“El Vaquero” Navarrete y “El Jefe” Elorde emocionados por pelear en Las Vegas -Cuando dos boxeadores se enfrentan, hay objetivos comunes, el principal salir con el brazo en alto. Por supuesto, en el caso del campeón mundial mexicano Emmanuel Navarrete y del retador filipino Juan Miguel Elorde, quienes rivalizan el 14 de septiembre, en la ya histórica T-Mobile Arena, de Las Vegas, también aparece como elemento trascendental la disputa de la corona de la Organización Mundial (OMB), en las 122 libras. Para uno y otro también hay motivaciones adicionales diferentes…

La velada tendrá una alta cifra de seguidores, pues en el pleito principal cruzan guantes el invicto gigantón inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury (28-0-1, 20 KOs) y el también imbatido zurdo sueco Otto Walin (20-0-0, 13 KOs), en lo que puede ser el preludio de una revancha entre Fury y el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder (41-0-1, 40 KOs), después que la reyerta anterior finalizó sin vencedor ni vencido en diciembre pasado.

Casi de inmediato de oficializarse el duelo con el púgil tagalo, “El Vaquero” Navarrete (28-1-0, 24 KOs) dio rienda suelta a su emoción por presentarse por primera ocasión en la Ciudad del Pecado, sede de múltiples combates de gran trascendencia y que ha acogido en los últimos años a su coterráneo Saúl “Canelo” Alvarez como “hijo adoptivo”.

“Estoy muy emocionado y orgulloso, pues siempre quise presentarme en Las Vegas como campeón mundial, en un fin de semana patrio”, escribió Navarrete en un comunicado de prensa, poco antes de finalizar su preparación en Tijuana. “Gracias a Dios, se me va a dar este sábado. Defender mi título ante mi gente en una fecha tan especial me llena de orgullo. Representaremos a la bandera mexicana en el escenario más grande del boxeo”.

Tras su único revés en 2012, Navarrete, de 24 años, suma 23 victorias, con 10 nocauts y un triunfo unánime en los últimos ascensos al cuadrilátero. En el más reciente mostró también la potencia de sus puños, al anestesiar en el tercer asalto a su compatriota Francisco De Vaca, el 17 de agosto, en Los Ángeles, California.

Nacido hace 24 años, en San Juan Zitlaltepec, Estado de México, Navarrete reconoció la calidad de Elorde, “un rival muy fuerte, con gran tradición boxística en su familia, pero hemos hecho una gran preparación, me encuentro en magnífica forma para traer el cinturón de regreso a casa”.

Superior en cinco pulgadas de altura y cuatro en alcance de sus brazos, Navarrete se adueñó sorpresivamente de la faja de las 122 libras, al vencer el 8 de diciembre pasado por unanimidad al entonces campeón Isaac “La Tormenta Real” Dogboe, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde el ghanés se presentó con una impresionante racha de ocho anestesiados en forma consecutiva y exponía el título por tercera ocasión.

Aunque Dogboe atribuyó el fracaso a “dificultades que me impidieron maniobrar bien”, en la revancha, el púgil azteca no dejó margen a dudas, al aplicar el cloroformo al africano. El combate, disputado el 11 de mayo último en el Convention Center, de Tucson, Arizona, concluyó a los 2:02 minutos del duodécimo asalto, cuando el árbitro Chris Flores detuvo las acciones.

La única derrota de Navarrete en las filas rentadas (por fallo unánime en cuatro asaltos)se la propinó el también mexicano Daniel Argueta, el 26 de julio de 2012, en Polanco, Distrito Federal de México, donde el ahora dueño del cetro de las 122 libras hacía el sexto pleito en el boxeo de paga.

“EL JEFE” ELORDE DESEA HONRAR A SU ABUELO
Con una racha de 18 victorias desde que sucumbió en noviembre de 2011, “El Jefe” Elorde (28-1-0, 15 KOs) intentará honrar a su abuelo, el zurdo Gabriel “El Flash” Elorde, quien conquistó la faja lineal súperpluma en 1960 y tres años después obtuvo las inaugurales del Consejo Mundial (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB). Gabriel, quien falleció todavía muy joven en enero de 1985 a los 49 años, ha sido el campeón con el reinado más largo (siete años) en las 130 libras.

“Mi mayor motivación es ser como mi abuelo”, dijo Elorde en entrevista telefónica al diario Manila Times. “Me siento nervioso, pero emocionado, no quiero desperdiciar esta oportunidad, ya que todavía no hay un campeón mundial en nuestro establo”.

Segundo en el ranking súpergallo de la Organización Mundial (OMB), solo detrás de su compatriota Marlon Tapales (33-2-0, 16 KOs), Juan Miguel pertenece a una familia de deportistas, que incluye además de su desaparecido abuelo, a sus dos hermanos. El mayor Juan Martín también es boxeador, mientras Nico, el más joven, pertenece al equipo Northport, de la Asociación Filipina de Baloncesto.

Elorde, de 32 años y nacido en Paranaque City, en Metro Manila, de la capital filipina, venció por unanimidad al japonés Shohei Kawashima, el 25 de marzo, cuando retuvo por cuarta ocasión la faja Asia-Pacífico de la OMB en la división de 122 libras. Dos de los jueces votaron 117-112 y el otro 115-113.

La presentación de Elorde frente a Navarrete será la segunda del tagalo en territorio estadounidense. En la anterior sufrió el único traspié en su carrera frente al ya retirado estadounidense Jerry Guevara, el 11 de noviembre de 2011, en el casino y resort Mandalay Bay, también de Las Vegas.

Facebook Comments