“El Rey” Martínez confiado en arrebatarle la corona a Charley Edwards -Desde que el mexicano Julio César Martínez dio sus primeros pasos en el boxeo, sus allegados comenzaron a llamarlo “El Rey”. Y con cada ascenso al cuadrilátero durante los años transcurridos desde que le colocaron ese pseudónimo, el púgil azteca ha reforzado el deseo de convertirse en un verdadero monarca de la disciplina.

Tras derrotar por nocaut en el quinto asalto al galés Andrew “SuperStar” Selby, en marzo último, el nacido en la colonia Pro Hogar, en la alcaldía de Azcapotzalco, en el norte de Ciudad México, se convirtió en retador obligatorio del inglés Charley Edwards (15-1-0, 6 KOs), dueño de la faja mosca del Consejo Mundial (CMB) desde diciembre pasado.

Con 14 triunfos consecutivos, ocho antes del límite tras el único fracaso de su carrera hace cuatro años, “El Rey” Martínez (14-1-0, 11 KOs) está convencido que a pesar de los obstáculos, el 31 de agosto regresará de la 02 Arena, de Londres, capital de Inglaterra, con el cetro que ostenta Edwards.

La reyerta será de respaldo a la que efectuarán el campeón mundial ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko (13-1-0, 10 KOs) y el retador inglés, y también zurdo, Luke “Mano Fría” Campbell (20-2-0, 16 KOs), quien busca arrebatar al considerado Mejor Libra por Libra los cinturones de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), junto al vacante del Consejo Mundial (CMB), los tres en las 135 libras.

Y es tal el optimismo de Martínez Aguilar por adjudicarse el cinto verde y oro, que afirmó en territorio británico: “Lo voy vencer, porque vengo muy preparado. Hemos realizado un excelente trabajo durante la etapa de entrenamiento y estoy listo para lo que presente mi rival. Intentaré noquearlo, pero si se alarga la pelea, también podré vencerlo en 12 asaltos”.

Acompañado por su promotor Eddy Reynoso y sus entrenadores Mauricio Acevez y Sergio Yánez durante el encuentro con los medios en el Canary Riverside Hotel Plaza, de la capital de Inglaterra, Martínez, de 24 años, mostró una gran confianza al señalar que “vengo con las pilas cargadas al tope y lo quiero noquear, aunque espero no salga a correr y se pare a intercambiar golpes”.

El único revés de Martínez, por fallo dividido en cuatro asaltos, se lo infligió su coterráneo Joaquín “Sonrisas” Cruz, en octubre de 2015, en la ciudad de Cuatitlán Izcalli, también uno de los 125 municipios del Estado de México. En un combate muy cerrado, con frecuentes intercambios por ambos contendientes, dos de los jueces favorecieron a Cruz con boletas de 38-37 y el otro otorgó el veredicto a Martínez 39-36.

Martínez reconoció que será una pelea muy dura, porque Edwards “es un boxeador fuerte y con hambre de triunfo y de ahí que haya alcanzado el título del Consejo Mundial. Pero aunque reconozco que enfrento factores adversos como el público y los jueces, yo también tengo mucho deseos de alcanzar el cetro mundial. Por eso he repetido que buscaré el nocaut, para que no existan dudas”.

Superior en alcance y estatura al mexicano, Edwards, de 26 años, expondrá por segunda ocasión la faja del orbe, que conquistó por unanimidad ante el nicaragüense Crístofer “El Látigo” Rosales, el 22 de diciembre, precisamente en la instalación en la que chocará frente al azteca Martínez.

“Su estilo encaja perfectamente en el mío”, explicó Edwards ante los micrófonos durante su turno en la rueda de prensa. “Dijo que me va a noquear, pero si no lo hace, y dudo que lo haga, las cosas se van a poner muy difíciles para él. Pero si viene con ese mentalidad, eso demuestra que me subestima, lo que puede resultar catastrófico en sus intenciones de salir victorioso”.

Edwards suma siete triunfos, después de su fracaso por nocaut en el décimo asalto, ante el filipino John Riel Casimero, en septiembre de 2016, cuando disputaron la faja mosca de la Federación Internacional (FIB). En marzo pasado, el inglés doblegó unánime al español Angel “Golden Boy” Moreno, en Londres. Los tres jueces otorgaron tarjetas de 120-107.

“No tengo dudas que Martínez posee pegada y eso se evidencia en los resultados que tiene hasta ahora”, precisó Edwards. “Lo observamos en la pelea contra Andrew Selby. También que puede resultar incómodo y molestar con su estilo, pero es algo positivo porque sacará lo mejor de mí. Por ello intentaré anular sus habilidades y arrastrarlo al plan táctico que hemos concebido. No tengo dudas que la corona se queda en Inglaterra”.

Facebook Comments