la lesión de su rival que obligó a posponer la pelea, Habazin señaló que ella personalmente también ha pasado por esos momentos difíciles, por lo que no tiene duda que Shields alejará esa preocupación de su mente, incluso si siente molestias, porque es una luchadora que sube al cuadrilátero a combatir por encima de todo.

Shields, de 24 años, es titular de las 160 libras, correspondiente a los cuatro organismos más reconocidos: el Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB), la Organización Mundial (OMB) y la Federación Internacional (FIB), e igualmente ganó las coronas de la OMB y la FIB en el peso superior de 168 libras.

De salir victoriosa, Shields se convertirá en el primer púgil (hombre o mujer), en poseer tres títulos del orbe con mayor rapidez en la historia. El récord actual está en manos del ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs), quien conquistó el tercer fajín, al noquear en el décimo asalto al venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares, el 12 de mayo del pasado año, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el europeo se adueñó del cetro ligero de la Asociación Mundial (AMB) en su duodécimo combate profesional

“Quiero demostrarles a todos que soy una gran boxeadora y que puedo derribar el récord de Vasyl Lomachenko”, dijo Shields durante un entrenamiento público en el famoso gimnasio “5th Street Gym”, de Miami Beach, donde a comienzo de los años 60 dio sus primeros pasos Muhammed Alí bajo las órdenes de Angelo Dundee. “Además, a diferencia de Lomachenko, estoy retrocediendo de peso, donde hay mejores desafíos para mí”.

En respuesta a declaraciones de su oponente, Shields dijo que “me llamó gorda e insiste en que me noqueará. Pero solo está buscando la atención de los medios. Respeto que ella piense así, pero tengo una barbilla infernal y no es posible noquearme. Es cierto que (la costarricense) Hanna Gabriels me tumbó, pero se debió a que me encontraba fuera de balance”.

Refirió durante una jornada de entrenamiento, que la europea tiene una buena trayectoria, pero “he estado peleando durante 13 años y nunca he perdido ni una sola vez. Realicé un gran entrenamiento durante nueve semanas para una pelea difícil. Pero estoy lista para ganar por nocaut. Ahora en las 154 libras soy más rápida. Puedo lanzar golpes y aterrizarlos desde cualquier ángulo. Esta división es muy beneficiosa para mi cuerpo”.

En su anterior combate, Shields se impuso unánime a la entonces invicta kazaja, radicada en Alemania, Christina Hammer (24-1-0, 11 KOs), que poseía el cinturón de la OMB en la categoría mediana. El duelo se efectuó en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey.

Shields expresó que se encontraba muy emocionada por combatir en Flint, su ciudad natal, donde espera tener una gran actuación para “hacer sonreir a la gente. Estoy muy feliz de traer esa pelea a casa, ahora que estoy en la cima. Y definitivamente voy a buscar el nocaut contra Habazin. Si lo consigo de manera espectacular, eso ayudará a impulsar mi carrera y me permitirá enfrentar a otras grandes rivales y tener mayores ganancias”.

Facebook Comments