Teófimo López y Masayoshi Nakatani con idéntico objetivo: Richard Commey -Por J.J. Álvarez

Aunque ambos transitan por la categoría ligera, hasta ahora los caminos del estadounidense con sangre hondureña Teófimo López y del japonés Masayoshi Nakatani habían transcurrido en forma paralela. Y eso les permitió mantener inmaculadas sus respectivas trayectorias profesionales. Pero el viernes 19 de julio, uno de los dos, el ganador, se convertirá en retador obligatorio del ghanés Richard Commey, dueño de la faja de la faja de la Federación Internacional (FIB), en las 135 libras.

Sin menospreciar la calidad del adversario, el optimismo reinó tanto en el campamento de “El Brooklyn” López (13-0-0, 11 KOs) como en el de Masayoshi Nakatani (18-0-0, 12 KOs). Cada cual es consciente de que un resultado positivo le abrirá nuevas puertas, no solo para chocar contra Commey y quizás en un corto plazo, frente al monstruo del boxeo actual: el ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko, el mejor libra del mundo en la actualidad.

Ubicado en el cuarto lugar de la FIB y a 10 días de cumplir 22 años el 29 de julio, López posee un talento extraordinario para llegar a la cima de este deporte. En corto tiempo ha demostrado rapidez de manos y piernas, y elevado poder en los puños, con una mano izquierda que carga pura dinamita, como evidenció en el más reciente combate ante kosovar, radicado en Finlandia, Edis Tatli, al que noqueo en el 5to asalto, el 20 de abril, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Dos meses antes, “El Gordo” (otro de los pseudónimos de López) anestesió en el séptimo episodio, a su coterráneo y descendiente de mexicanos Diego Magdaleno, en Frisco, Texas, donde por cuarta ocasión consecutiva, finalizó el choque antes de los 12 asaltos programados. A pesar del inobjetable triunfo, López recibió muchas críticas, pues le lanzó un golpe a su oponente, cuando aquel se encontraba totalmente noqueado y era inminente que el árbitro Gregorio Álvarez daría por terminadas las acciones.

“El habló mal de Honduras diciendo que no saben de boxeo, ni de fútbol”, precisó López al explicar el motivo que lo condujo a continuar el ataque sobre Magdaleno. “Para mí fue algo personal. Yo no he dicho nada de México. A mi dolió porque yo tengo familia (en Honduras) y la gente allá necesita esperanza. Lancé ese golpe porque me faltó el respeto”.

De raíces hondureñas, nacido en Brooklyn, Nueva York, criado en el sur de Florida y residente ahora en Las Vegas, López representó a la nación centroamericana en la división de 60 kilos, en los Juegos Olimpícos de Río de Janeiro-2016, donde no pudo pasar de la primera ronda, pues fue eliminado (en polémica decisión de 3-0) por el francés Sofiane Oumiha, el 6 de agosto, siete días después de cumplir 19 años.

Tres meses más tarde, y bajo contrato de la compañía Top Rank, López debutó en las filas profesionales con espectacular nocaut en el segundo asalto frente al también bisoño mexicano Ishwar Siqueiros, en el Thomas and Mack Center, de la Ciudad del Pecado. En lo adelante aplicó el cloroformo en los siguientes cuatro pleitos, como prueba de que surgía una potencial estrella, que exhibe velocidad, habilidades y una ética de trabajo impecable, además de carisma.

“Esta pelea terminará por nocaut”, aseguró López con mucha convicción. “La mayoría de los púgiles que enfrenté no pudieron soportar mi pegada. Y no creo que Nakatani resista el ataque durante 12 rondas completas. Ese es mi próximo obstáculo y voy a resolverlo de la mejor manera”.

Hablador y excéntrico, López efectúa piruetas y movimientos que lo asemejan a un danzarín cuando concluye los combates. En ese sentido afirmó: “A la gente le gusta y a otros no. Pero es parte de lo que traigo al ring. Tampoco opino sobre diferentes temas para ser famoso. Lo hago porque tengo fe en mí mismo. Cuando derrote a Nakatami, como espero, voy a celebrar con algo novedoso”.

López se inició en el boxeo bajo la tutela deportiva de su padre –del mismo nombre. En las filas amateurs efectuó casi 200 peleas, con 170 triunfos, incluido el título del Torneo Guantes de Oro, en 2015.

“Tiene toneladas de habilidades y el cielo es el límite para él, porque creo que en la medida que pasen los años mejorará, debido a que será más fuerte físicamente y tendrá más dominio técnico”, expresó Brad Goodman, directivo de Top Rank. “No lo detendremos en su camino hacia la cima, ya que lo tiene todo, capacidad de boxeo, confianza, posee el paquete completo para convertirse en un súper estrella. Esperamos grandes cosas de él en este 2019”.

NAKATANI TAMBIEN CONFIA EN SALIR CON EL BRAZO EN ALTO
Con 30 años, nueve más que López, el nipón Nagatani hará su primera incursión fuera del archipiélago asiático y en consecuencia el debut en los Estados Unidos. También aventaja en más de tres pulgadas al norteño (5´11 ½ por 5´8) e igualmente en largo de sus brazos. Al referirse al venidero duelo expresó: “Saldré agresivo desde el primer asalto para intimidarlo. Estoy listo para controlar el combate, aunque sé que debo tener mucho cuidado con el poder de su mano izquierda. Salté al profesionalismo para ser campeón del mundo y tengo una gran motivación para derrotar a López y después a Commey si se presenta la oportunidad. Quiero demostrar mis cualidades y dejar una buena impresión ante el público estadounidense”.
Tercero en el ranking de la FIB, Nakatani suma cuatro triunfos por la vía del cloroformo en forma consecutiva. En el más reciente pleito anestesió en el cuarto round a su compatriota Hurricane Futa, el 9 de diciembre pasado, en Osaka, donde se agenció el cinturón ligero de la Federación de Boxeo de Oriente-Pacífico (OPBF, en inglés).

“Me siento muy inspirado por la rápida victoria de Ryota Murata ante el estadounidense Rob Brant, que le permitió recuperar el título súpermediano de la Asociación Mundial (AMB) en la revancha efectuada en Osaka”, añadió Nakatani. “Su gran victoria me ha estimulado, a pesar de la gran presión mental que tuvo frente al norteamericano. Ante López tendré a Murata como ejemplo y haré todo lo posible por tener éxito”.

Murata (15-2-0, 12 KOs) venció por nocaut técnico en el segundo asalto a “El Bravo” Brant (25-2-0, 17 KOs) el 12 de julio, en la Edion Arena, después de perder la corona en octubre del pasado año en el Teatro Park, de Las Vegas, donde el nipón hacía la tercera exposición del cinturón de las 168 libras.

El ganador entre López y Nakatani obtiene el pase automático para vérselas con el fuerte pegador ghanés Richard Commey (29-2-0, 26 KOs), quien logró el cetro vacante de las 135 libras, al noquear en el segundo asalto al ruso Isa Chaniev, el 2 de febrero, en Frisco, Texas.

Con 32 años, Commey hizo la primera defensa voluntaria de la faja, el 28 de junio frente al mexicano, con residencia en Avondale, Arizona, Raymundo “Sugar” Beltrán, derribado por la cuenta definitiva cuando restaban 54 segundos para que concluyera el octavo asalto, en el Pechanga Resort y Casino, de Temecula, California.

Facebook Comments