Nowacki venció a Arreola en histórica batalla en Nueva York

Era lógico y totalmente previsible que el polaco Adam Nowacki tendría un respaldo casi absoluto en el combate frente al estadounidense descendiente de mexicanos Chris Arreola. Porque “Cara de Niño” Nowacki nació en la ciudad polaca de Lomza, pero se crió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde ha hecho toda su carrera profesional y tiene muchos simpatizanes.

Pero que “La Pesadilla” Arreola (38-6-1, 33 KOs) haya recibido también la ovación de los cerca de nueve mil espectadores que asistieron al Barclays Center, el 3 de agosto, evidencia la gran pelea que ofreció a Nowacki, vencedor por unanimidad, en un duelo que por su permanente acción seguramente aparecerá entre los candidatos a Mejor Pelea del Año 2019.

Todavía invicto, Nowacki (20-0-0, 15 KOs) recibió el fallo de los tres oficiales con amplias puntuaciones. Lou Moret y Kevin Morgan entregaron tarjetas de 117-111, y la de Don Trella fue de 118-110. Esos números son el resultado frío de la indudable ventaja lograda por el europeo-estadounidense, aunque en modo alguno refleja la guerra campal que ambos ofrecieron durante 36 minutos sobre el escenario, donde el público de pie y con aplausos, premió el abrazo de los dos mastodontes cuando sonó el campanazo final.

Como prueba de la combatividad, buena preparación y esfuerzos, las estadísticas revelan que Nowacki y Arreola se convirtieron en máquinas de lanzar golpes de principio a fin. De acuerdo con la compañía CompuBox, los dos púgiles soltaron sus puños en 2,172 ocasiones y consiguieron llegar a la anatomía del oponente 667 veces, ambas cifras convertidas en récord para la división pesada (más de 201 libras).

Las marcas anteriores pertenecían a dos de los enfrentamientos del nacido en Samoa y radicado en Nueva Zelandia, David Tua, quien el 21 de diciembre de 1996 anestesió en el duodécimo asalto al nigeriano David Izon, en Uncasville, Connecticut y seis meses después cayó unánime frente al también nigeriano Ike Ibauchi, en Sacramento, California.

En la reyerta Tua-Izon la suma de golpes ascendió a 650, en tanto el Tua-Ibauchi llegó a 1,730 impactos combinados, que resultan inferiores a los números históricos conseguidos por Kownacki y Arreola (667 y 2,172), quienes también superaron la marca individual establecida por “El Presidente” Ibauchi (975). El polaco-norteño Kownacki ahora es el nuevo monarca para la categoría con 1,125 golpes lanzados y Arreola es el segundo en ese apartado con 1,047.

“Fue una buena pelea, cerrada, pero sabía que había ganado”, dijo Kownacki, de 30 años, todavía sobre el cuadrilátero. “Lancé muchos golpes y eso fue suficiente para ganar. Creo que eso es todo lo importa. Chris es un guerrero azteca, un gran boxeador, por lo que me preparé muy bien, ya que sabía que me tendría un combate muy difícil”, añadió, mientras era vitoreado por los fanáticos presentes en la instalación de la Gran Manzana.

En las declaraciones posteriores, “La Pesadilla” Arreola, de 38 años y larga data en el boxeo, señaló que se había lastimado la mano derecha a mediados de la pelea, por lo que tuvo que limitarse a utilizar mayormente la otra, lo que fue un factor adverso que pudo incidir en el resultado.

“Después de lesionarme la mano, me mantuve peleando porque creía que podía ganar”, dijo Arreola. “Adam es implacable y siempre vino al ataque. Sé que lo atrapé con buenos golpes y él también lo hizo conmigo. Yo estaba más que listo para los 12 asaltos, pero reconozco que Adam ganó. Me siento satisfecho con mi actuación”.

Al referirse a su anunciado retiro del boxeo si perdía, Arreola expresó que se trata de una trascendental decisión que primero debe analizar con su familia, con el entrenador Joe Gooseen y con el consejero Al Haymon. “Lo di todo en este pleito, pero siento que ya es hora de colgar los guantes, aunque todavía no puedo considerarlo algo definitivo”.

Arreola sumaba dos triunfos, ambos antes del límite, después de un descalabro ante el también norteño Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder, en julio de 2016, donde el ganador expuso por cuarta ocasión la corona pesada del Consejo Mundial (CMB). En su victoria más reciente, Arreola anestesió en el tercer episodio, de un pleito pactado a 10, al zurdo haitiano Jean Pierre Agustin, el 16 de marzo, en el AT&T Stadium, de Arlington, Texas.

Reconocido por el poder destructor de sus puños, Arreola llegó al pleito contra Kownacki sin poder cumplir con su sueño de convertirse en monarca mundial. En tres ocasiones ha disputado el máximo título del Consejo Mundial (CMB) y en todas quedó a deber. Frente al ucraniano Vladimir Klitschko tuvo que abandonar en el décimo asalto, en septiembre de 2009. Cinco años más tarde, el haitiano Bermane “B-WARE” Stiverne le aplicó el cloroformo en el sexto episodio, cuando la faja del CMB se encontraba vacante. Y en julio de 2016, Wilder le propinó una paliza, con caída incluida en el cuarto round, que obligó a los segundos de Arreola a detener el desigual pleito al finalizar el octavo.

Facebook Comments