Maxim Dadashev: la víctima más reciente del boxeo -Por J.J. Álvarez

Frustración, tristeza, dolor… luto. La muerte del ruso Maxim Dadashev en combate frente al puertorriqueño Subriel Matías ha consternado a toda la familia del boxeo. La historia, que se repite con alarmante frecuencia, coloca otra mancha oscura sobre este deporte. Dadashev, de solo 28 años, soñaba con imponerse a Matías y convertirse en retador obligatorio del escocés Josh Taylor, dueño de la faja súperligera de la Federación Internacional (FIB). Pero lejos de luchar y quizás obtener en un futuro cercano la corona de las 140, su nombre aparecerá en una lápida. Triste muy triste.

Nacido en San Petersburgo y radicado en Oxnard, California, Dadashev (13-1-0, 10 KOs) y Matías (14-0-0, 14 KOs) cruzaron guantes el viernes 20 de julio, en el MGM National Harbor, en Oxon Hill, Maryland, donde el ganador obtendría el boleto para vérselas con el zurdo Taylor (15-0-0, 12 KOs), quien le arrebató el cinturón dos meses atrás al belarús Iván “La Bestia” Baranchyk, en Glasgow, Escocia.

El pleito resultó de amplio dominio para Matías desde el principio. Al momento de la detención, en el undécimo asalto, las tarjetas favorecían al caribeño 109-100, 108-101 y 107-102. Como Dadashev había recibido muchos golpes, su entrenador Buddy McGirt le pidió abandonar la reyerta. En las imágenes del combate se puede ver y escuchar a McGirt casi implorándole que no siga. Pero cuando finalmente el técnico le comunicó al árbitro Kenny Chevalier que su pupilo no continuaría, ya era demasiado tarde.

Momentos después, Dadashev necesitó ayuda para bajar del cuadrilátero. De inmediato comenzó a vomitar y perdió el conocimiento cerca de los vestidores. Rápidamente lo trasladaron al Centro Hospitalario de la Universidad de Michigan, ubicado en el pueblo de Cheverly, del condado Prince George, estado de Maryland, donde al boxeador recibió una intervención quirúrgica de urgencia por un hematoma subdural (sangrado). Después de la cirugía, a Dadashev lo pusieron en un coma inducido con el propósito de disminuir la inflamación del cerebro.

Pero, lamentablemente, Dadashev falleció el 23 de julio, cuatro días después haber enfrentado a Matías a pesar de la exquisita atención y los cuidados médicos que le prodigaron en el nosocomio. En su currículo aparece que fue campeón ruso en las filas amateur y también se adueñó del título vacante súper ligero de la Federación de Boxeo de Norteamérica (NABF, en inglés), al vencer al ex campeón mundial mexicano Antonio “Tony” DeMarco, en octubre de 2018, en Las Vegas.

MATIAS AFECTADO POR LA DESGRACIA
Desde que supo que Dadashev fue ingresado, sometido a cirugía en el cerebro y colocado en un coma inducido, el boricua “Browny” Matías, de 27 años, sufre un hondo pesar, aunque ha recibido un enorme apoyo de sus allegados, que no logran evitar con sus palabras de aliento, el peleador puertorriqueño se sienta afectado por la tragedia.

“Me preparé para la victoria, no para hacerle daño”, dijo Matías sumido en la tristeza, al diario Primera Hora. “Nadie se prepara para eso y sé que es algo que puede sucederle a cualquiera. En dos ocasiones, en el octavo y el décimo asalto vi que hizo gestos que yo nunca había visto. Fue raro, como si él sintiera mucho dolor. En mi vida había escuchado algo así”.

Juan Orengo, de la empresa Fresh Promotions Boxing, que guía la carrera de Matías, señaló a otro diario puertorriqueño que desde el momento en que Dadashev fue internado en el hospital, se mantuvo en comunicación con Top Rank, la promotora del boxeador ruso, que el martes le informó del deceso del púgil. Orengo explicó que inmediatamente llamó a Matías, pero éste ya se había enterado a través de las redes sociales.

“Después lo vi y lo primero que me preguntó es si debía tomar la bolsa que le corresponde por la pelea”, expresó Orengo. “Le expliqué que fue una pelea limpia y no tuvieron una riña, todo fluyó bien y nunca hubo mala intención o golpes sucios. Está muy afectado y hay que darle tiempo. Nadie pelea para morir ni para causarle la muerte a su rival. Si es necesario le buscaremos ayuda psicológica”.

VÍCTOR CALLEJA: “UN SOLO GOLPE PUEDE HACER DAÑO”
Innumerables voces se han sumado a comentar la muerte de Dadashev. La solidaridad con la familia ha estado patente de uno a otro confín. Y también conocedores han insistido en los traumatismos que los impactos provocan en la anatomía de los boxeadores, principalmente en una zona tan sensible como el cerebro.

“Un solo golpe puede hacer daño y es algo inevitable”, dijo Víctor “Luvi” Calleja, ex boxeador y ahora presidente de la Comisión de Boxeo Profesional de Puerto Rico. Y al referirse al tema de la muerte en el boxeo, en particular la ocurrida a Dadashev, enfatizó que “pudo haber sufrido una lesión en algún guanteo (sparring), pues esos muchachos realizan sesiones de seis asaltos, tres o cuatro días a la semana y es ahí donde reciben más golpes”.

De acuerdo con estadísticas, se estima que desde 1884 alrededor de 500 boxeadores han muerto por lesiones provocadas por el castigo que recibieron durante las peleas. Otros muchos, sufren de una degeneración progresiva de las facultades mentales después de colgar los guantes, que se expresa en enfermedades como el Alzhemeir o el Mal de Parkinson, entre otras. El estadounidense Muhammad Alí y el puertorriqueño Wilfredo Benítez se incluyen en esa triste lista. Reconoció que el mexicano Julio César Chávez, quien hizo 115 peleas tuvo una larga carrera profesional y sin embargo no sufrió traumas cerebrales ni padece actualmente de disminución de sus facultades mentales en forma visible.

“Este muchacho (Dadashev) tenía muchas menos peleas (que Chávez), así que es difícil atinar o vaticinar (cuál fue el origen su muerte)”, puntualizó Calleja. ¿Cómo se puede evitar? Es difícil, aunque se hacen exámenes neurológicos, cardio y físicos. Hay que tener en cuenta que el boxeador pierde líquido para hacer el peso y está comprobado que eso afecta”.

Facebook Comments