Errol Spence Jr. y Shawn Porter, los dos estadounidenses, pasaron la prueba con notas sobresalientes. Y el público disfrutó de principio a fin el 28 de septiembre en el Staples Center, de Los Angeles, en pleito transmitido por el sistema de pague-por-ver (PPV). El trabajo más difícil fue para los jueces después de una batalla electrizante durante los 12 asaltos. Dos de los oficiales se inclinaron por “La Verdad” Truth con boletas de 116-112, en tanto el otro otorgó su respaldo a “Showtime” Porter con puntuación de 115-112.

El cerrado triunfo le permite a Spence Jr. (26-0-0, 21 KOs) tener en su poder las coronas welter de la Federación Internacional (FIB), que expuso por cuarta ocasión, con la del Consejo Mundial (CMB), que Porter (30-3-1, 17 KOs) sometía a prueba por segunda vez. Resultó una pelea épica, que evidenció permanentes ansías de salir con el brazo en alto por los dos contendientes, excelente preparación de ambos y de seguro la ubicará entre las mejores de este año.

Aunque sufrió su tercer fracaso en las filas profesionales, Porter, de 31 años, ratificó que tiene mandíbula de acero y resistencia granítica. Ni ahora ni antes nadie ha podido doblegarlo por la vía del cloroformo. Además, echó por tierra el enorme favoritismo (10-1) que las casas de apuesta otorgaban a su oponente. Spence Jr., por su parte, salió de su zona de confort, no aprovechó su mayor alcance y estatura, para insertarse en un arriesgado plan táctico -pelear la mayor parte del tiempo intercambiando- que pudo conducirlo al revés, frente a un adversario muy fuerte y difícil de superar en el combate interior. Las estadísticas recogidas por la compañía CompuBox favorecen al ganador: Spence Jr. conectó 49 golpes más que su oponente (221 por 172), e igualmente lo aventajó en los de poder (184 por 142).

Después de constantes intercambios casi desde el comienzo, con superioridad momentánea para uno y otro en diferentes asaltos, seguramente la balanza se inclinó para el zurdo Spence Jr. cuando le propinó una caída a Porter en el undécimo. A Inicios de la fracción, Porter perdió el equilibrio con un impacto de derecha de su adversario, pero recuperó el balance y continuó en la refriega dando lo mejor de sí. Ya en el tercer minuto, una sólida izquierda de Spence Jr. aterrizó en el mentón de Porter, justamente cuando éste soltaba su mano derecha, y lo envió a la lona. Tras el conteo del árbitro Jack Reiss, el victimario intentó acabar las acciones, pero la víctima regresó completamente recuperada y soltando sólidos y peligrosos bombazos de sus dos puños.

En el asalto del adiós ambos lucharon contra el rigor del cansancio y las exigencias que uno y otro habían impuesto. Conocedores que el combate se encontraba muy cerrado, dieron el extra por inclinar la balanza a su favor. Fueron tres minutos intensos. Continuaron los bombazos fuertes y precisos, sin que ninguno cediera. Llegó el campanazo final y las expectativas por conocer el veredicto del jurado. La tensión aumentó cuando el locutor de la instalación informó el resultado de las dos primeras boletas, una para cada cual. La otra, la decisiva, dio la victoria a Spence Jr.

“Shawn Porter es un peleador rudo e incómodo”, dijo Spence Jr. al concluir el combate, en el que tuvo a su lado a su coterráneo estadounidense y ex campeón mundial Danny “Swifth” Garcia. “No conseguí lo que quería (el nocaut que pronosticó en varias entrevistas). Es un verdadero campeón y me lo hizo muy difícil”.

Previo al combate, Spence Jr. había asegurado que después de la victoria, intentaría unificar con el filipino Manny “PacMan” Pacquiao. “Definitivamente esa es la pelea que deseo. Él es una leyenda y un seguro Salón de la Fama. Ha peleado contra los mejores de mi era y también en el pasado. Y quiero incluir a la mayor brevedad ese combate en mi trayectoria, porque el tiempo de Pacquiao en el boxeo se está acabando”.

“PacMan” Pacquiao (62-7-2, 39 KOs), actual súper campeón welter de la Asociación Mundial (AMB), le rompió el invicto, por decisión dividida, al estadounidense Keith “One Time” Thurman (29-1-0, 22 KOs), el 20 de julio, en la sala Garden, del lujoso hotel y casino Grand Garden, de Las Vegas, donde el tagalo hizo la segunda defensa del título, que arrebató por nocaut técnico en siete episodios al argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, en julio de 2018.

Facebook Comments