LESION DE DANIEL ROMAN IMPIDE DUELO CON AKHMADALIEV -Aunque existe elevada calidad en la categoría súpergallo, tres púgiles con sangre mexicana acaparan los títulos más reconocidos: Daniel Román, doble monarca de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), Rey Vargas, del Consejo Mundial (CMB) y Emanuel Navarrete, de la Organización Mundial (OMB). Junto a ellos aparecen Ronny Ríos, dueño del recién creado cinturón “Gold Champion” y Brandon Figueroa, con la faja interina, ambos de la AMB, organización con una amalgama de títulos en cada peso.

En pocos días “Danny” Román (27-2-1, 10 KOs) tenía previsto exponer sus coronas ante el zurdo uzbeko Murodjon “MJ” Akhamadaliev (6-0-0, 5 KOs), quien pese a su escasa trayectoria profesional, fue reconocido como retador obligatorio por la AMB y en consecuencia obligó a los representantes de Román a efectuar negociaciones con los directivos que guían al europeo. En principio ambos gladiadores chocarían el 13 de septiembre, en el teatro Hulu, del emblemático Madison Square Garden, de Nueva York. Pero el pleito, que sería transmitido por la plataforma DAZN para los Estados Unidos y por Sky Sports en Gran Bretaña, ha sido cancelado debido a una lesión de Román, nacido en Los Ángeles, California, y con ascendencia mexicana.

“Tiene una lesión en el hombro izquierdo y no sabemos el alcance de ese trauma”, dijo Alex Camponovo, gerente general de Thompson Boxing, en declaraciones a ESPN, que también confirmó Eddie González, entrenador y gerente del boxeador: “Sintió mucho dolor”, explicó sobre las molestias de “Danny” el 19 de agosto durante una jornada de entrenamiento en el gimnasio. Añadió que su discípulo recibió varias sesiones de acupuntura y mejoró, pero el dolor regresó. “No tiene fuerza en el hombro, no puede hacer ejercicios, no puede entrenar y por lo tanto no puede pelear”, precisó el técnico.

Semanas atrás la AMB había declarado a Akhamadaliev retador obligatorio de Román. Pero después de un largo proceso de conversaciones carentes de un cierre feliz, los directivos del organismo convocaron a una subasta pública en su cuartel general, en Ciudad Panamá, donde los representantes de Akhmadaliev hicieron la mejor oferta y ganaron los derechos para organizar el pleito, de acuerdo con declaraciones de Gilberto Mendoza, presidente de la AMB. Entonces marchaba sobre ruedas.

Con una racha de 19 victorias, tras un fracaso en 2013, “El Asesino con Cara de Niño”, Román, de 29 años, viene de imponerse por fallo mayoritario al zurdo irlandés radicado en Australia T. J. “El Poder” Doheny, el 26 de abril pasado, en el Forum, de Inglewood, California, en un duelo de incesantes intercambios que aparece entre los candidatos a Mejor Pelea del año y que permitió unificar los cetros de la AMB, en poder de Román, con el de la FIB, en manos de Doheny.

Esa misma noche, Akhmadaliev, de 24 años, anestesió en el tercer asalto al mexicano Carlos “Memín” Carlson, como prueba de la potencia de su pegada y el vertiginoso ascenso que ha experimentado desde su debut en las filas rentadas, el 10 de marzo del pasado año, cuando aplicó el cloroformo en el asalto inicial al argentino David “El Chaqueño” Paz, en Brooklyn, Nueva York.

“Todos los que me conocen saben que soy un guerrero”, dijo Román unos días antes de suspenderse el combate. “Akhmadaliev está hambriento de triunfos, pero yo también. Poseo dos coronas y deseo otras más. Mi objetivo es tenerlas todas, por lo que Akhmadaliev es un obstáculo en mi camino, que no subestimo para nada, porque tiene una gran trayectoria amateur, así como fuerza en sus puños y siempre va hacia adelante. He entrenado muy fuerte y estoy listo para el plan que presente el 13 de septiembre”.

Román se alzó con la faja de las 122 libras, tras anestesiar en el noveno asalto al zurdo japonés Shun Kubo, el 3 de septiembre de 2017, en la Shimazu Arena, de Kyoto, en el archipiélago nipón, donde el local hacía la primera defensa del título. A continuación Román lo expuso en tres ocasiones en 2018, con triunfos ante el también japonés Ryo Matsumoto y el mexicano Moisés Flores, ambos por unanimidad, y versus el inglés Gavin McDonnell, por nocaut técnico en el décimo round. En el presente año Román tuvo su más reciente ascenso al cuadrilátero ante T. J. Doheny.

Akhmadiev ha tenido poca experiencia en el mundillo rentado, pero en 2016 obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos, en Río de Janeiro, Brasil, donde perdió frente al zurdo cubano Robeisy Ramírez, ganador posteriormente de la presea dorada frente al estadounidense Shakur Stevenson. Campeón centroamericano y panamericano, Ramírez, quien actualmente vive en el sur de Florida, perdió por división dividida en su primer combate profesional, efectuado el pasado mes de agosto.

Peleador de guardia zurda y radicado en Los Angeles, Akhmadaliev ha recibido muchos elogios por la fortaleza de su pegada y por su depurado estilo, más cercano al de los estadounidenses que al de los europeos. Incluso varios expertos lo consideraban favorito para derrotar al campeón Román, en un enfrentamiento que creó buenas expectativas a pesar de la inexperiencia del retador.

Lo que resulta inevitable es que Román y Akhmadaliev tendrán un compás de espera hasta que el monarca se haya recuperado completamente y esté en condiciones de regresar al cuadrilátero. Igualmente quedan a más largo plazo, los posibles enfrentamientos contra Rey Vargas y Emanuel Navarrete, quienes aparecen en la mira de Román para conquistar los cuatro títulos de la división súpergallo. Una inesperada lesión echó por tierra los objetivos del doble monarca. Solo queda esperar … y esperar.

Facebook Comments