¿Quién será el próximo rival de Emanuel Navarrete? -Mientras gran parte del público vitoreaba los potentes golpes del campeón mundial mexicano Emanuel Navarrete al filipino Juan Miguel Elorde, el 14 de septiembre, en la T-Mobile Arena, desde una butaca de la instalación los ojos de Rey Vargas, otro monarca del orbe y también mexicano, observaban con detenimientos cada uno de los movimientos del astro de San Juan Zitlaltepec.

Invicto en las filas rentadas, Vargas (34-0-0, 22 KOs) dedicaba toda su atención a lo que ocurría sobre el cuadrilátero, pues está interesado en unificar su faja súpergallo del Consejo Mundial (CMB), con la de “El Vaquero” Navarrete (29-1-0, 25 KOs), quien retuvo por segunda vez la de la Organización Mundial (OMB), con impresionante nocaut en el cuarto round frente al tagalo “El Jefe” Elorde, en Las Vegas, donde el pleito sirvió de respaldo al que disputaron el inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury y el sueco Otto Walin, que concluyó con triunfo unánime para el británico, en una sangrienta batalla que después requirió 47 puntos de sutura en el rostro de Fury.

Casi un desconocido hasta finales del pasado año, Navarrete saltó al estrellato al derrotar sorpresivamente y en forma unánime al entonces campeón, el ghanés Isaac “La Tormenta Real” Dogboe, el 8 de diciembre, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el africano hacía la tercera defensa del título. Dos de los jueces votaron 116-112 y el otro 115-113.

Las excusas del destronado no se hicieron esperar y de inmediato solicitó la revancha, que se concretó el 11 de mayo pasado, en el Convention Center, de Tucson, Arizona. Para que no existieran dudas y como prueba del poder de sus puños, Navarrete anestesió en el duodécimo asalto a Dogboe, quien se vio obligado a reconocer la calidad del joven azteca.

Solo tres meses después de la segunda victoria ante el ghanés, Navarrete apabulló en tres episodios a su connacional Francisco DeVaca, el 17 de agosto, en Los Ángeles, con lo cual sumó su vigésimo tercer éxito sucesivo, 10 de ellos antes del límite en los 11 últimos enfrentamientos, desde su único fracaso por unanimidad en cuatro asaltos, versus Daniel Argueta, en julio de 2012.

Como muestra de su excelente nivel y calidad, Navarrete regresó al encordado con solo cuatro semanas de descanso y preparación. Y puso a dormir en el cuarto asalto a Elorde (28-2-0, 15 KOs), quien sumaba 18 victorias consecutivas desde noviembre de 2011 y ocupaba el segundo puesto en la clasificación de la OMB.

Tras par de rounds sin que la balanza se inclinara hacia uno u otro, Navarrete golpeó muy fuerte a Elorde durante el tercer episodio. Sus violentos impactos provocaron que la nariz del tagalo comenzara a sangrar. Llegó entonces un gancho de izquierda del mexicano y las cuerdas salvaron a su rival de caer al tapiz. Pero el árbitro Russel Mora le hizo la cuenta protectora al considerar que se trataba de un derribo. Aunque Navarrete continuó su despiadado ataque, Elorde pudo campear el temporal hasta que sonó la campana.

La escena quedó lista para que en el siguiente asalto una violenta derecha de Navarrete pusiera en malas condiciones a Elorde. No esperó más el tercer hombre sobre el cuadrilátero y dio por terminadas las acciones, cuando habían transcurridos 26 segundos de la fracción.

“Quiero enfrentar a los campeones”, dijo Navarrete, sin precisar si desea a Vargas o a Daniel Román, este último con los cinturones de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB) en las 122 libras. “Contra el tipo que me dé la oportunidad y quien quiera pelear primero. Este año y después de dos peleas más en esta división, quizás suba de peso”.

De acuerdo con versiones de prensa, el promotor Bob Arum, de la empresa Top Rank, fue abordado por Vargas después del triunfo de Navarrete ante Elorde, expresándole su deseo de chocar con Navarrete en una pelea de unificación. Vargas posee el título del CMB, que se encontraba vacante en febrero de 2017 cuando se impuso por fallo mayoritario al local Gavin McDonnel, en la Ice Arena, donde recibió boletas favorables de 117-111 y 116-112, pero el tercer oficial otorgó empate a 114. En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Vargas, quien no es un púgil de brillantes desempeños, pero para buenas parte de los expertos ocupa el número 1 en el ranking de la división, se impuso unánime al japonés Tomoki Kameda, el 13 de julio, en la ciudad de Carson, estado de California.

Aunque las promotoras Top Rank (a la que pertenece Navarrete) y Golden Boy Promotions (Vargas) fueron enemigas acérrimas en el pasado, han trabajado conjuntamente en los últimos tiempos, por lo que podría producirse un acuerdo para que los dos campeones se vean frente a frente sobre el encordado. Quizás el único obstáculo sea la televisora que ofrecería el cartel, pues ESPN transmite los pleitos de Navarrete y la plataforma digital DAZN los de Vargas, pero ante el interés de ambos púgiles quizás se llegue a un arreglo que permita satisfacer los intereses de todos los involucrados.

Facebook Comments