Rey Vargas frente a Tomoki Kameda con Rigondeaux en el horizonte -Por J.J. Álvarez

Se trata de una revancha de cuando ambos transitaban por las filas amateurs, pero el duelo entre el campeón mundial mexicano Rey Vargas y el retador japonés Tomoki Kameda ha creado gran expectación. Porque el monarca y su séquito aseguran que nuevamente derrotará al nipón, en tanto éste afirma que el resultado será diferente a lo que ocurrió hace 12 años.

En aquella oportunidad, en 2007, Vargas, quien posee la faja de las 122 libras, doblegó a Kameda por puntos en la final del torneo Guantes Dorados, que se disputó en México, donde el nipón vivió algún tiempo con el propósito de adaptarse al estilo, que caracteriza a los púgiles aztecas. Por su fogoso desempeño en el ring, Kameda recibió el pseudónimo de “El Mexicanito”.

Y mientras ambos dan los últimos toques a la preparación para el pleito señalado el 13 de julio, el cubano Guillermo Rigondeaux estará muy pendiente de lo que ocurra en la Dignity Health Sports, de Carson, California, donde el vencedor tendrá que enfrentarlo en forma obligatoria, ya que el zurdo de la isla caribeña ganó ese derecho al anestesiar en el octavo asalto al también azteca Julio “El Pollito” Ceja (32-4-0-28 KOs), el pasado mes de junio, en Las Vegas.

Para el invicto Vargas (33-0-0, 22 KOs) la pelea ante “El Mexicanito” Kameda (36-2-0, 20 KOs) será la quinta exposición del cetro súpergallo del Consejo Mundial (CMB), que ostenta desde febrero de 2017, cuando lo obtuvo al vencer por fallo mayoritario al británico Gavin McDonnell, en la Ice Arena, de la ciudad de Hull, condado de Yorkshire, en el norte de Inglaterra.

Al referirse al venidero combate en California, Vargas expresó que “tanto él como yo hemos cambiado muchas cosas, porque los rangos profesionales son diferentes, pero el resultado final será el mismo, ganaré por mi capacidad de ajuste que es superior al que tiene Kameda. Tiene sangre japonesa que nunca le deja rendirse y de ahí que será un rival muy difícil, pero me permitirá mostrar todo mi potencial”.

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Vargas, quien nació hace 28 años en el Distrito Federal de la capital mexicana, derrotó unánime al colombiano Franklyn Manzanilla, el 9 de febrero último en el Fantasy Springs Casino, de Indio, California. Aunque Manzanilla derribó a Vargas en el segundo, los tres jueces otorgaron boletas de 117-108 al monarca, debido a la amplia superioridad mostrada durante los 12 asaltos.

Algunos días después del cierre del campamento de Vargas en su natal Otumba, uno de los 125 municipios del Estado de México, el avezado estratega Nacho Beristaín comentó sobre el púgil nipón e igualmente en cómo se encuentra su discípulo para este importante compromiso: “Kameda es un hombre joven con mucha técnica y eso es bueno para Rey, quien ha estado involucrado en peleas muy sangrientas, peleas muy duras, ante rivales de estilos muy complicados, que no lo favorecen para mostrar todas sus habilidades de boxeo”.

Beristain, integrante del Salón de la Fama del boxeo internacional, insistió en que la pelea del próximo sábado no tiene que ver con la que efectuaron hace varios años atrás, cuando ambos daban los primeros pasos en el pugilismo. “Después de tomar por caminos diferentes, hoy uno es monarca mundial y el otro también lo fue hace algún tiempo. Será un duelo de estrategias, que ganará el más inteligente y que pueda aplicar el plan táctico elaborado en base a las características de su oponente”.

TOMOKI KAMEDA: “VA A SER UNA GRAN BATALLA”
Nacido hace 27 años en Osaka y con residencia actual en Tokio, la capital japonesa, “El Mexicanito” Kameda dijo antes de partir hacia California que “conozco muy bien a Rey Vargas y va a ser una gran batalla. Esperaba con mucha ilusión esta revancha para convertirme en monarca del mundo en dos divisiones. Sé que Vargas es un boxeador muy alto y de brazos largos, pero mi estilo le creará muchos problemas y estoy seguro será un gran combate que disfrutarán los fanáticos”.

Kameda suma cinco victorias, después de un par de fracasos consecutivos ante el inglés Jamie McDonnell, ambos por decisión unánime en 2015. En el más reciente ascenso al cuadrilátero, el 12 de noviembre pasado, se impuso por votación a Abigail Medina, en el estadio Korakuén, donde disputaron el cinturón interino de las 122 libras, versión Consejo Mundial (CMB).

“Tengo que conseguir la victoria a toda costa por la vía del nocaut y evitar una votación cerrada, porque seguramente él tendrá el público a su favor y eso puede influir en el fallo de los jueces”, añadió Kameda, quien se apropió de la faja de la división gallo, correspondiente a la Organización Mundial (OMB), al doblegar por unanimidad al nigeriano Paulus “La Roca” Ambunda, el 1 de agosto de 2013, en la ciudad de Cebú, en Filipinas, donde el derrotado hizo la segunda defensa de la corona. Al siguiente mes, su hermano Daiki conquistó el título de las 115 libras, que se tradujo en un resultado histórico, pues tres hermanos Kameda ostentaron coronas mundiales simultáneamente.

Después de tres defensas exitosas, Kameda buscó la unificación con el gemelo inglés Jamie McDonnell, entonces dueño del cinturón de la Asociación Mundial (AMB). Pero como la OMB no aprobó la pelea, solo estuvo en juego el título del británico, vencedor unánime ante el asiático, el 9 de mayo de 2015, en Hidalgo, Texas. Transcurridos cuatro meses, McDonnell volvió a imponerse a Kameda por igual resultado en la revancha, en esa ocasión en Corpus Christi, también en el estado de Texas.

El nipón precisó que tras cinco meses de arduo entrenamiento en Osaka, se encuentra lista para chocar con Vargas. Sobre la reyerta que tuvieron en 2007, Kameda estima que ahora la experiencia le favorece para salir con el brazo en alto. “En amateur y profesional las cosas son diferentes. Hace 12 años yo no tenía tanta experiencia, pero ahora sí, incluso tengo más que Vargas. Sé que es un peleador completo, alto y fuerte, pero estoy listo para convertirme nuevamente en campeón mundial”.

Dijo Kameda que la pelea es muy importante en su carrera, porque marca su regreso a Estados Unidos y le ofrece la oportunidad de demostrar que es mejor que Vargas. “Hay mucha historia en este compromiso. Esa faja mundial estuvo en manos de otros dos japoneses, Toshiaki Nishioka y Hozumi Hasegawa, por lo que yo sería el tercero de mi país en tenerla. Y quiero que sea en forma convincente, quiero ganarle por nocaut. Esa es mi meta”, enfatizó.

Facebook Comments