El Deontay Wilder vs Luis Ortíz II sigue en el limbo -Menos de dos semanas después de anestesiar en el primer asalto a su coterráneo Dominic “El Problema” Breazeale, el también estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder anunció en las redes sociales que se había pactado la revancha contra el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz, al que había derrotado por la vía del sueño, en marzo de 2018.

El 28 de mayo, Wilder (41-0-1, 40 KOs) escribió en Twitter lo siguiente: ¡Wilder vs Ortíz II Fuego! Y a continuación añadió: “A todos mi fanáticos, quiero anunciar que Luis Ortíz y yo hemos firmado la revancha, con la fecha y lugar que serán anunciados en breve. Todas mis peleas controvertidas vendrán cuanto antes”.

Aunque han transcurridos casi cuatro meses desde que Wilder, campeón mundial pesado del Consejo Mundial (CMB), aseguró que enfrentaría a Ortíz, todavía no existe confirmación oficial del pleito, aunque algunas fuentes señalan el 23 de noviembre como la fecha propuesta, sin una sede definida.

Los dos mastodontes chocaron el 3 de marzo del pasado año, en el Barclays Center, donde el norteño obtuvo el triunfo por nocaut técnico en el décimo asalto, pero el retador estuvo a punto de salir con el brazo en alto en el sexto, cuando pegó potentes golpes con ambos puños, que pusieron en malas condiciones a Wilder, salvado literalmente por la campana. Sin embargo, el zurdo de Camagüey careció del indispensable instinto asesino para rematar. Permitió que su oponente se recuperara al salir para el séptimo round y después pagó por su falta de determinación.

A partir del anuncio de Wilder ha habido mucha tela por donde cortar, porque del resultado depende que el monarca cruce guantes con el inglés Tyson Fury en febrero próximo, aunque cada vez parece más improbable la revancha en esa fecha, tras la sangrienta pelea que el británico ganó unánime frente al sueco Otto Wallin, el 14 de septiembre, cuando horas después fue preciso colocarle 47 puntos de sutura por las dos profundas heridas que presentaba en el ojo derecho. De acuerdo con estimados médicos, Fury necesitará alrededor de cinco meses para recuperarse completamente de las heridas y en ese tiempo no podrá recibir impactos en la zona.

Wilder y Fury se enfrentaron en diciembre último, en un duelo que concluyó empatado, en el Staples Center, de Los Ángeles, California, donde el llamado “Rey Gitano” besó la lona en el 9no y el 12mo asaltos, pero los jueces otorgaron una boleta favorable a cada boxeador y el otro repartió 113 puntos a uno y otro.

Con posterioridad al revés ante Wilder, Ortíz suma tres victorias, la más reciente frente el rumano-alemán Christian Hammer (antes Cristian Ciocan), el 2 de marzo, en el Barclays Center, donde el cubano dominó las acciones todo el tiempo. Dos de los jueces otorgaron boletas de 99-91 y el otro concedió los 10 asaltos a Ortíz (100-90). Ese fue la tercera victoria consecutiva después del descalabro ante Wilder. Las dos anteriores por nocaut en el segundo asalto frente al rumano Razvan Cojanu, en julio de 2018 e igualmente por la vía del cloroformo en el 10mo ante el estadounidense Travis Kauffman, en diciembre pasado, en el Staples Center, de los Angeles, California, donde el norteño fue a la lona en el 6to y el 8vo, antes de ser derribado definitivamente en el 10mo.

BOB ARUM INTENTO IMPEDIR EL WILDER-ORTIZ II
En un afán por impedir el Wilder-Ortíz, el casi nonagenario promotor Bob Arum, máximo directivo de la empresa Top Rank, trató de convencer a Al Haymon, jefe de la compañía Premier Boxing Champions (PBC), para que sacara a Ortíz de esa fórmula y efectuaran el duelo directo entre el norteño y el inglés.

“Es muy peligrosa (la pelea de Wilder con Ortíz), dijo Arum telefónicamente desde Las Vegas al sitio Boxingscene.com. “Es estúpida, pero Al (Haymon) no tenía más remedio. Tenía que hacerlo. Conversamos de salir de esa pelea y hacer aquí (en la Ciudad del Pecado) el Wilder-Fury. Y Al no pudo salirse de esa pelea, porque a Ortíz le habían ofrecido la pelea contra (Anthony) Joshua y por eso le prometió (al cubano) su revancha contra Wilder”.

Según reportes de prensa, a Ortiz (31-1-0, 26 KOs) se le habrían ofrecido entre $5 y $7 millones para medirse contra Anthony Joshua antes de que el estadounidense descendiente de mexicanos Andy “El Destructor” Ruiz, otro cliente de Haymon, ocupara el puesto de rival del campeón británico y produjera una de las grandes sorpresas en la historia del boxeo, al noquear el 1 de junio, en el Madison Square Garden, al súper favorito “AJ” Joshua (22-1-0, 21 KOs), entonces invicto y dueño de las fajas de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), de la Organización Mundial (OMB) y de la Federación Internacional (FIB) en la máxima categoría.

ENTRENADOR DESMIENTE OFRECIMIENTO A ORTIZ
El grupo que guía la carrera de “King Kong” Ortíz puso el grito en el cielo al conocer que presuntamente habían rechazado aquella suma millonaria: “Es una mentira que no quisimos la pelea y la dejamos pasar”, precisó German Caicedo, entrenador de Ortíz. “Es cierto que se discutió una vez y se le dijo a (Eddie) Hearn que enviara el contrato. Pero no lo envió ni tenía la intención de hacerlo. Ese fue Hearn hablando consigo mismo y pensando que hablaba con Ortíz. Puede mencionar $ 20 millones, pero sin un contrato firmado, no hay nada real”.

HEARN CREE QUE WILDER DIFICILMENTE PUEDA ESTAR LISTO EN FEBRERO
Si Fury casi está descartado para pelear en febrero, Eddie Hearn, promotor de Joshua, considera que Wilder difícilmente pueda derrotar a Ortíz sin grandes lesiones en su anatomía. “Para que (Wilder) esté listo en febrero, si finalmente pelea el 23 de noviembre contra Ortíz, no puede extender el combate más allá del cuarto round. Pero si recibe algún gran corte o se lesiona las manos u otra parte, automáticamente se cae el combate de febrero”.

Facebook Comments