El Junior Chávez noqueó a Evert Bravo. ¿Y ahora, qué? -Como un resorte que levantó a la multitud de sus asientos, el nocaut del mexicano Julio César Chávez provocó el delirio de los seis mil espectadores que fueron a respaldarlo al estadio Antonio R. Márquez, en San Juan de los Lagos, Jalisco. Un contundente gancho de El Junior al hígado del colombiano Evert Bravo en el mismo primer asalto, provocó una gran alegría el pasado sábado 10 de agosto, aunque dejó con las ganas a muchos de los fanáticos, que deseaban observar cómo se encontraba realmente el Hijo de La Leyenda.

Desde que sonó el campanazo inicial, hubo acción por parte de ambos contendientes. Bravo lanzó el jab de zurda y también en varias ocasiones la derecha a la cabeza del azteca, quien soltó sus dos puños con fuerza, al rostro y las zonas blandas de su rival. Transcurrido poco más de un minuto, Chávez Jr. (51-4-1, 33 KOs) arrinconó al sudamericano cerca de una esquina neutral y con un fortísimo gancho a la zona hepática hizo que Bravo (25-11-1, 19 KOs) pusiera sus dos rodillas sobre el cuadrilátero. De inmediato el árbitro inició la cuenta protectora que se extendió durante 10 segundos, sin que el colombiano se levantara, por lo que fue el tercer hombre sobre el ring decretó el nocaut.

Aunque un triunfo contundente siempre significa una buena noticia, en el caso de Chávez Jr. quizás lo más importante es que ha mostrado entusiasmo y disciplina durante la preparación, según su entrenador Rómulo Quirarte, quien ha logrado mejoras en el físico de su discípulo para este pleito ante Bravo, pactado en la división semipesada (175 libras).

Igualmente, como en ocasiones anteriores, el propio Julio César Chávez Sr. siguió de cerca el campo de entrenamiento de su díscolo retoño y días antes de la pelea con Bravo señaló que lo observaba con mucha disposición y compromiso en el gimnasio, y con posibilidades reales de salir victorioso ante Bravo.

De cualquier forma, sin olvidar que “una golondrina no hace verano”, en esas fechas previas, El Junior afirmó que estaba obligado a ganar, que toda la presión se centraba en él y que había trabajado muy duro porque deseaba ser campeón mundial nuevamente, aunque no aclaró si en ese futuro hipotético buscaría la faja en los súpermedianos (168) o en los ligero pesados (175). “Si pierdo, me retiro”, dijo con total convicción en repetidas entrevistas.

Consumada la victoria, luego de más de dos años de ausencia, Chávez Carrasco, de 33 años, aseguró que este triunfo es solamente el comienzo para poder subir al ring otra vez y pelear en forma continuada, porque necesita ver cómo responde su cuerpo. “Quería dar una actuación espectacular para la gente y ese gancho bien conectado hizo el trabajo”, afirmó ante los medios. “Estoy feliz y quiero volver en septiembre contra (Alfredo) Angulo, y luego ir por el título”.

ALFREDO ANGULO, UN RIVAL PENDIENTE
En los meses finales del pasado año, el promotor Eddie Hearn informó que todo se encontraba listo para que el 17 de noviembre se enfrentaran Chávez Jr. y el ya retirado argentino Sergio “Maravilla” Martínez, quienes se habían lanzado retos e insultos recíprocos durante semanas. La reyerta quedó en el limbo cuando unos días antes se dio a conocer que El Junior había llegado a un acuerdo para enfrentar a su coterráneo Alfredo “El Perro” Angulo, el 1 de diciembre, en respaldo del duelo estelar entre el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder, campeón mundial del Consejo Mundial (CMB) en la división pesada, y el retador inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury, en el Staples Center, de Los Ángeles, California, que concluyó en empate después de 12 emocionantes asaltos.

A escasas jornadas del enfrentamiento Chávez Carrasco-Angulo, la asesora legal de El Junior, Guadalupe Valencia expresó la cancelación del pleito, porque su representado no estaba listo para regresar al ring, debido a que todos los asesores del púgil, en especial su padre, intentaban evitar otra mala actuación, como la que había tenido frente a “Canelo” 19 meses antes. “La semana pasada fue con el oftalmólogo para hacerse los exámenes y después de eso papá (Chávez Sr.) y Julio hablaron. Éste último pensó que no estaba al 100 por ciento para la pelea y después de tanto tiempo sin tener una pelea, lo mejor es no pelear”, argumentó Valencia.

La letrada añadió que Chávez Sr. estaba muy preocupado porque su hijo no tuviera suficiente tiempo de entrenamiento y, además, quería verlo con una mejor condición en los aspectos técnicos y tácticos. Enfatizó que todo el equipo había estado de acuerdo en posponer el regreso para enero o febrero, porque no querían que El Junior regresara contra Angulo y no lo hiciera bien”.

“Quiero agradecer a todos mis fanáticos por tantos años de apoyo. Mi equipo y yo decidimos posponer mi regreso, a pesar de que he estado entrenando muy duro, (pero) no he logrado llegar a donde quiero estar”, escribió Chávez Jr. en su cuenta de las redes sociales. “Volveré lo antes posible, pero primero está mi salud y mi familia, que Dios los bendiga”.

Al igual que en anuncios previos, Chávez Carrasco comentó entonces que sentía gran satisfacción por su anunciada vuelta al cuadrilátero en junio. Y que si todo transcurría como habían planeado lo harían dos o tres veces más en lo que resta de año, hasta tener la oportunidad de ubicarse en la cima de la división y luchar por un título del mundo.

“Estoy feliz porque voy a pelear y trataré de ofrecer una gran actuación”, explicó Chávez Jr. “Tengo muchas ganas de volver y lo haré con todo. Pero debo aclarar que tengo tres derrotas y mi intención es no perder otra pelea. Si vuelvo a perder me retiraría, así que le digo a la gente que espere lo mejor de mí”.

Antes de imponerse a Bravo, Chávez Carrasco sucumbió ante su compatriota Saúl “Canelo” Alvarez, el 6 de mayo de 2017, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas. El pobre desenvolvimiento del derrotado resultó decepcionante para el público, porque el vástago de La Leyenda, tímido, indeciso y carente de agresividad, nunca puso en riesgo el triunfo de su rival. Había prometido una guerra y fue solo eso: una promesa incumplida. Los tres jueces ratificaron lo ocurrido sobre el cuadrilátero: tres boletas de 120-108 favorables al pelirrojo de Guadalajara.

Coincidentemente, “El Perro” Angulo (25-7-0, 21 KOs) en su más reciente combate anestesió al colombiano Bravo en el segundo asalto, el 20 de abril, en Carson, California. Antes, Angulo había sufrido par de descalabros consecutivos, el primero unánime frente a su compatriota Freddy Hernandez, en 2016, en Anaheim y dos años más tarde, por fallo dividido versus el igualmente azteca Sergio “La Serpiente Latina” Mora, en Las Vegas. Cuando rivalizó con Angulo, Mora sumaba para de reveses por la vía del cloroformo, ambos ante el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, en 2015 y 2016.

¿Continuará Chávez Carrasco cumpliendo con las exigencias del entrenamiento? ¿Habrá nuevas excusas y justificaciones? ¿Peleará ante “El Perro” Angulo en un futuro cercano? Cuando se trata de El Junior Chávez es difícil ofrecer una respuesta acertada. El tiempo dirá…

Facebook Comments